El Señor de los Anillos (La Comunidad del Anillo)

El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo
Peter Jackson (2001)

.
'I amar prestar aen, han mathon ne nen, han mathon ne chae, a han noston ned gwilith'
"El Mundo ha cambiado, lo noto en el Agua, lo siento en la tierra, lo huelo en el aire"
.
... y llegó el día del estreno. Nunca una película había levantado tantas expectativas, temores y dudas, hablo por mi claro. Tras un incierto primer minuto, donde parece que la cosa vaya muy deprisa, se empieza a detallar la Última Batalla, un extenso prólogo con mucha pericia y mucha CGI, extremadamente fiel a la historia, tanto que me temía otro "buen intento" como el de 1978. El destino pendía de un hilo. Y entonces, travelling de un par de milenios y ...

Se acerca el centésimo-décimo-primer aniversario de Bilbo Bolsón, y la fiesta promete ser la más sonada de todos los tiempos. Hasta 144 hobbits han sido invitados a tal evento, lloverá bevida y nevará comida, y hasta los Sacovilla-Bolsón, los terribles parientes caza-herencias harán el gesto de presentarse en son de paz. Además Bilbo tiene planeada la que será la mayor broma jamás gastada en toda la comarca, algo que dará que hablar durante años.


Pero cierta pesadumbre cubre la cara del viejo Gandalf: si hay algo más raro de ver que un hobbit aventurero o intrépido es un hobbit sarcástico y quisquilloso con la bisutería. Algo no marcha bien y hay que empezar a hacer preguntas. Antiguos poderes han despertado y precipitan los acontecimientos. Y un evento casual disparará el relevo final de una carrera empezada hace milenios.



Esta película es, de lejos, la mas asequible, clásica y estructurada de las tres. De corte tradicional, presenta a los protagonistas, a los enemigos, la misión y los aliados y se ajusta lo más posible a los patrones del cine de aventuras de toda la vida: una sola línea temática y unos objetivos mas que claros para no liar a la gente. Lineal, pero con no pocas sorpresas; fluido pero reparando en los detalles importantes. Eso si, a escala 2x1 ya que su duración de 200' le permite tomarse el doble de tiempo para cada parte. Por 'escala' me refiero a mantener las proporciones adecuadas prólogo/planteamiento/desarrollo/final, no a que una parte sea desproporcionada.

La película tiene, además, una división interna marcada por la propia fuente (pues contiene exactamente dos de las seis partes en las que se divide el original) y remarcada por el caracter codal de cada una de ellas. En el incesante crescendo comentado en el artículo anterior hay las típicas plataformas y falsos llanos en los que tomar aire y replantear la historia, momentos de tranquilidad para distender y empezar otra vez desde más arriba y llevar la película más lejos, otro escenario muy clásico. En este terreno Jackson se defiende perfectamente y marca a conciencia los niveles de épica en los que nos encontramos en cada momento, acelerando a base de cambiar la escala de tiempo a su antojo. El director Neozelandés siempre defendió que su proyecto se debía entender como una única película, cierto, pero no fue insensible a que todo espectador desea levantarse de la butaca con la sensación de haber llegado a un punto concreto, sea un final o un punto y seguido.



La Primera parte nos llevará desde la tranquila colina de Bolsón Cerrado hasta el valle de Imladris, un viajecito que empieza con cierta pachorra y que a base de sustos se convierte en un sprint contrarreloj de varios días; en cambio en la segunda, con una misión mucho más detallada, el tiempo y las distancias se prolongan, los enemigos se crecen y los problemas se multiplican a medida que el viaje se adentra en tierras más peligrosas. Las leyendas empiezan a volver a la vida, toman cuerpo, y lo que un par de horas antes eran rumores y presagios se convierten en terribles desafíos para todos. Este ritmo 'endiablado' no tiene nada que envidiar a la más ambiciosa película de acción, con sus descansitos pero siempre adelante.

El carácter de la primera parte es claramente una despedida, a las tranquilas vidas de sus protagonistas y a la clase de mundo al que están avezados (el mundo 'real' de Campbell, el descubrimiento del mundo 'especial', el anciano maestro etc...). Significa una partida sin retorno, un viraje a tumba abierta, dejar atrás el camino que nunca volverá. A destacar por tanto la excelente escena de Sam dando el primer paso fuera de la comarca, con los primeros acordes del tema "The Fellowship" sonando por primera vez por lo bajito. La apertura de la Comarca a los problemas del mundo y la "globalización" del conflicto con sus últimos invitados es quizá el gran paso filosófico de la historia.

