Cronos

Cronos (1993)
Guillermo del Toro

Primera película seria de Guillermo del Toro, iniciando su aventura por el fantástico a la que seguirían obras tan variadas como El Espinazo del Diablo, Mimic, Hellboy, Blade y su maravilla El Laberinto del Fauno, a la espera de su doble producción El Hobbit para 2012, si es que llega. En su debut se ven muchas de sus ideas y recursos narrativos pero al servicio de un guión algo esperpéntico.


Jesús es un anticuario que descubre entre sus numerosas posesiones por catalogar un extraño dispositivo, un mecanismo antiguo y de una perfecta relojería, pero con cierta obsesión por la sangre. De la Guardia es el rival que desea poseer este artefacto, del que conoce sus poderes y está ansiando usarlos.Y el sobrinito Ángel (De la Guardia) llevará la voz cantante a la hora de dar sopapos. La batalla por la vida eterna ha empezado.


Rico guión en ideas y posibilidades, sobreexplotado por aquí e ignorado por allá. La fabulosa historia que descubrimos a medida que avanza la película, sobre los orígenes del artefacto Cronos y sus posibilidades es quizá la parte más interesante y angustiante, y una brillante idea de la que se podría haber sacado mucho más. En su parte final, interesantes revelaciones para confirmar un importante argumento del fantástico. Desgraciadamente la narración en sí se pierde en alguna trama no muy interesante y superfluas idas y venidas para dar algo de acción a la película.

Lupi y el artefacto Cronos


Federico Luppi está impagable como principal, con la inestimable ayuda de un buen maquillaje y unos preciosos escenarios en su tienda de antiguedades. La parte mala también está bién, almenos por la parte de Ron Perlman, pero algo más desdibujado queda el gran malvado de esta producción, que no acabamos de ubicar muy bién. Sus dominios nos dejan poco que ver aparte de ser una persona de mucho dinero. Poca cosa más entra en cuadro.

Finalmente, mencionar una interesante banda sonora y algunos efectos de miniaturismo y efectos visuales bastante buenos, pero que quedan restringidos a un ámbito muy concreto y puntual. Incluso aparece alguna escena que parece un guiño, tanto argumental como escénico, a Los Inmortales (Highlander) que no es que no venga a cuento con la temática de la película pero el tono tampoco le pega mucho.

Algunas digresiones humorísticas

Ya en el terreno más personal, me parece correcto dentro del ultra-explotado género de los vampiros y otras especies chupa-sangre, pero los giros humorísticos y algunas historias a medio contar me rechinan un poco. El género del cuento de terror no necesita tantas muletas para funcionar, al contrario le sobran historias y le falta desarrollo de temas clave. Eso y la composición esotérica de nombres de los protagonistas, Jesus Gris ("Gris=Christ"??), Angel (De la Guardia), Aurora, parece buscar la historia donde no la hay, como ciertos comentarios sobre Dios, los mosquitos o los vampiros. O sea que sin ser una mala película, al contrario, pues no acaba de alcanzar los laureles de la gloria por sobreexposición del negativo, falta de profundidad de campo y apuntar la cámara donde no toca.

Por las ideas expuestas, y por Luppi y Perlman podemos aceptar 'barco' en la categoria de:


@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica

¿Quién puede matar a un niño?

¿Quién puede matar a un niño? (1976)
Narciso Ibáñez Serrador


"Chicho" tuvo una interesante producción en el fantástico televisivo como escritor y director en los 60-70 como previo a su consagración como gurú de la TVE de entonces. Pero dos de sus obras merecieron el esfuerzo de llevarse a la gran pantalla, "La Residencia" (1969) y la que nos ocupa hoy. Película que además de su gran interés cinematografico e histórico tiene la peculiaridad de haber sido rodada (en parte) ante la casa donde nació Lucifer, el que suscribe.


Tom y Evelyn visitan España como guiris típicos y para recordar las vacaciones de su infancia. Buscando la paz y la tranquilidad se traslada a una isla pintoresca a varias horas de la costa. Pero el pueblo parece desierto, salvo por la inquietante presencia de muchos, muchos niños, que juegan totalmente ajenos a la situación. Nuestros protagonistas tardarán en asimilar la terrible realidad de lo acontecido en esta isla.

