El Señor de los Anillos (1978)

The Lord of the Rings (1978)
Ralph Bakshi

Hoy toca un paréntesis en la ciencia-ficción para dar un repaso a una ambiciosa animación rotoscópica de fantasía literaria. Pasaron los años y las estaciones, y después de que el guión circulase infructuosamente por Disney (menos mal), Kubrik (??) y Boorman (pretendia meterlo todo en 100 minutos), cayó en manos del ser que menos cabía esperar: Ralph Bakshi, ya conocido en el mundo de la animación por sus innovadoras concepciones, y Saul Saentz, un productor independiente, juntaron dinero y valor para urdir la primera mitad del proyecto.

Cuando el anciano Bilbo se jubila y deja atrás La Comarca para acabar su libro en Rivendel, no es consciente del terrible legado que deja atrás. Pues un objeto de gran poder hallado en sus viajes ...
Bueno, creo que nos podemos saltar esta parte. Si alguien no sabe de que va la historia, que se ponga las pilas. Por cierto, que chulada de póster.

Y ahora, a ver como me las apaño para poner esto en contexto cinematografico sin ser demasiado Tolkeniata. Creo que me he metido en un jardín del copón.

Es imprescindible empezar explicando el bonito proceso que hizo posible los mejores momentos de la producción. Escenas filmadas con seres reales en blanco y negro, posteriormente ilustradas encima y mezcladas con el metraje puramente de animación y los fondos artísticos, eventualmente con otra capa posterior para los efectos visuales (toma ya!) y todo junto y bién mezclado por arte de rotoscopia. (No me pregunten de que va, para mí es simplemente magia).

Estos efectos por separado no tienen nada de nuevo, pero su utilización conjunta y selectiva según el personaje o la escena, crea un efecto de animación "3D" bastante resultón. Así nace un producto casí único en su género que sólo por esto ya merece la pena ver más de una vez.

En este caso es obligatorio dar una muestra:

¿Dibujos animados?

La animación de los personajes "dibujados" está algo menos trabajada en los detalles, se centra exclusivamente en el óvalo facial y matiza las expresiones, miradas y pensamientos. Aquí hay un trabajo bastante bueno, pero el detallismo no pasa de eso, todo lo demás es dibujo sencillo sin alardes.

La adaptación cinematográfica es coherente y sólida, pero algo vacia. Los diálogos son practicamente transcripciones originales, con algún que otro añadido explicativo. Esto permite una narración reposada, con tiempo para planos abiertos, y desgranada poco a poco en las más de dos horas de metraje sin meter prisa al espectador. En este aspecto tiene el mismo ritmo que la obra original, pesadita al principio y vertiginosa al final. Y como digno colofón, la batalla de Helm's Deep contiene toda épica necesaria para saciar al espectador más exigente y una buena dosis de sangre extra para aclarar que no es una obra infantil.

el enano parece más alto que el elfo, ¿no?

Pero la tajante literalidad no ahonda en los complicados personajes, que los pintan bastante planitos. Aquí les faltó algo de habilidad para destacarlos un poco, muchos de los interesantes se desarrollan poco y por tanto algunas escenas clave pasan muy desapercibidas. No se molestaron mucho en entrar en la filosofía del tocho, eso está claro. Sirva esto como ejemplo sumario de que una buena fotocopia no es siempre una buena adaptación.

Otro cantar es la própia Tierra Media. El poder, la maldad y la virtud se hallan en la tierra, tienen una historia y unos mitos, sus raices cavan hondo y modelan el mundo. Es aquí donde la dirección artística se merece una palmadita en la espalda. Si bién el imaginario colectivo de Tolkien ya estaba siendo plasmado por ilustradores como Alan Lee o John Howe, el mérito aquí es de Bakshi, que nos da su visión personal. Y nada desacertada, pues algunas de sus escenas y planos sí que se han convertido en referencias culturales para posterior uso y disfrute. Algunas fueron posteriormente reusados por Peter Jackson (2001) a modo de homenaje.

Uno de los pequeños homenajes al imaginario de Ralph Bakshi

La parte más polémica reside en la peculiar visión de algunos personajes. Atreverse a plasmar un ser puramente imaginario como un Balrog o un elfo (que no están minuciosamente descritos en la obra original) requiere poner una lectura propia que puede no gustar a todo el mundo. Algunos son un acierto total, como los orcos y espectros, en cambio otros son muy arriesgados y al límite entre la libre interpretación y tirarse de la moto.

El Orco es muy majo. El Vikingo, nadie diría quién es.
(Por los cuernos bien podría ser de los malos)

La banda sonora de Leonard Rosenman merece una mención por el excelente trabajo de integración en la película. Algunas de las canciones como el tema "Mithrandir" son una pequeña alegría para los oidos. El oscuro tema "Isengard", a falta de lenguaje para interpretarlo, se creó a base de palabras inventadas y nombres "al revés" para darle tono satánico. Y el estribillo, ideal para tirar del hilo narrativo y acompañar los excelentes planos del viaje.

En resumen, la presa no era fácil (por decir algo) y los logros fueron muchos. Pese a no tener un éxito rotundo en salas comerciales fue probablemente el VHS más copiado y pirateado de la década. No sabemos porqué se canceló la segunda parte y nos quedaremos con las ganas, porqué aunque se haga en el futuro, no será lo mismo.

Por ser más de lo esperado y menos de lo deseado, mis malignos señores sentencian:


@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica



Para saber más:
Repaso a cuchillo por un Tolkeniata

6 comentarios:

marguis dijo...

Recuerdo que mi hermano y yo la vimos cuando éramos pequeños y luego nos pasamos años esperando la continuación...

Dr. Quatermass dijo...

Lamentable que nunca hicieran la continuación. Las escenas de animación tradicional son algo vulgares, pero las escenas de rotoscopia ¿así se llama?, aaaahh!, son la monda lironda, aunque recuerdo algunos planos un poco casposillos, de los orcos atacando, cantaba un poco la cosa. Sería un puntazo si algún día se retoma el proyecto.

Saludos!

Saludos!

Dani dijo...

Mas que una continuación deberian de hacer un reinicio. Sería la leche. Con los dibujitos de la bella y la bestia y tal. Es coña!

La verdad que fue muy resultona. Yo la vi de peque y no me gustó. Claro, que no entendía ni papa.

Ahora uno le saca el valor y el trabajo.

Salud!

Fantomas dijo...

No es una gran película, pero tampoco esperaba mucho de ella.

Saludos!

Möbius el Crononauta dijo...

La vi hace tanto que creo que los elfos aún campaban por aquí. Pero desde luego era un producto curioso. Aunque tras lo de Peter Jackson, ¿cuántos osarán revisitar esta retroscópica cinta?

Saludos amigo sulfuroso

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Marguis, Doctor, Dani: me ha dicho un diablillo que todos los derechos fueron absorvidos por New Line Cinema, así que nos vamos a quedar sin segunda parte. A menos que Tim Burton la rehaga en stop-motion claro.
Fantomas, nunca será un clásico pero almenos llega a rareza. Si no se les hubiera terminado la pasta tan pronto...
Möbius, bienvenido a mi cueva. Yo era muy escéptico pero desde el año Jackson todo lo que huela a Tolkien se vende. El año pasado la reeditaron en DVD para región 2 y a la que te descuides nos la venden con el suplemento dominical.
Saludos!