Los grandes malvados de esta parte son los maravillosamente retratados Nazgull, que reunen todas las cualidades que Tolkien en su excelso dominio de la lengua inbuyó a los Wraith: Wrath + Writhe, ira retorcida, vacía, revuelta contra si misma y a las órdenes de otra entidad. Las malas experiencias de Tolkien en la guerra se presuponen el origen de estos males: burócratas del mal, funcionarios encargados de cometer los mayores atropellos, vacios y sin alma, obrando sin voluntad propia como títeres de un Mal organizado y dedicado a gobernar a través de ellos.




La segunda parte es en cambio la de la decadencia: los dos escenarios principales, Moria y Lothlorien son el claro ejemplo del fin de una era. El amargo presagio de los Elfos y el oscuro destino de los Enanos marcan la realidad en la que navega el mundo, muy diferente al 'mundo real' de los hobbits. En gran final, también en la abandonada atalaya de Amon Hen presagia que los humanos tampoco han estado a la altura de preservar su glória pasada. Entre tanta desolación, nobstante, también hay esperanza para los que saben verla.

En este punto cabe mencionar que Tolkien daba un gran peso a la Esperanza en contra de la Desesperación. Según su visión de la vida, la desesperación más que un estado negativo es una equivocación lógica, ya que presupone el exacto conocimiento del futuro y eso es un don que nadie posee. Por tanto no es de extrañar que la decadencia ande de la mano con la desesperación y haga falta un pequeño revulsivo para encauzar la Esperanza. Por tanto escenas como las de Galadriel o las palabras de Gandalf, sutilmente colocadas por toda la película, cobran un peso crucial y no están sólo para llenar huecos.

Luego el Mal de esta segunda parte es la desesperación, más peligrosa que cualquier arma pues convierte en estúpido al sabio y en cobarde al más valiente. Este punto (como el de los espectros) es una lectura bastante aceptada pero no única (la calidad de aplicabilidad le viene como anillo al dedo) y cada cual puede usar el adjetivo que más le contente a Saruman, Aragorn, Boromir, Galadriel y los otros implicados. Quizá en esta parte el papel menos detallado corresponde a Saruman, del que aun queda mucho por ver, y no se aprecia de forma notable si es la codicia, el miedo o la voluntad de dominar el que impulsa sus actos, ni el papel que juegan las Palantiri en todo esto.



Contra esta lacra del desánimo tenemos al sabio Gandalf, un papel de consejero mas que de Líder, de traer esperanza y fortaleza mas que magia y poder. Con el fuego de Vilya en su interior, detalle que creo que se omite en toda la serie, cumple el cometido de tutor Tolkeniano además de ser una fuente de riqueza enorme para toda la película, primero en su etapa de crecimiento, en la que pasa de ser un artificiero ambulante a un poderoso sabio salido de tiempos inmemoriales, como en sus dudas y temores. ¿Que Gandalf tiene miedo de entrar ahí? Qué gran recurso narrativo el de ver al gran sabio temeroso de lo que pueda haber delante. Creo que Tolkien hubiera estado orgulloso tanto de Ian McKellen como de su papel, y a toro pasado no creo que Chris Lee lo hubiera hecho mejor.

Mención aparte merece El Anillo, otro personaje de la obra. Camuflado como un objeto es en realidad una voluntad y un protagonista por méritos propios. Tiene su tema musical, su carácter que se manifiesta a través de los otros y sus propios planes de futuro. Importante esta distinción, pues es una voluntad regente y directora, el súmum de los males para el punto de vista de Tolkien. No es que el hombre fuera un hippie precisamente (más bíen un inglés católico y conservador de Oxford diria) pero este odio a las ambiciones totalitarias, la consecución del poder absoluto, es otro de los males que retrata en su novela. Y es que lo primero que hace uno con el poder es ... conservarlo a toda costa. Con esto en mente es fácil ver el papel que juega El Anillo en todo esto.

