La Liga de los hombres extraordinarios

The League of Extraordinary Gentelmen
Stephen Norrington (2003)

Tras ser convertido sucesivamente en un heroe romantico, un agente de la CIA y un payaso sin fronteras ahora el capitán nemo queda relegado a la categoría de chófer de Alan Quatermain para llevar a cabo el desatino final: la quizá peor adaptación de Alan Moore de la historia. El cabreo del afamado autor es comprensible, pues hay poca discusión conceptual ante lo que solo puede calificarse de chapuza de alto calibre. A este paso Nemo acabará siendo un pececito de colores..

El jefe del contraespionaje británico, un enigmático personaje llamado M, requiere los servicios del explorador Allan Quatermain, el agente federal Tomas Sawyer, el escurridizo Capitán Nemo, la licántropa Mina Harcker, el inestable Doctor Jekyll, el desconocido Hombre Invisible y el coleccionista de arte Dorian Gray para acabar con el villano de turno, un genio tecnológico que amenaza la paz mundial.

Si algo duele mas que una película mediocre es una película mediocre que arruina para siempre la reputación de la obra subyaciente. Y es que cuando uno cuenta con la base creadora de Moore, unos personajes de sobra conocidos y un argumento tan fascinante como el que nos ocupa, tiene un merito extraordinario acabar con un resultado tan poco apetecible, soseras, con efectos especiales de Arcade y un pésimo gusto tanto por la historia como por sus consagrados personajes.

Porque no engaña a nadie, un producto basado en rodar tres dias sobre croma y rellenar el resto con ordenador de saldo, un tinglado artificioso y pedantorro tejido alrededor del único personaje decente -Sean Connery- que relega a los demás a la nadería total. No porque el gran intérprete escocés sea un hueso duro para sus compañeros de rodaje, sino por la inopia argumental y peor gusto creativo a que se les somete entre tanto MSPaint y desdibujo virtual. El archifamoso capitán Nemo reducido a un indio (si, por una vez un actor indio) pero tan recargado de turbantes y exotismos varios que apenas se le ve la cara, que en lugar del oscuro y atormentado marino resulta en un luchador del Mortal Kombat capaz de acabar con un ejército con la patada-barrido como único recurso y además tan irreal como el resto de su utillería. Por no decir que es el único personaje al que se presupone honesto, hay que tener valor para cargarse así a semejante baza. El resto igual, actores mediocres para patadas voladoras a lo Chuck Norris de comparsa y para rellenar, con especial mención a Jekyll, una creación de Spectrum tan aberrante que costará de superar.

Si con esto de tirar a la basura todo el poderío de personajes no tenían suficiente, se cargan absolutamente cualquier posibilidad de atraer a los amantes de la recreación digital por el pésimo gusto y peor talante: desalmada, fría y sucia como un Arkanoid de aficionado, a base de exteriores grises (si esta es la única concesión al universo paralelo de Moore vamos bién), interiores chillones y animación de tercera para un espectacular (de lo malo que es) plano de acción en Venecia que sin duda estaría entre las peores secuencias de acción de la historia y otro de los nudos argumentales interesantes echado a los perros sin verguenza alguna. Se salvaría el final de no haberlo convertido en otra imposible virtualización por fascículos de salas oscuras y pasillos donde pegarse a todo trapo y obviano que el cuartel general de un genio del mal debería tener algo mas que pasillos.

Lo único que se salva es el mini-esbozo de los únicos personajes que aparecen mas de diez minutos, Alan y Tom, en una justita historieta de cariño familiar y un par de guiños entre ingleses y americanos como única concesión a lo que podríamos llamar narración. Mina, desaparecida, el hombre invisible no se ve mas que en una ocasión (claro, así también hago yo la historia del hombre invisible, pedazo de anormal, además en lugar de ser el Original de Wells es un supuesto ladronzuelo que le robó la fórmula ya que ese hombre que no se ve tenía los derechos vendidos a otra compañía, así que lo cambiaron por otro hombre que no se ve). Si el hecho de que Dorian Gray tenga a un actor con algo mas de solera y se lleve gran parte de la atención de la cámara no lo convierte de facto en candidato a super-villano tranquilos que tiene tres líneas de diálogo para marcar las diferencias para con los demás.



