Avatar-211

Avatar -211
"La Temperatura a la que arde la retina"

Una persona en un entorno altamente hostil, aparentando ser lo que no es, el leon disfrazado de corderito para no ser arrollado por ellos, en misión de recabar inteligencia y ser de utilidad tras quedar inmerso en una situación no exactamente deseada. Pero con sentimientos cambiantes, empatizando con sus rivales teóricos y siendo menostenido por sus supuestos aliados. Un buen batido de circunstancias listo para sacudir y servir con la complicidad necesaria, hasta el enfrentamiento final: lealtades y/o traiciones en en cadena.


Tras ver como una misma idea, de clónico argumento hasta en los papeles de reparto típico, la buenaza que muere injustamente, (ambas mujeres), muertas por el antagonisto ultraviolento (AMBOS CALVOS), el celoso segundo del líder, el taimado negociador, etc, en fin, tras este trasplante de guión letra por letra, vemos dos discurrires tan diferentes como la noche de Neptuno y el día de Mercurio. La de Cameron, locura de colores y fantasía, tópica y previsible, de acción casi gratuita y bastante aparente, con discretísimas actuaciones. La de Monzón, sórdida y monotonal , imprevisible y zigzagueante, de acción puntual pero de alto dramatismo, con papeles grandiosos de un casi debutante y la otra bestia parda de Malamadre.

Vamos primero con el Avatar de James Cameron: Además de la versión cara de Celda 211 es uno de los mas conocidos remakes de la immortal novela Dune de Frank Herbert. ¿Que se me ha ido la pinza otra vez? Bueno, el héroe immerso en el ecosistema (Arrakis/Pandora), sus complejos habitantes de cultura milenaria, de los que logra la supremacía militar (uno domando gusanos, el otro dragones) casándose con una de sus hembras y vinculándose a la defensa a ultranza de un secreto biológico de magnitud planetaria, para acabar derrotando al sanguinario perro de su enemigo, que sólo pretende exprimir los recursos naturales del planeta a costa de su población. Una mezcla de fantasía y ciencia-ficción ecológica al servicio de una historia de superación personal.
Dicho así no parece malo, lástima que las similitudes acaben ahí. No hay en Avatar ninguna trama sutil de acontecimientos político-militares, ningún personaje interesante ni complejo, ningun misterio a descubrir (incluso el tremendo "hecho biológico" que de por sí suscitaría mil y una novelas, aquí se despacha en dos patadas), no podemos mas que entrever la delicada cultura de un planeta tan grande y bonito, detalles que se usan con pragmática frialdad para darle algo de sentido al tema y que para nada contribuyen a la xenohistografía. Colores deslumbrantes tras los que se oculta, pues mas bien poco, y con detalles demasiado mundanos como las danzas de ritmos claramente africanos, o sus gruñidos de gato mosqueado, seguramente por las pocas ganas de imbricar una cultura pandoreana en la base de la producción. Así, esta ridícula relectura del clásico de Herbert parece hecha a base de arrancar selectivamente 50 páginas de la novela y desechando el resto por el retrete.

Eso no significa que estemos ante un bodrio total. La película funciona bien, como lo que es: una historia particular de un marine que ante todo es una personita buscando la autorealización. Mezcla los poquísimos elementos de interés fantástico con cuatro retazos de tecnologia que dan el aporte de ciencia-ficción necesaria y el montaje de Cameron deja lo demás de lado para no meterse en jardines y sacar adelante pues la historia de esta persona y nada mas. La fantasía queda tan en segundo plano y se saca a relucir de forma tan interesada que da asco y la ciencia-ficción es incoherente como pocas, así que no hay que buscar nada mas que luces y colores al servicio del Macho Alpha de Pandora.

Por favor señor Cameron, para la próxima fábula ecologista que se vea algo del ecosistema, no sólo las flores y los pájaros.


@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica




En cambio la obra de Daniel Monzón se pierde por otros derroteros antagónicos: Su ecosistema es un complejo de maldades equilibradas, de muerte susuurrada y que apesta a sudor y a un portorriqueño tatuado pidiendo provar la sangre de tu virginal culete. Y todo eso sin mencionarlo. Y es que para sumergir a alguien en tu film atmosférico, puede mas el miedo que la belleza.