Hablando de personajes, aquí tenemos un problema. Todos tenemos nuestros favoritos y en pelis con mucha gente cuesta encontrar papelones absolutos. Así que un sobresaliente colectivo para todos los personajes principales, especialmente McKellen, Wood y Mortensen, y otro para el lujo de los papeles cortos de Cristopher Lee, Ian Holm y Cate Blanchett. Pena que no cupiera más tiempo para Gimli o Legolas, Meriadoc o Peregrin, pero les llegará su momento más adelante. Además cabe destacar la excelente pericia con la espada bastarda de Bean y Mortensen, creo que calificarían para los Juegos Olímpicos en modalidad Masacre Libre.
Las caracterizaciones son un auténtico lujo, pues en la parte técnica esta película va sobrada de virtudes. Vestuario, maquillaje, peluquería, todo con la ya mencionada asesoría de Howe y Lee para convertir practicamente históricos a estos personajes de ficción. Me encantó particularmente como los personajes más complicados como serían Elrond o Aragorn, Arwen o Galadriel, son convincentes desde el primer momento y sin tener que esperar mucho a que nos cuenten su vida.

Y llegamos al final, un final que no me atreveré a decir que ha mejorado el original, son temas diferentes, pero ciertamente la magia del cine lo ha llenado de tal sobredosis épica que cuesta creer que todo eso salga de un libro. Eso y los temazos finales de Shore que son para disfrutarlos, antes de la mítica canción de Enya (si, esa que se promocionó tanto y al final casi que es la parte menos destacable, visto lo visto). Nada que envidiar al de El Imperio Contraataca por decir uno cualquiera. Cierto que deja muchos puntos abiertos, pero no es el momento aún de ir cerrando temas.


Además esta película contó con 20 minutos extra en su edición extendida (comercializada en DVD y que también pudimos ver en cines) que recomiendo especialmente, ya que no se alarga significativamente (de 170 a 190 minutos no es para preocuparse) y si bien no contiene nada esencial a la historia si que completa a muchos de sus personajes, la hace menos "Frodocentrica" añadiendo detalles de su vida y pasado muy enriquecedores, les da más entidad propia que siempre se agradece con tanta gente en pantalla. Escenas como la desesperación de Boromir o los regalos de Galadriel son puntos importantes a rescatar. En próximas ediciones hablaré de los contenidos extra de los DVD, otro lujazo imprescindible con más de 6 horas de documentales de producción.


En fin, dejémoslo en :

@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica
@@@@@@ Única





... continuará ...

4 comentarios:

Cinemagnificus dijo...

Para mi completamente eso: la primera es la mejor, la más estructurada, la menos errática y la más sorprendente por todas las razones. Las otras dos me gustan igualmente, pero también tienen el problema del erratismo para mi. Igualmente, tengo en cuenta que el libro es difícil de adaptar, muy dificil incluso por momentos.

Fantaschíck! dijo...

Magnifica vision de la primera pelicula, su base estructural para la trilogia, etc. Hechaba de menos una critica entera y constructiva de esta obra maestra de la literatura llevada a la gran pantalla y convertirse por meritos propios en obra maestra del cine: en muchos aspectos Tolkien estaria orgulloso.
De Becario nada, he disfrutado con su articulo casi tanto como con algunos momentos del Silmarilion: saludos.

Marta

Dr. Quatermass dijo...

Jajaja, has añadido un "fuera de escala" para calificarla! y si esta es @x6 no me imagino como seran las siguientes (para mi mejores).

Pero esta comunidad del anillo me hizo pasar unas tres horas inolvidables, indudablemente un peliculazo del que destacaría esos momentos de acecho o emboscada Nazgul, tremenda la caracterización de esas criaturas y el planteamiento de esas escenas. Por contra, hay una escena clave en el libro, que es el concilio de Elrond, que siempre he tenido mis dudas sobre como fue plasmado, muy pocas argumentaciones de los protagonistas si nos atenemos al libro....

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Hola Cinemagnificus, nunca he valorado cuál es la mejor de las tres de forma absoluta pero desde la frialdad técnica y fidelidad de adaptación esta sería mi candidata, sin duda.
Fantaschick/Marta, benvinguda. Gracias por los piropos, a ver si las próximas entregas mantengo el tipo.
Doctor, a mi me habría gustado ver un concilio con mas gente y mas diálogos, pero adaptar 40 paginas de personas sentadas en una silla, creo que a los executive producers de New Line les hubiera dado un colapso nervioso. Eso si, las partes cruciales se ponen luego en boca de Gandalf, Galadriel y otros personajes durante las tres pelis.
Saludos!