La Historia Interminable

Die unendliche Geschichte (1984)
Wolfgang Petersen

Petersen tuvo sus minutos de gloria con Das Boot y poco mas que añadir a una producción mas alimentícia que otra cosa. Pero su adaptación de La Historia, el clásico de Ende, sigue siendo un referente de para las obras de fantasía infantil de bajo coste. Me pregunté si valdría la pena repasarla, y como siempre es que sí.



Bastian, niño introvertido y de pocos amigos, descubre un misterioso libro en una vieja tienda. Las aventuras de Atreyu, en su misión para salvar a la Emperatriz infantil, le cautivarán más allá de la pura lectura. Poco a poco se establecerá una extraña relación entre los leidos, los lectores y los espectadores.



Decir que esta película es de bajo coste es decir poco. Las creaciones fantásticas se basan en una criaturas de movilidad muy reducida (abren la boca y cierran los ojos a lo sumo) pegadas a la película con bastante poca gracia. Por fortuna los niños de entonces no éramos demasiado exigentes con estos detalles porque hay algunas escenas algo bochornosas. Las actuaciones es mejor ni mencionarlas, tanto Bastian como Atreyu (Noah Hataway, el niño pesado de Galactica) flojean por todos lados y en todos los registros, poniendo así otro clavo en su tumba artística. De la banda sonora me quedo con la consabida canción inicial, ya que los interludios musicales son muy, muy escasos.


¿Qué nos queda? Pues la historia. Un interesante planteamiento entre el espectador, el lector y el héroe leido. Un juego que involucra a los dos personajes al tiempo que guiña el ojo para que el tercero, uno mismo, recuerde al niño que pueda quedarnos dentro que la esperanza, la ilusión y la confianza en uno mismo son las claves del éxito, en el mundo real y en el fantástico. Que la fantasía nunca debe morir porque no nos quedará "nada", y que de nosotros depende que persista, sea cual sea el nombre que le pongamos. También hay una interesante metáfora con la bestia maligna, que ansía el poder que queda tras la destrucción de la esperanza. Eso si, contado, y muy rapidito, por los protagonistas más que visto o aprendido.



No quisiera ser indebidamente cruel con esta película pero no hay nada que se pueda desligar de una temática puramente infantil y ser valorado con ojos adultos. Y me gustaría saber que piensan ahora los niños criados con la Playstation, seguro que no son tan condescendientes con los acabados. En fin, un producto de su época que necesita ser regenerado y urgentemente.

Segunda Parte: lo mismo con un '2' al final

Pues claro, no podía faltar una continuación. Cambio de niños (mejora algo) y más trabajo audiovisual, pero con las mismas limitaciones artísticas, o sea trabajar con cuatro duros y relegar todo lo demás a la buena fe infantil. Tan apresurada y mal contada como su predecesora, con el añadido de no tener el juego argumental de Ende y ir mucho más deprisa, si eso era posible. Al contrario que su predecesora, se desmarca de esta mitología de Ende para incorporar elementos mucho más mundanos como la corteta del 7º regimiento de caballería o un par de coletillas estilo Klingon ("Hoy es un buen día para morir" y cosas de esas). Gran trabajo el del guionista, acabar de hacer pedazos lo único que se podía salvar.

Con tan poca ambición no podía salir nada bueno, es una pena que no cayeran estos proyectos en manos de alguien más capaz como Terry Gilliam, que habría hecho maravillas con esta base. Ahora que está tan de moda remakear y llevar al cine todo lo que ya está escrito, lanzo un desafío a los productores del mundo: a ver si hay talento para recrear esta historia con medios suficientes y que, sin desmarcarse del terreno infantil, pueda ser vista por adultos sin que se te rasguen las retinas a cada plano.

Por su buena fé mas que por otra cosa, mis oscuros señores no dudan en puntuar:




@ Absurda (2a parte)
@@ Inofensiva (1a parte)
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica

7 comentarios:

Nosédecine dijo...