Como ejercicio de originalidad merece todo mi respeto, un argumento más que creativo, un desarrollo algo lento pero de creciente inquietud, y un final largo y tenebroso, muy sobrecogedor, con escenas memorablemente bizarras del terror más absoluto. El paso del tiempo ratifica esta película, que no decepciona, si bien adolece de cierta inexperiencia en el "show business" y con detalles algo caseros típicos de una producción baratilla.

La película empieza con introducción a modo de documental, en el que vemos los terribles estragos que las guerras, el hambre y la estupidez causan a la parte mas débil de la sociedad, los niños. Este preámbulo, censuado en varios paises, pretende ubicar al espectador en una prespectiva insólita: si los niños pudieran opinar probablemente nos mandarían a todos al carajo sin pensarlo, ellos no podrían hacerlo peor. Borrón y cuenta nueva. Aún así, me parece que es orientar a la audiencia en exceso. Estos detalles se habrían podido introducir en el film de forma gradual, así de golpe consume tiempo y no aporta dramatismo justamente por ser de caracter documental. Pero bravo por Chicho, a esto se le llama poner toda la carne en el asador.

Tras la introducción, los primeros derroteros que toma la película no me parecen buenos, se toma demasiado tiempo en presentar a los personajes, sus dudas existenciales sobre la sociedad, y en justificar la excursión a la isla que desarrollará los acontecimientos en su totalidad. La aparición de unos cadáveres prematuros anima algo estos minutos, pero hay muchos planos claramente innecesarios y mucha conversación anodina y repetitiva. Entre esos planos, un cameo del propio Chicho, por poner un ejemplo de escena innecesaria, que seguramente estaría revisando a Hitch para la siguente fase de la película.

Por 25 pesetas: ¿Quién es el de la barba?

Afortunadamente la cosa cambia totalmente con la llegada de los turistas a la isla: la quietud de un pueblo silencioso, sin mas ruidos que los juegos infantiles, consigue llegar al desasosiego total a medida que se aprecian los primeros signos de que algo anda terriblemente mal. Con un estilo que recuerda a "Los Pajaros" del maestro Hitch, vemos las infructuosas evoluciones de los personajes para hallar almenos un elemento tranquilizador o de normalidad, racionalizando aquello que no lo es para poder ignorarlo. Es una parte bién lograda, teniendo de su lado además la blancura de un pequeño pueblo, de casas destartaladas y con la complicidad de un caluroso agosto. El silencio, la impoluta blancura y la soledad de nuestros protagonistas consiguen en cuatro planos mucho más que todo lo visto hasta el momento. Agobiante y opresiva, nos sumerge en un laberinto de callejuelas misteriosas y edificios vacíos. ¿Hay algo más escalofriante que un carrito de helados abandonado, derritiéndose al sol?

Plano @@@@ en la escala Lucifer.

Finalmente, en un último tramo trepidante llegamos a las sorpresas. Acción, dramatismo , circunstancias totalmente imprevistas y armas de fuego para acabar de descolocar al espectador más versado en cuentos de terror. Incluso el final es sorprendentemente lógico, dado lo visto, y perfectamente coherente con la historia. Alguno de los planos fueron posteriormente copiados para la versión cinematográfica de "Los niños del maiz" de Stephen King, hay planos exactamente iguales, de la misma forma que Chicho aprovecha para colar algun homenaje a "Los Pájaros". La diferencia entre un homenaje y una copia es muy sutil, pero digamos que adaptar a tu película una idea metafórica es un préstamo, si la escena es muy conocida es un homenaje y si te limitas a calcar un recurso argumental pues es un plagio descarado. Creo que lo de Ibañez es un homenaje y lo de "Los niños del maiz" un puro robo.

"Los pájaros" Ejemplo de metáfora prestada

Las únicas pegas son la ya mencionado comienzo, algo flojo, y que la banda sonora de Waldo de los Rios no me acaba de gustar. No es un tema fundamental, de hecho parte de la gracia es el silencio predominante en muchas ocasiones, pero el resto de la banda sonora no tiene mucha historia. Las actuaciones son normalitas, incluidos los papeles infantiles, con algún punto bueno de la protagonista femenina. Las escenas de lucha son algo apresuradas, con evidente corte de cámara y cambios de plano a diestro y siniestro, y efectos de maquillaje muy decentes para las partes más truculentas. Un clásico para disfrutar ¿en familia?

Por ello, mis veraniegos señores del mal, opinan:


@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica



Para más datos pueden leer la excelente entrada de Julio Alberto en su blog libre de finales contados.

