Pink Flamingos

Pink Flamingos (1972)
John Waters


Delirante perversión, en los albores del nacimiento del Trash Comercial, John Walters nos propone un ejercicio de mal gusto en toda regla: escatología, sexo y algo de canibalismo para mayor gloria de Divine, el Camp-star de la década.

Divine, la autoproclamada persona mas immunda de la tierrra ( asquerosa, mierdosa, repugnante, según los matices escogidos) huye de Baltimore y se refugia en una caravana. Le acompañan su delincuene hijo, su senil madre y un putón de barrio que no me queda claro si es su hermana, su tía o qué. Pero no sabe que los malvados Marble pretenden arrebatarle el título de personas más asquerosas de la tierra. La guerra está servida.

Esta película no compensa ningún precio ni regalada. De hecho no conozco peor regalo para alguien apreciado que obligarle a ver este desperdicio, compuesto verdaderamente de desperdicios cinematográficos. No calificaría ni para gore de baja intensidad, se salva un pequeño acto de canibalismo pero nada más. En el aspecto escatológico destacan un par de zurullos estrategicamente colocados a más poder, exibicionismo y algunos genitales feos, feos.

Divine, la immundicia hecha carne.

Porque al final esto no es más que una pequeña estupidez al servicio de Divine, su fama de provocadora no da tregua y resulta tan irritante para los oidos como para los ojos, que ya es decir (y no voy a mencionar los otros sentidos por si acaso.) Su panda de frikis apenas le llega a la suela del tacón, monstruitos de poca monta al lado de la Diva del Camp. Se puede ver también como un ejercicio de provocación constante, que seguramente en 1972 sería algo fuera de série, pero hasta en eso está completamente superada.

Hombre + mujer + gallina = ¿?

Queda poco más que contar. Entre escenas malas y peores se queda todo. Sólo apta para estudiosos de Divine o nostálgicos trasnochados en rehabilitación. Espoiler: me he cortado con las imágenes. Salen bastantes genitales, anos y todo tipo de frases vomitivas. Por si no estais acostumbrados es mejor verla en ayunas. De nada.

Por su honrada estupidez, mis maleantes señores la califican como:


@ Absurda

@@ Bobalicona
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica


Para saber más: ¡¿Para qué?!

5 comentarios:

Julio_Alberto dijo...

A mi me costó bastante terminar de verla...
Supongo que el único valor es que John Waters puso en pantalla lo peor para poder darle una ostia a los puristas del cine.
A partir de Pink Flamingos, cualquier otra cosa que veas será bastante blandita.
Nada recomendable, solo para cinéfilos enloquecidos.

Dr. Quatermass dijo...

No hay que buscar cine en estas propuestas, son pura provocación (en su momento, hoy día verlo es una ración de frikismo).

Bye

Fantomas dijo...

He intentado ver varias películas de Waters y la verdad no me ha dado para terminar de ver ninguna de ellas. Esta en lo particular, está claro que busca provocar (algo que logra con creces), pero para mi es solo un montón de basura. Recomendable solo para los seguidos hardcore del director a para aquellos que gozen con este tipo de frikiadas.

Saludos!

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Si, creo que provocación+blandengue+basura es una buena definición. No ahondaré más en Waters ni nada parecido en una laaarga temporada.

marguis dijo...

Nunca he conseguido verla entera... a los 15 minutos tiré la toalla... pero me pareció insoportable!