Ya en su día defendí el arrojo y valentía de El Corazón del Guerrero, una película tan fracasada en nuestro territorio como famosa y galardonada internacionalmente, una obra que os invito a refrescar aquí. , y recomendé "El Robo mas grande Jamás Contado" como una joya del Resinismo aplicado. Y ahora todos corriendo a ser los primeros en apuntarse el tanto y presumir de haber "descubierto" a Monzón, para que veais que en este país los críticos mas que normales son Paranormales. Arrodillaos ante Lucifer, criticuchos, que no teneis ni idea.
Pues bien ahora que ya es famoso y le salen mas amigos que al de los Donetes, quiero matizar su arrasada en los Goya diciendo que es un excelente director de escenas y de actores, que la adaptación es un lujo, que no cae en la trampa de los diálogos jugosos (y eso que hay personajes que valen un imperio) y consigue llevar todos los diálogos implícitos con un gesto, una mirada y un plano sobreexpuesto que estremece de realista. Que Tosar y el debutante Ammann hacen maravillas, sostienen un duelo escénico increible y sus personajes son de museo, uno por explícito y el otro por secreto, en un entorno donde mantener el acojone tras los ojos es la clave de la supervivencia. Pero hay algunos sospechosos habituales en esta película.
En el gran ecosistema de la Carcel Provincial le faltan algunos detallitos. la casuística no queda clara y algunas veces hace falta un detonante externo para mover las escenas, o apelar a la casualidad para explicarlo todo. Como en Avatar, mas importante que todo lo demás es el protagonista, su metamorfosis de gusano en mariposa y su canto del cisne, la apoteosis personal que a menudo nos acerca tanto a las alturas como a la tumba. Si nos centramos en ello, la película es perfecta. Si miramos algo mas el contexto, se queda corta por ser algo tramposilla, dar mucho por supuesto y no hacer ninguna concesión al misterio o al thriller. No almenos pasados los primeros diez minutos.

Entiendo su necesidad de distanciarse del cine americano, de las pelis de reclusos a la usanza y buscar la sorpresa y la especificidad. Pero del mismo modo que los fabulosos marines de "Avatar" se supone que viajan por las galaxias y crean clones, se supone que en las cárceles algunas cosas no pueden pasar ni por casualidad. O que lo que achacamos a la casualidad tiene una casuística interna con la que nos emocionaremos al descubrirla. Tras el hype de los Goya y de que el trasero de Monzón se haya babeado a niveles épicos, pues uno se espera en cualquier momento ver una tazón de cerámica cayendo a cámara lenta, mientras la cámara se centra sobre "Kobayashi" escrito en el reverso. Pero no es el caso. Después de uno de los inicios mas cañeros de los últimos tiempos, llenos de flashbacks y de misterios, se ve la mano del titiritero lanzando los eventos necesarios para continuar la película demasiado a menudo.

Desde luego que esta película es mas redonda que Avatar, contempla mucho mas y mejor, vemos actores de verdad haciendo cine de verdad y no es menos trabajada en cuanto a la ecosistemalización de todo lo que sucede en un mundo tan hermético. Lástima que sea tan sincera en sus planteamientos y no nos oculte nada, ni las sorpresas ni los hilos entre bambalidas. Eso si, le concedo un final digno y reflexivo, le concedo una moralina interesante sobre porqué la gente se mete en lios con sus amigos/enemigos y le concedo su valor de capsula de petri para que este cultivo de bacterias hiperactivas que somos los humanos y le concedo el título de estar entre lo mejorcito del año, y no solo dentro del cine europeo.


@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica



(Próximamente: La venganza de Agóra - episode III, y Kill Coraline vol.II)



6 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Si es que en el Séptimo arte ya está casi todo escrito, de tal manera que dos historias como estas puedan cruzarse sin ningún problema.

LAPOR dijo...

jaja, yo me parto con el título del post, te ha quedado de perfecto revival. ambos calvos y bodrios totales... hummm, me gusta. La verdad es que yo Avatar ni la he visto y tengo la sensación de que ni falta me hace, reconozco que en parte todo ese boom el tener copadas toda las salas me tiró muchísimo para atarás, chao! saludossssss

Mr. Lombreeze dijo...

Avatar me parece una de las peores películas que he visto este año. Es pueril y lo que cuenta está más visto que el tebeo. No me gustó nada. Es una involución cinematográrica enmascarada con 3 D. Si éste es el fuguro del cine que nos viene que dios nos pille confesados.

Celda 211 fue para mí una decepción, pues las críticas eran muy favorables y tras la lluvia de premios, puede que mis expectativas estuvieran muy altas. El caso es que no le veo casi ninguna de las virtudes que le atribuyen. Aunque tiene un buen arranque y una propuesta argumental interesante, no me termino de creer la transformación del funcionario Juan. Algunas escenas parecen adolecer del presupuesto necesario para darles credibilidad y tienen una apariencia cutre (antidisturbios). Tampoco entiendo el Goya a Marta Eura quien no hace prácticamente nada.
En fin, que me dejó frío pese a que el histrionismo de Tosar funciona muy bien.

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Pues si Pepe, además las vi casi al mismo tiempo. En DVD/BR claro.
LAPOR, bienvenida a mi cueva. Asusta mucho ver una peli en tantas salas, pero uno se puede dar el capricho de verla en casa. (Con gafas de sol para no quemar la retina)
Mr Lombreeze, entiendo sus reparos pero, sabiendo lo que eran, no me frustró demasiado, como entretenimiento me parece aceptable ¿Goya a Marta Eura? inexplicable, si. Supongo que fue parano darlo desierto.
Saludos!

SeaMonkey dijo...

pero como se me pudo pasar!!! Avatar es una remake inconfesa de Dune! sin lugar a dudas! como Outland y A La Hora Señalada, como La Última Casa a la Izquierda y La Fuente de la Doncella!
Dime oh Lucifer, como lo haces!?

saludos

Lucifer, Becario del Mal dijo...

bueno a veces los árboles no nos dejan ver el bosque, en este caso muchos árboles y un bosque muy pequeño y escondido tras los excesos visuales. saludos!