Dentro del Laberinto

Labyrinth (1986)
Jim Henson

Sorprendente producción de Henson, que transforma a sus queridos y entrañables peluches en seres de fantasía monstruosa al servicio de un muy, muy malvado David Bowie para ilustrar un cuento infantil sobre el paso a la vida adulta.

Sarah (Jennifer Connelly) está harta de cuidar a su hermanito y decide ofrecerlo a Jareth, el Rey de los Goblins (Bowie). Al reparar en su error decide ir a rescatarlo dentro de su maldito laberinto. Pero Jareth le echará encima todo el poder del mal para evitar sú éxito. Sarah necesitará recopilar a toda una colección de personajes afines para rescatar a su hermano. Lo que diríamos un McGuffin,¡ en toda regla.

Siempre es una gozada ver en acción las marionetas de Jim Henson y al histriónico Bowie en un papel de malvado, pero no acaba la cosa de funcionar. Las interesantes escenas muñequescas están muy bién conseguidas, con todo clase de criaturas y de mucho fondo de armario para su rey, sazonadas con toques de humor a medio camino entre lo infantil (bromitas escatológicas como el pantano del Hedor Eterno) y lo adulto (La racionalidad de algunas de las pruebas a superar). Este tono a caballo entre el mundo de la fantasía y el de la rígida realidad se mantiene eficazmente durante toda la película.

Los teleñecos en versión perversa

Lamentablemente el ritmo no está del todo conseguido. Las intromisiones musicales de Bowie no están mal, pero junto con algún personaje algo soso (pero necesario argumentalmente) hacen que se encalle a menudo y que se tenga que tirar alante a base de tópicos. Si no fuera por eso estaríamos hablando de algo mucho más digno. Aún así sorprende alguna broma inteligente y el desparpajo de algunas escenas e vez en cuando para no caer en el infantilismo esperable del planteamiento.

La pequeña moraleja sobre el rito de paso al mundo adulto está siempre presente, y se agradece que haya algún tipo de mensaje sobre algo, aunqué esté muy visto. A veces las reflexiones de Bowie parecen a las de un padre quemado más que a un malo de película, y el tema de los recuerdos infantiles, los jueguetes y posesiones de esa edad, y de cómo desprenderse de ello sin traicionar el pasado y la niñez aporta un punto algo más matizado, aún sin salirse nunca del tono de comedia.

Bowie en su salsa

Interesante, amena y creativa, pero se hace un pelín larga por diversas escenas musicales y algún que otro cabeceo de dirección. No me desagradaría ver productos así más a menudo, aunque a este le ha faltado algo de chispa y de ambición. Por un poquito ...

Por sus criaturas más que por su creación, mis titiriteros señores opinan:


@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica

3 comentarios:

Pabela dijo...

Cuando la vi hace aññaaaares por primera vez junto a mis sobrinas que por entonces eran pequeñas criaturitas de Dios (ahora tienen 28 y 27 Dios!) recuerdo que me había gustado bastante, luego fue tanto pero tanto lo que me castigaban viéndola (se sabían el guión de memoria y lo repetían a la par que los personajes ufff) la terminé odiando. No obstante no niego que cada vez que la nombran se me estremece el corazón de tanto recuerdo de aquellas tardes compartidas.

Dr. Quatermass dijo...

En esta película me enamoré de Jeniffer Connelly (no me llaméis pedófilo, tenia mi misma edad entonces) y desde entonces dura nuestro romance ;-)

Me parece una peli irregular, me sobran los momentos videocliperos y me encanta la escena del laberinto multidimensional.

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Hola Pabela, como obra infantil/juvenil está más que lograda, eso es indiscutible. La peli no es que haya envejecido...pero nosotros si!
Doctor, coincido con eso. Salvo con lo de la Connelly.
Saludos!