El Milagro de P. Tinto

El Milagro de P. Tinto (1998)
Javier Fesser

Primer largometraje de Fesser, ópera prima y obra de culto del absurdo. Con un estilo entre los personajes de Mortadelo y Filemón, las situaciones de y las paranoias espaciales, nos regala estas dos horazas de risas y sonrisas para todos los públicos, o casi.

P. Tinto, hijo, hereda la fábrica de Obleas de Misa familiares, se casa con su amor de la infancia, Olivia la cegata, y se dispone a tener hijos. Pero nadie le explicó muy bién el tema, así que tendrán que esperar que les llegue un negrito del programa de adopciones. Mientrastanto dos aliens juerguistas se quedarán con ellos una temporadita, llenando el hueco familiar. Entonces aparece el otro. Aquél que en el cortometraje inicial se escapaba de un sanatorio mental en el extranjero porque se cree español. Ah, y el lampista. Y el negrito. Bueno, el argumento sería algo largo de explicar, es muy confuso, pero hace 30 años sucedió un evento muy relacionado con el destino de la familia P. Tinto. Mejor lo vemos ...


P. Tinto es un otro cuento, a ratos amable y a ratos trasnochado, de personajes muy muy simples en su aventura vital. Ambientada en la España de la postguerra, Fesser recoje con maestría las incongruencias de la vida campestre tradicional, las guias morales y los personajes relevantes detradicionales dictadas desde hace generaciones por la familia P.Tinto, pero con pequñas discrepancias con la realidad más mundana. La visión de un apeadero de RENFE convertido en vivienda particular o la fábrica de obleas para la Santa Sede contrasta con la aparición del vehículo espacial, los viajes en el tiempo o la peculiar forma de hacer hijos o encargarlos por correo.


Tras un pequeño introductorio, en blanco y negro y con un tétrico Pepe Viyuela en el papel de "Manikomien Direktorr", vemos la infancia de P.Tinto y de Olivia, sus periplos por la escuela nacional-católica y de sus desencuentros con su archi-enemigo, el párroco-profesor. Se establece un vínculo entre los deseos del joven P. Tinto y San Nicolás, patron de los niños (entre otros), que le seguirá toda su vida aunque los deseos no siempre llegarán en el orden debido. Luego ya en la etapa adulta, Carlos Soto (Bermúdez) toma el relevo para retratar los inicios de la família, la llegada de sus inesperados hijos, y Luis Ciges pondrá el broche final al P. Tinto ya más mayor, cerrando el último ramalazo argumental.

Porque esta película no carece de complicaciones argumentales, otra cosa es que sea sensato o absurdo. El número de lineas temáticas, personajes y cruces se dispara a límites insospechados, creándose un entretejido de desventuras a niveles humorísticos históricos. Lo que parece una simple mirada entre nostálgica y ridícula de la españa rural nacional-catolicista, empedrada en concepciones casi mágicas de la realidad, deriva en una historia más concreta sobre los anhelos de una atípica familia y sus recién llegados protagonistas. Las bromas son fáciles, hay que admitirlo, pero cuando tienes tantos absurdos detrás apuntalándolas, el resultado es más que bueno.


Se nota que hay un trabajo de artesanía en la producción, detallista y cuidada en extremo, con excelente banda sonora para ambientar la sordidez de los personajes. Los efectos visuales y sonoros están cuando se requieren, como el cierre del conjunto, el expreso de Bilbao. Todos los elementos absurdos vistos en la película se reexponen en el brillante final, donde consta que nada se ha hecho al azar o pensando en una secuencia particular, sino que forman parte de un todo más absurdo pero perfectamente coherente consigo mismo, incluido el número musical amenizado por el consabido tema "Tengo una vaca lechera". Que momento!

En resumen, para ver, disfrutar y repetir.

Mis maníacos señores no dudan en calificar:


@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica

Abre los Ojos

Abre Los Ojos (1997)
Alejandro Amenabar


Este perfecto desconocido para el gran público se convirtió en el director nacional de moda con Tesis (que para mi gusto fue muy flojita) y se consolidó interacionalmente con Abre los Ojos, que esta sí, se merece una revisión. Sus posteriores obras también son dignas de reconocimiento pero la novedad y la frescura hicieron de esta película la cabeza de cartel del fantástico español, durante algún tiempo almenos.

