Saving Chocolate Coins

Carrots' Saving Chocolate Coins
(Grabaciones en el Mar 1999)

Pues hace ya unos trece añitos que empezó el fenómeno Zanahoria: Vicente Macià, Freddy Forner, Roberto Castellanos y Enrique Forner (Matias Segovia desde Sunshine) inaguraron el regreso de la psicodelia (si es que alguna vez se fue) en su terreno natal, el mensaje naive en la lengua de Shakespeare, la tralla cañera y la experimentación controlada, empaquetados en el opus prime de la banda de El Prat de Llobregat. Tras tres discazos, un porrón de singles y de patearse todos los escenarios de aquí al The Cavern se tomaron un descanso de varios años hasta su última gira de 2009 y un par de televisivos, pero con o sin ella ya se han ganado una reseña en este panfleto del mal.

Me resulta imposible describir una obra tan enraizada en la psicodélia clásica sin hacer las tradicionales referencias a Pink Floid, King Crimson, Yes, y todos los demás que nunca se fueron, o almenos demasiado lejos. Pero lo que define la experiencia Carrots no es un revival experimental, esa espantosa costumbre de la juventud de ir provando cosillas y no hacer nada, ni tampoco la soberbia de los grupos que se expanden a lo que da de si un nicho de mercado agrandado a patadas comerciales (y luego ni satanás se acuerda de ellos). No, hablamos aquí de un grupo independiente y profesional auténtico, hecho para gustar con lo que gustan, basado en los maestros de toda la vida pero capaz de enganchar hasta a los oidos jóvenes, esos que le dedican 30 segundos de gracia a escuchar un tema antes de bajarse otra cosa. Lo mejor de dos mundos.

Entrando ya a destripar, Saving Chocolate Coins tiene un leitmotive retro, tanto en sus influencias muy presentes en cada tema, como en el hilo conductivo del disco: un pequeño regreso a la infancia, de letra ligera con amplias incursiones instrumentales, combinando claroscuros eternamente balanceados sin ganador, frecuentes cambios de ritmo y de color orquestal. Todas las herramientas y características se explotan al servicio de esta causa, desde las cañeras a lo Interestellar Overdrive a las digresiones de Syd Barret, evitando cuidadosamente repetirse en las referencias y por tanto visitando la psicodelia desde sus orígenes característicos a los confines mas próximos al rock oscurillo, incluyendo retazos del sonido california como contrapunto casual (aunque esta rama sería tratada mas profusamente en su obra posterior, el negativo brillante y sobreexpuesto de este discazo que comentaremos en otra ocasión).

Este popurrí de base experimental pero de resultados concretos y punzantes propició Sunshine y All It Takes.. ediciones hasta en Japón (Quince Records) y USA (DARLA), y un buen porrillo de reseñas favorables a nivel internacional, especialmente en la prensa especializada en habla inglesa. Con su reciente vuelta a los escenarios vino la reedición (y van tres, creo) de ese disco, en la tienda online de Grabaciones en el Mar, por 6€ os podeis hacer con él ( 7€ en los habituales supermercados musicales) con lo que sus obras completas y un recopilatorio os salen por lo mismo que un disquillo corriente. Obra imprescindible para cualquier melómano que se precie. Ya me estais tardando.

Aunque se pueden encontrar por ahí algunos vídeos, prefiero mantener el velo de misterio y no intentar sintetizar esto con cuatro imágenes de videoaficionado. Simplemente os dejo con mi mas sincera recomendación de seguir este grupo, y a los que ya lo conocíais, que os unais a mi en una revisión mas que merecida. Palabra de Lucifer.

3 comentarios:

Dr. Quatermass dijo...

Pues sí, un gran álbum, para mi el mejor que tienen, luego todo fue más perfecto pero menos espontáneo y se perdió ese aire psicodélico progresivo (vertiente Syd Barrett/Genesis). De hecho es como perderse entre un cruce del "Pipper.." y alguno de los primeros álbumes del Genesis de Gabriel. Curiosamente muchos amigos frikis del progresivo rechazaron este álbum, prueba irrefutable de que tiene "algo más".

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Mi favorito del grupo sin duda, por la temática y la redondez del resultado. Me hubiera gustado ver mas como este.
Saludos!

Anónimo dijo...

Si, probablemente lo sea