Que recuerdos, y además suscribo lo de que la segunda parte te deja a cuadros. Aunque no me importaría ver que tipo de remake harían con esta, no estoy tan seguro de que el resultado no acabase por destrozar mis recuerdos infantiles, ingenuos y sin mancillar, así que espero que no.
Una gran crítica en recuerdo de una gran película. Un saludo.

J.C. Álvarez dijo...

Sí, la primera película tenía su encanto, con aquellos efectos especiales tan caseros y artesanales. Me pregunto por qué nadie en Hollywood parece pensar en hacer una nueva adaptación de la novela de Ende, con todos los avances digitales de última generación. Lo mejor sería una nueva trilogía mucho más fiel a la novela, a ser posible producida por Peter Jackson (¡no por Lucas ni por Spielberg!) y con un director solvente.

De todos modos, el libro de Ende es una obra maestra absoluta, y uan de las mejores introducciones a la filosofía que se hayan escrito.

Un saludo.

Dr. Quatermass dijo...

No la vi en su dia, aunque me encantaba el video-clip de Limhal que debí ver cientos de veces. La vi más tarde y es flojita, pero sus endebleces son de aquellas que la hacen entrañable, no se si me explico....

Otro tema es Michael Ende, mis momentos de lectura adolescente con Never ending story y sobre todo con la gloriosa MOMO (ésta historia si que se merece una adaptación al cine como Dios manda) solo se igualan con el amigo Tolkien.

Saludos!

Dialoguista dijo...

Que recuerdos, siiiii. Yo adoré y adoro esta pelicula!!!! Ese perro enorme para mi era "EL GRAN EFECTO ESPECIAL". Y aún lo es, y es que los recuerdos son así, como dice Nosédecine, no importa cuanto podamos "entender" ahora sobre cuestiones técnicas, la peli en su momento cumpliói su objetivo, emocionó, entretubo, maravilló. Y tanto que ese perro es d elos personajes más queridos si tengo que hacer uan lista.

Alquile la 2 hace poco, pero no me resultó tan atractiva, aunque de todas formas, tampoco me pareció terrible. Es que el perro esta ahi otra vez, que ternuraaaaaaa.
Saludos!!!

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Hola Nosedecine,
Nunca he sido favorable a remakes innecesarios pero en este caso, si no se pone al día me temo que sólo vivirà en los recuerdos de unos cuantos.
J.C, dudo que Hollywood se involucre, si no es Pixar o Dreamworks a lo sumo. Por mi la podría hacer Javier Fesser tranquilamente. Estoy algo flojo en filosofía pero la "Aniquilación de la Nada" me parece un concepto Heideggeriano como poco.
Doctor, lo entiendo perfectamente.
Momo no la tengo tan fresca pero tampoco se gastaron los cuartos con ella, otra que merece ser rescatada.
Dialoguista, genial que menciones el "perrito", y eso que debería ser una especie de Dragón y acabó como perro de lanas volador. Otro detalle que sin cambiar de concepto se podría mejorar bastante.
Saludos!

Pabela dijo...

Atreeeeeeeeeeeyuuuuuuuuu!!!!!!! jajaja ese grito me quedó grabada en la memoria para siempre al igual que la genial frase: "la nada se lo está devorando todo"! Es cierto que no eramos nada exigentes pero cuánta aventura! yo aun hoy la vería extasiada más que nada por esos recuerdos que me despiertan. El libro es estupendo, eso sí! una genialidad de literatura juvenil.

Lucifer, Becario del Mal dijo...

hehe, como grito de guerra no está nada mal, mucho mejor que "Foghhlllyuuuuu" o como se llamara el dragon de la suerte. (En mis tiempos que un niño fuera gritando algo parecido a "Folluu" o "Fuckyou" estaba muuuy mal visto, no dio problemas ni nada la dichosa traducción ...)
saludos!