César es lo que en España se conoce como un Pijo: rico, guapo y amoral (y madrileño;-) ;tiene una empresa, un descapotable y una insaciable necesidad de ligarse todo lo que se ponga a tiro, incluso las novias de sus amigos. La envidia de los demás se ha convertido en su motivo para seguir vivo. Pero un trágico accidente de coche le sumirá en la deseperación: su cara ha sido desfigurada y se ha convertido en motivo de pena, asco, y lo peor, compasión. Y con problemas para distinguir el sueño de la realidad.

Bueno, y ¿dónde está la ciencia-ficción? Pues empieza con la improbable escena del Paseo de la Castellana totalmente vacio en hora punta, sigue con lo que parece un flash-forward del hombre desfigurado y acusado de un terrible crímen, y las inexplicables visiones que tiene nuestro personaje, que plantean muchas preguntas. Muertos que resucitan, gente que desaparece, las visiones y las inconsistencias del universo de César se complican paulatinamente hasta el borde de la locura, dejando todas las opciones abiertas hasta el instante final de la película. Y aquí instante significa en un abrir y cerrar de ojos.

Descendientes de Pijus Magnificus. Pero que rabia que dan...

Una historia fresca, inteligente y argumentalmente cuadrada para el lucimiento de un Eduardo Noriega en un buen momento de su carrera. Nuestra campeona Penélope Cruz y el casi debutante Fele Martínez completan un buen trio de actores que en su momento demostraron que el cine español no és solo cosa de Garci, y que poner actores jóvenes y guapos no implica falta de ideas ni de talento. Estas buenas actuaciones son parte fundamental de la película, y ver algo de carne nunca está de mas.

[Aquí iba una foto de la Cruz coneja, pero he visto por aquí al Matthew McConaughey con un destornillador y mejor no me la juego. Aquí Becario "Vitalicio" puede ser muy poco tiempo. ]

Contemplamos entonces los primeros trazos del drama, conducida por sesiones de psiquiatría, donde nuestro maltratado protagonista está reconcomiéndose en su miseria y regodeándose en su sufrimiento para no aceptar la realidad. Abocado a la desintegración mental, el psicólogo intentará ayudarlo a discernir la realidad de la locura. A través de sus sueños y recuerdos podemos empezar a ver algunos de los puntos de desapego con la realidad que precipitan los acontecimientos. Un buen rato de cine por todo lo alto.

Inquietante escena. ¿es día de fútbol? ¿el del 2-6?

Aunque la historia sea muy buena me reafirmo en que el gran punto es el trabajo de Noriega sobre un personaje que da mucho de si. Los viajes por su mente ególatra y obscenamente avariciosa son parte imprescindible en este guión, es el comodín que lo justifica todo o casi y tira del carro cuando parece que no vaya a pasar nada más. El director, sabiamente, dosifica las hipótesis más plausibles para confunir, dar opciones y algunas pistas de la trama final. Para un aficionado a los misterios se puede alegar que da demasiadas pistas, pero la incesante sucesión de hechos no da tiempo a reflexionar mucho y al final el espectador agradece entender exactamente que ha pasado, encajando todos los tramos y dando las respuestas a casi todo.

Bueno ahora que no mira nadie...

También es destacable el montaje sonoro, maquillaje, algunos secundarios bien llevados y muchos, muchos exteriores para lucimiento de Penélope y sus números de mimo. Puestos a sacarle punta, hay un pequeño guiño a Doce Monos (por no decir un robado) en la escena del psiquiátrico. En resumen, un clásico moderno.

Por sis ideas y como se materializan, mis egomaníacos señores votan:

@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible

@@@@@ Catastrófica

La Arroba de Oro - animales


Tras el poco criterio y peor resultado expuesto en su primera edición de Agosto, vuelve el concurso en Septiembre con más amplias expectativas. Además se ponen en juego las Arrobas que quedaron desiertas en sus respectivas categorías de Agosto, a ver si repescamos alguna. Como siempre, moderación de comentarios activada hasta , bueno pongamos tres o cuatro dias, aunque espero que las acerteis mucho antes.



Repesca de Agosto (Relojes): Arroba de Oro: ¿De qué película se trata y de quién es el careto?



Repesca de Agosto (Relojes): Arroba de Plata: ¿De qué película se trata o cómo se llama el reloj?



Septiembre
(aminales): Arroba de Oro: ¿En qué película sale el talentoso gatito?