En fin, tómese un guión comprado sin leerlo lleno de nombres conocidos, contraten a un actor serio y quince matados de reparto y alquilen cien horas de ordenador barato para pintar el resto y ya tienen la adaptación del clásico de Moore lista para estrenar en 3000 pantallas en todo el mundo como la repanocha del S.XXI, si a esto no le llaman poca verguenza no se me ocurre ocasión mejor. (Salvo cuando tuvieron que justificar en que se gastaron 80 M$ claro, me hubiera gustado ver en que se patearon el presupuesto, que por ese precio te montas el Nautilus de verdad).

En vista de esto el cabreo de Moore no solo es comprensible sino altamente contagioso, y un servidor espera sinceramente que Norrington se dedique a su cometido original, el diseño de criaturas como Alien y el maquillaje de Hellraiser, y deje esto de dirigir películas para otras personas mas capaces. Ah, y como última película de Sean Connery ante la cámara, la idea de convertirlo en un Zombie no me acaba de parecer de un gusto exquisito. Pinchazo de taquilla, de crítica y de todo para acabar de hundir tan interesante idea.

Por convertir una liga de estrellas en un contubernio de luchadores de Mortal Kombat:




@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica

10 comentarios:

Julio_Alberto dijo...

Completamente de acuerdo con tu visión de la ¿película?.
Duele al ser de una fuente que prometía, con un presupuesto holgado, y sobre todo por ser el ultimo trabajo de Sean Connery como actor, que sin duda merecía una mejor despedida.

Dr. Quatermass dijo...

El ultimo trabajo de Connery, estas seguro?. Pues si un desperdicio, mas o menos como ese Van Helsing que corre por ahi, la acumulacion de ingredientes no la saben acabar de hacer funcionar. ¿Quedan mas Nemos en la recamara?

Un saludo!

Julio_Alberto dijo...

Trás esta película anunció su retirada.

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Bueno el hombre ya ha cumplido los 80 años y no es probable que vueva, almenos como protagonista. Y por mi se podia haber retirado después de Finding Forrester visto lo visto.
Me quedan cuatro datos biográficos de Nemo que postearé como cierre mas que nada para revindicar el personaje.
Saludos

MonSeñor Gusano dijo...

Cada vez que veo está peli, se me revuelven las tripas. Uno de los mejores cómics de la historia..... convertido en .... esto.
Que horror. Normal que Moore, reniegue de sus obras traducidas al cine. En fin.

Fantomas dijo...

Una película absolutamente desechable, pero lo que resulta más molesto es que lamentablemente debido a los malos tratos que sufrió Sean Connery por parte del director Stephen Norrington, el actor decidió anunciar su retiro del cine.

Saludos!

PEPE CAHIERS dijo...

Para acometer una historia con unos personajes tan extraños y variopintos como los de "La liga de los hombres extraordinarios" hace falta mucho talento y personalidad para imprimir ritmo y coherencia a un film que no lo tiene por ninguna parte.

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Monseñor, si creo que esto jugó un papel clave en el desafecto Moore-Cine. Y con razón claro.
Fantomás, incuestionable. Mas le habría valido a Connery aceptar un papel en The Matrix que meterse en esto. Por decir una.
Pepe, bienvenido. En efecto es una obra poco común y requería una filigrana de adaptación por encima de las posibilidades que dieron los casi debutantes a cargo del proyecto.
Saludos!

CARLOS SERRANO dijo...

Hey colega, ya tengo nuevo blog:

http://carlosserrano21.wordpress.com/

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Y mirad por donde que antes hablo, antes se lía. El Señor Sean Connery acaba de ser imputado (o implicado o interesado) en la trama "Goldfinger", una rama de la trama Gurtel sobre la venta de sus fincas en Marbella. Parece coña pero va en serio (incluso el nombre, hay que tener guebos). Quizá aún nos reserva una última actuación en los juzgados, entre dos guardias civiles.
Yo espero que no, pero vamos a ver en que queda esto, si al final va a ser que el tío era de Spectra y no nos lo quería contar..