Conan el Bárbaro

Conan the Barbarian (1982)
John Milius

Primera introducción del mítico personaje de R.E. Howard en el celuloide. ntentar plasmar en la pantalla todo el universo de bárbaros, brujos, ladrones y señores del acero sería ridículo, pero una aventura en este universo era tan asequible que los De Laurentiis tomaron las riendas, con un ajustado presupuesto pero muchas ganas.

Después de ver el asesinato de su pueblo y de pasar su niñez como esclavo, Conan llega a la libertad con el deseo de venganza. El Secreto del Acero y la muerte del Culto a la Serpiente serán sus dos grandes compañeros de viaje, hasta que por fin encuentre más apropiados colegas: el amor y la amistad. Así se forja el caracter del último hombre libre: un caballo, el viento en los cabellos y una extensa llanura para explorar.
·
Lo peor de esta película es sin duda la floja caracterización del héroe. Conan es un excelente personaje, con un código moral totalmente personal y al margen de la sociedad pero justo y sensato como sólo un hombre totalmente libre y sin obligaciones puede tenerlo. Pero aquí todos los valores bárbaros, que Howard contrapone sábiamente a los valores civilizados, pues quedan muy discretos por no decir invisibles, resultando en un protagonista plano, descafeinado y sin brillo alguno. Eso si, hay que reconocer que no hay errores de bulto en la concepción y la interpretación tampoco es tan mal, dadas las circunstancias. Lo más patético es que un musculoso héroe capaz de tumbar un camello de un puñetazo sólo lleve una vulgar espada de soldado en lugar de un mandoble o almenos una bastarda.
·
Está claro que podía con una espada más grande...

Y aquí la película me parece buena, una muestra de cine de aventuras, activo, vitalista y sin complejos. Con la excepción de una pequeña introducción historica al personaje en el que lo vemos crecer (Jorge Sanz!) el film no da tregua ni de canto. Es una sucesión de aventuras, incursiones, ataques y huidas más o menos coherentes con la historia y las necesidades del protagonista. Sólo echo en falta la evolución del personaje, que se me antoja demasiado plano y conservador de principio a fin.

Otro motivo de alegría son los grandes exteriores. Esas localizaciones de llanuras desérticas, amenazantes montañas y peligrosos y sombrios parajes eran imprescindibles para la correcta realización del mito. Además tenemos interesantes escenas en las ciudades antiguas, con todo lujo de detalle y de variopintos personajes. Y todo bastante cerca: Cuenca, Almería, Segovia y Granada cono localizaciones de lujo para una aventura campestre.

Cuenca en todo su esplendor

Si a esto le añadimos la excepcional banda sonora de Basil Poledouris (que por entonces no era conocido, pero ahora será recordado por las BSO más cañeras como Robocop, Starship Troopers o The Hunt for Red October, y la de Conan me gusta bastante más) pues con todo eso nos queda una peli más que decente para pasar un buen rato.

Sólo se le puede censurar su vacío filosófico alrededor de los mitos que forman el mito: El Secreto del Acero, las historias de sus dioses y sus creencias ancestrales. Hay algo en el discurso del malo de turno que da más juego, pretende insinuar la progresiva sustitución del acero y la magia por una sociedad centralizada y basada en un orden opuesto al caos 'bárbaro' pero el discurso termina pronto y no acaba de pillar la filosofía del tema.

Porque los únicos músculos que necesitamos mover son los de mascar palomitas, mis muy bárbaros señores se dignan a pronunciar sentencia:

@ Absurda
@@ Inofensiva

@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica

6 comentarios:

Dr. Quatermass dijo...

Si la verdad es que es una película bastante disfrutable. Es brutal la escena del knock-out del camello, y si que hay que romper una lanza (literal) en favor de la pomposamente maravillosa BSO. Lástima de algún otro monstruito por ahí, pero el presupuesto no daba para más.

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Hola Doctor Q.
Cierto, aunque en el universo Conan tampoco abundan los balrogs ni cosas demasiado aparatosas. Pero en la secuela hay una escena final en stop motion que debería ver. (para reir, se entiende).
Saludos!

tomas dijo...

La peli... vista ahora, diría que se ve con algo de nostalgia, de que haya un cine así, palomitero, como dices, de bien hecho.
Otra cosa, es que la peli tiene un merito. Lo poco que habla el prota. En una versión de dvd aparecen escenas extras donde queda claro que la palabra no es lo de Arnold.
Saludos.

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Pues si. Un poco como Clint Eastwood en ciertos papeles no?
A proposito de las voces y diálogos de actores, hagan la siguiente prueba: Cojan ustedes una película en DVD o fichero digital cualquiera conteniendo una película, serie o similar de valoración desconocida. Situen la barra de tiempos en diez puntos aleatorios y escuchen diez segundos. Cuenten el número de estos diez cortes que contienen diálogos de actores y los que no, (solo música o silencio) y comparen con la tabla:
-ocho o más: serial, TV movie o peli de pésimo valor.
- cinco a siete: peli cutre.
- tres a cuatro: peli decente.
- una o dos: peli buena.
- ninguna: obra maestra.
Esta prueba, llamada "Navaja de Lucifer", permite ahorrar mucho tiempo para poner notas a las películas >:-) Les desafío a todos a probarlo y ya me dirán.
Saludos!

Fantomas dijo...

Es un clásico pese a todas sus fallas. Ni comparable a ese bodrio llamado "Red Sonja" donde Conan sale de personaje invitado.

Saludos!

tomas dijo...

Yo recordé aquel comentario, mítico, de Sergio Leone que decía que había hecho de Clint Eastwood un gran actor haciendo una cosa muy sencilla...
No dejando que hablase.
Saludos