Septiembre (animales): Arroba de Plata: a qué peculiar película pertenece este conejito?


Septiembre (animales): Arroba de Bronce: ¿De qué espectacular superproducción se trata?


Suerte!

Oscura Inocencia

Piel Misteriosa (2004)
a.k.a. Oscura Inocencia (DVD)
Gregg Araki


Otra muestra de cine indie pensado para llegar más allá de las imágenes. Con una adaptación híbrida de la novela homónima y su versión teatral, Araki nos lleva por un oscuro argumento con poco margen de maniobra: los abusos a menores.

Brian y Neil fueron victimas de un pederasta a los nueve años. Seis años después las secuelas del abuso siguen ahí: mientras uno lleva una vida aparentemente normal pero que oculta pesadillas y terrores indescriptibles, el otro excede todos los límites para tener la sensación de controlar su vida. Porque ambos tienen algo que no pueden olvidar y algo que no pueden recordar.

Dura, durísima película sobre las secuelas a todos los niveles que acarrean los abusos sexuales. En su primer cuarto vemos la situación de partida, la angustiante historia de uno de los niños y su percepción infantil de los hechos, mientras que el resto de la película es la evolución de los ya adolescentes protagonistas en su intento para racionalizar los hechos y reorientar su futuro. Ambos son dos caras de la misma moneda y frutos del mismo mal, pero con historias muy distintas y un final que obviamente no incluye el sustantivo "final" ni el adjetivo "feliz" por ningún sitio. Película que cuenta su relación con el mundo pero no consigo mismos, ya que todo lo que percibimos de sus protagonistas puramente visual, con alguna pequeña muleta en forma de off. Requiere por tanto cierta dosis de empatía y atención, ya que las muy explícitas escenas violentas que contiene son importantes pistas del mapa psicológico por el que nos movemos más que un punto argumental en si mismas.


Narrar eficazmente dos historias separadas pero convergentes no es nada fácil, incluso con una buena novela de base. El tema central queda muy bién definido y se aprecia el esfuerzo por presentar el antagonismo de ambos personajes. Ambos comparten carencias diametralmente opuestas y necesidades complementarias, una buena circunstáncia que se aprovecha cuando llega el momento oportuno. Es inevitable que estas dos vidas acabarán por cruzarse, asi que no le chafo la peli a nadie si digo que el encuentro final será muy revelador para ambos y pondrá en su contexto los acontecimientos vistos. Si en algún momento se puede pensar que es una película algo exagerada, o con retales argumentales algo forzados, sus últimos minutos revindican su perfecta coherencia a todos los niveles.


Las actuaciones están a un buen nivel para su dificultad, incluyendo a un excelente Joseph Gordon-Levitt que no ha tenido desde entonces ningún papel a esta altura y su amigo el colorido Jeff Licon, ambos con un buen pico de horas de cine y televisión a sus espaldas. Incluso está bien el secundario papel de la Rajskub (La mítica Chloe en "24"). Lástima de un prota que, por requisitos del guión supongo, está algo soso, tiene poco lucimiento y su historia, en el mismo tiempo, está menos desarrollada que la otra. Esta asimetría le impide acceder a la máxima nota.

Poco queda que decir, salvo ratificar lo dicho: es dura, explícita y no es de las películas que se recomiendan para "disfrutar" precisamente. Por ello se recomienda tener a mano "Kill Bill", "Starship Troopers" o directamente un bote de valiums para después.

@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica

La Llamada de Cthulhu

The Call of Cthulhu (2005)
Andrew Leman

Andrew Leman es un diseñador gráfico que ha hecho poco cine, y siempre en la parte técnica. Esta fue, y es hasta la fecha, su único proyecto como director y productor. Con un presupuesto de 50.000$ rompte todos los convencionalismos para atacar una presa grande. La obra más conocida de Howard P. Lovecraft llevada a la gran pantalla en formato de cine mudo, blanco y negro (por supuesto) y en formato mini (46'). Monigotes animados en stop-motion, actores sobremaquillados a lo 1920 y la música de la época a todo trapo mientras las cortinillas nos van poniendo al día. Vamos a ver si los resultados son también de clásico.


Providence, 1925. A la muerte de su tío, un prestigioso profesor de lenguas semíticas de la universidad de Arkham, nuestro protagonista se dispone a ejecutar su testamento. Así descubre el extraño caso de Wilcox, el artista, y sus extrañas pesadillas. Encuentra la narración del Inspector Legrase de New Orleans y su investigación en 1908 sobre un culto aberrante en los pantanos. Legrase relata sus investigaciones en la socided histórica y los hallazgos de un explorador en Groenlandia, 1870, donde unos esquimales adoradores del demonio estuvieron a punto de acabar con él. Y cuando nada parecía tener sentido, el periódico publica una interesante noticia que desatará el terror que duerme en la ciudad de R'lyeh.


Atacar Lovecraft en formato de cine mudo es una de esas genialidades que no son evidentes hasta que se hacen. Reflexionando a posteriori no sólo parece correcto sino que además resulta obvio. Este es definitivamente su formato natal, o cómo un escritor de 1925 hubiera plasmado sus pesadillas psicóticas. Y al margen del presupuesto, cualquier intento de narrar a Lovecraft a todo color ahora parecería como mínimo, kitsch. Así que un aplauso al señor Leman por inventar la rueda, que por muy fácil que fuera alguien tenía que hacerlo el primero.

I. The Horror in the Clay

La narración empieza como siempre con un anónimo personaje rebuscando entre los papeles de un fallecido. Así nos adentramos en el mundo onírico de un artista, sus pesadillas y la forma de plasmarlas en arcilla. Una persistente visión que nos lleva hasta su colapso nervioso el 23 de Marzo de 1925, cercano al desarrollo de la historia. Pero no es el único caso, ya que en sus diarios quedan registratos muchos brotes de locura, ataques inexplicables y suicidios en masa por esas fechas en todas partes del mundo, desembocando en el atroz dia 23.



Notar la luna del día 23, equinocio de primavera.

II. The folk of the swamp

El inspector Legrasse de New Orleans nos cuenta cómo en 1908 acudió a investigar las extrañas desapariciones de niños, las inexplicables muertes y las brutales muestras de celebraciones demoníacas procedentes de lo más profundo de los pantanos. Ningún linguista ni filólogo puede entender el origen de su lenguaje, ni qué cultura o tradición puede llevar asociados estos cultos.

III. The Greenland Bizarre Devil Worshipers

El profesor Gammell, especialista en lenguas semíticas relata su encuentro de un extraño ídolo en Groenladia en 1870. Podría ser la única persona viva que oyó ciertos cánticos y palabras, que se quedaron grabados en su mente a sangre y fuego.

IV. The Madness from the sea

Y llegamos al episodio final, donde nuestro anónimo protagonista se lanza a la búsqueda del Capitán Johansen, el único superviviente de una catástrofe marítima, junto a otro marinero totalmente enloquecido. Los diarios de navegación se interrumpen el dia 23, con el hallazgo a la deriva de un buque mercante sin tripulación alguna.

"Nosotros no fuimos: Fueron Ellos"

El transfond0:

El universo Lovecraft tiene una base muy fácil de entender. La humanidad tiene un mediocre papel en un mundo que hace eones estaba dominado por criaturas de un poder y horror que sobrecogen nuestro entendimiento. Estaban los primigéneos, primitivos habitantes de nuestro planeta, estaban los visitantes de las estrellas y todo tipo de avanzadas civilizaciones y formas de vida. Mucho, mucho después de todas sus guerras aparecieron las nuevas formas de vida que hoy pueblan el mundo. Toda nuestra civilización no es más que un pequeño nido de avispas que hemos montado en la casa aprovechando que el dueño ha estado ausente unos minutos.

Una de las pistas de que nuestro universo empieza a desmoronarse es que ciertas personas, artistas, poetas y gente de elevada sensibilidad puede manifestar ciertas psicosis a través de los sueños. Luego siguen los hallazgos culturales inexplicables, lenguas perdidas, tradiciones milenarias y cuentos aterradores que surgen de nuestro dormido inconsciente racial. Y cuando empezamos a observar muestras físicas del pasado, arquitectura, escultura y otros hallazgos, es que estamos muy cerca de averiguar aquello que definitivamente no queremos ni imaginar. La era de la ilustración mató a los monstruos dentro de los armarios pero también cerró la mente a las evidencias de que hay cosas en las sombras que sólo pueden verse en la oscuridad.


No es la primera vez que veo ... eso

Desde este punto de vista conceptual, la adaptación está muy lograda. Asume el reto con maestría, se la juega en arriesgadas y bién sacadas reconstrucciones y creo que consigue pillar el espíritu Lovecraft, que es de lo que va todo esto al fin y al cabo. Sólo mencionar que se han comido una de mis escenas favoritas y que peca de ser un trabajo demasiado explícito sobre unos monstruitos que nunca podrán ser plasmados con tanta fealdad y horror como en la imaginación de cada uno, pero ya era de esperar que, al igual que Peter Jackson con Sauron, le pusieran forma a lo innombrable. Yo me hubiera ahorrado las molestias de grabar el stop-motion del final o presentar sólo las sombras, pero eso ya es cuestión de gustos.

Todo lo demás es muy secundario, dado el formato y la duración del evento. No se pueden destacar mucho ni las actuaciones, desmedidamente histriónicas y sobremaquilladas como en el cine mudo de toda la vida, ni los interiores, minimalistas y con una gamma elevada, ni los pocos diálogos leidos en cortinillas. Eso si, la música está muy bien lograda y las partes oníricas de los sueños son de impecables, con especial cuidado a las 'arquitecturas imposibles' tantas veces mencionadas por Lovecraft y algún truco de edición bastante bueno.


Impresionantes efectos especiales

Lo peor, sin duda, es que te quedas con ganas de más. Pasa muy rápido y no da casi tiempo a disfrutarlo. Un servidor, que tuvo la ocasión de verla en una sala de cine, aún no entiende cómo esta pequeña joya era solo 'el aperitivo' de una aburridísima sesión cuya 'feature presentation' consistió en innecesarios remakes de terror y otras aberraciones de nuevos cineastas pedantes y pedorros. Por mi, si Andrew Leman quiere filmar todas las obras de Lovecraft en este formato, a coste de 90€/minuto, le presto dinero. Palabra de Lucifer.

... Lo más misericordioso del mundo es la incapacidad de la mente humana para relacionar sus contenidos. Algún día la unión de conocimientos desasociados abrirá terroríficas vistas de la realidad y de nuestra pavorosa posición en ella, y enloqueceremos ante la revelación o huiremos de la luz mortal a la paz y la seguridad de una nueva era de tinieblas... el puto amo!


@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica

Los Cronocrímenes

Los Cronocrímenes (2008)
Nacho Vigalondo


Esta pequeña producción nacional es ya un clásico de la ciencia-ficción mundial con versión para Hollywood programada. Una retorcida historia de viajes en el tiempo con una escrupulosidad argumental que sorprende al más purista. Dentro de este selecto subgénero creo que estamos ante una explicación "de libro" (de física, almenos) sobre la teoría del contínuo.

Héctor y Clara llegan a su nueva casa en las afueras de un pueblo pequeño. Queda algo de sol pero ya es muy tarde para acercarse al súper. Un buen momento para sentarse en la terraza a reposar. Mala Idea. Ls consecuencias de esta imprudencia convertirán las horas siguientes en una pesadilla para los dos, una infelilz excursionista y el intrigante vecino de la finca colindante. Cuando uno juega con el tiempo, puede acabar siendo un peón del destino.

Esta minimalista contrucción consta de cuatro personajes y una casa de campo, con eso y una cámara la película está servida. Mas eficiéncia, imposible. El guión es de libro, pero no de cualquier tocho de ciencia ficción a lo Asimov sino de un libro que aún no se ha escrito. La hipótesis de viaje en el tiempo aquí planteada es completa, cerrada y sin fisuras, mostrando un universo a prueba de bombas lógicas y exento de paradojas (bueno, más o menos). Aunque es discutible que se den facilidades al público para entender qué está pasando, el desenlace tampoco está fuera del alcance de nadie.


La Ventana Indiscreta ¿?


Con tan poco presupuesto no era de esperar ningún lujo, y no lo hay ni por asomo. Pero tampoco es que se note, la película tira adente en todo momento sin muletas ni añadidos superfluos en un espectáculo de guión y dirección. La acción se desarrolla casi en tiempo real, 90' en los que vemos las peripecias temporales en la estrecha ventana de tiempo entre la puesta de sol y la noche oscura, algo muy útil para saber exactamente que pasa en cada línea temporal. El ejercicio es notable.



El Condensador de Fluzo versión española


Karra Elejalde carga sobre sus espaldas todo el peso de la película, con buen resultado en su papel de Hector. Los otros actores disponen de poco tiempo para desarrollar sus personajes. Y no hay mucho más! Es todo trabajo de guión y dirección, de narrar de forma simple una historia muy compleja. Y creo que con gran éxito. La tensión narrativa tiene puntos muy interesantes, grandes interrogantes y con muy buena resolución, que sortea hábilmente las preguntas más peligrosas y se centra en los resultados.

Sigue abajo una pequeña disertación sobre la teoría del contínuo dedicada a los profanos que no entendieron la historia.

Por ello mis cronológicamente alterados señores votan:

@ Absurda
@@ Inofensiva

@@@ Peligrosa

@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica




Hipótesis del contínuo: contiene espoilers y estupideces varias

La línea temporal es única e inalterable. No hay por tanto cambios en la línea del tiempo ni universos paralelos ni posibilidad de sacar partido de ello. Hasta es dudoso que uno pueda elegir. Está totalmente exenta de paradojas, salvo que el limitado número de opciones temporales disponibles hace que el viajero en el tiempo esté predestinado a un curso de acción concreto y por tanto el libre albedrío es solo aparente.

El inicio de la línea temporal consiste en el científico enchufando su máquina del tiempo. Este hecho, que nuestro protagonista nota como una interferéncia en la radio al principio de la película, es el que detona todos los acontecimientos. En dicho momento se configura una linea temporal que "tenga sentido" y sea coherente con la existéncia de una máquina del tiempo. No hay muchas líneas temporales que cumplan el cometido en la ventana de tiempo en el que la máquina está enchufada. Por ejemplo:

1) la máquina estalla (o no funciona en absoluto) y no pasa nada más.
2) la máquina permance enchufada, el científico la mira un rato, la apaga y no pasa nada.
3) suceden los hechos como se exponen en la peli (o muy parecidos)
4) cualquier otra cosa que involucre más personajes y durante más tiempo.

El primer caso (y similares) es un caso extremo que obligaría a redefinir las leyes físicas para hacer explotar algo que en principio no explota, o crear un terremoto muy oportuno, definiendo así un universo donde los viajes en el tiempo no son posibles y por tanto la máquina del tiempo no puede ser inventada, ergo no es un caso válido.

El último caso (4) debería implicar a personas que pudieran llegar físicamente a la máquina del tiempo en la ventana de tiempo establecida en el momento en que se enchufa. Dado que es un lugar solitario, implicar más personas obligaría a tener una ventana temporal mucho más larga con enormes ramificaciones y muchas más variables. Por tanto, por la Navaja de Occam y por "sentido común" cualquier caso más complicado que (3) podría no ser posible, o de lo contrario sería menos probable que (3) con toda seguridad. Notar que nuestro protagonista sabe conducir vehículos. De ir con el pié escayolado habría sido muy difícil construir una linea temporal finita autoconcluyente en tan poco tiempo.

Por tanto, entre (2) "no pasa nada "y (3) "pasa lo que vemos" el tiempo elige caprichosamente una trama en la que suceden estas cosas porque son posibles e involucran un mínimo de personas y durante el menor tiempo posible. Otra explicación es que esta línea temporal en la que 'X' hace su aparición justo después de enchufar la máquina evita, entre otras cosas, que el científico se meta en mas líos. Por tanto el caso (3) hasta podría ser más probable y deseable que el (2). O simplemente sonó la flauta entre dos opciones.

Lo que queda algo en entredicho es la posibilidad de elección de nuestro protagonista, ya que todas las acciones de todos los personajes quedan predeterminadas en el momento de encender la máquina del tiempo. Pero este efecto pudiera ser sólo aparente. En realidad el protagonista sí que consigue provocar un cambio, por tanto el libre albedrío es posibe. Aunque todo pudiera formar parte de la predestinación general del plan, que tiene en cuenta que algunos personajes desearán realizar cambios. Por tanto cuando el tiempo queda definido (instante cero) es posible que el carácter de los personajes impicados también juegue un papel.

Otra posibilidad es que el libre albedrío exista y que la falta de talento del viajero en el tiempo sea capaz de provocar paradojas, cuyo efecto sobre el universo nos es desconocido. Desde la perpetuación de crono-clones hasta el colapso y el fin del universo tal como lo conocemos. Por tanto, por una selección natural a nivel cósmico los universos propensos a paradojas son destruidos y los más robustos sobreviven. Esperemos que el nuestro sea uno de ellos.