¿El regreso del cine Quinqui?

Clandestinos
Antonio Hens (2007)

Despues de su etapa de realizador de TV Hens se metió en el cine con los cortometrajes, entre los que hay alguna cosa destacable como el sensacional "En Malas Compañias." Me esperaba mucho de este su primer largo, que prometía resucitar el cine Quinqui y el espíritu de Eloy de la Iglesia: Historia de suburbios, mala vida, y conexiones oscuras con los clandestinos de siempre, pequeños delincuentes, immigrantes ilegales y además tocando el espinoso tema de los cachorros de terroristas. Pero no. Quizá era esperar demasiado, o quizá era otro el objetivo de la película.

El tema es muy sugerente: Xabi se fuga de un centro de menores para hacer méritos que le valgan su admisión en ETA, montando y reclutando para su celda terrorista particular, a través de la que espera llamar la atención de los medios y lanzar su carrera de su autodenominado "soldado de la libertad" y todo eso. Lo que es un argumento que yo no me tomaría a broma, pero equivocadamente nos coloca en una postura de exceso de seriedad que cuesta mantener.

Pese a la originalidad y buen hacer del comienzo, es muy dificil encontrarnos cómodos con el tono. Los chavales con pisolas no hacen gracia precisamente, pero uno no puede mas que reirse con algunas escenas que parecen de comedia negra, como la explosión de un artefacto casero en la propia cocina que se intenta hacer pasar como los obvios problemas de un joven aprendiendo a cocinar con la olla a presión, por decir alguno, o la de usar un piso compartido (un picadero juvenil básicamente) como piso franco y base de operaciones del comando.

Estas dosis de comedia negra rechinan bastante, y hasta parecen de mal gusto, hasta que te das cuenta de que usas la óptica equivocada. El tema central es Xabi y su violento modo de vida, propositos que hasta él mismo ignora y las circunstancias de su vida antes de la detención. Y por desgracia tardamos bastante en enterarnos de dónde está el centro de la historia. Y hasta que apreciamos el drama personal, la cosa no empieza a funcionar. De hecho hay temas que no quedan claros hasta el mismísimo final, una ocultación deliberada que entorpece mas que ayuda.


La bombona de butano. ¿un guiño a Fesser?

Porque sí, el final es sorprendente y pone las cosas en su sitio, pero me hubiera gustado mas disfrutar del viaje que darme cuenta de que lo estaba contemplando desde una óptica demasiado seria. O quizá mi óptica era la correcta y Hens no ha sabido dosificar la historia de Xabi. O quizá el propósito era provocar esa sorpresa o quizá la película promete cosas que no tiene. En todo caso el tramo final es algo blandito, con boquetes argumentales de cuidado, y con demasiados 'quizá' para darle una buena nota.

Lo que se salva: un mas que convincente protagonista, Israel Rodriguez, que repite como chico duro de Hens desde "En Malas Compañías" pero en un papel mucho mas duro, implicado y que salva con creces algunos de los desvaríos argumentales. Pese a su juventud y al terrrible pecado de haber pisado mas platós de TV que de cine, se merece una nota bastante alta. El realismo de algunas escenas de acción y algunas complicidades en la parte mas comediesca de la película dan continuidad, aunque sean una mera decoración.

Lo que no se salva: la historia. Falla algo y yo no se que es, pero habría que contarlo de otro modo, limpiar de paja los temas importantes y desarrollarlos o queda todo muy confuso, a trompicones y de pasatiempos estival mas que de película de culto.


@ Absurta
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica


8 comentarios:

Crowley dijo...

Yo creo, estimado Lucifer, que la época para un posible cine quinqui como tal ya pasó y será irrepetible tal y como lo conocemos. No sabía nada de este film, pero tampoco me suscita demasiado interés.
un saludo

PEPE CAHIERS dijo...

Personalmente nunca he sido muy partidario del cine quinqui, creo que mitificaba algo que en el fondo era realmente patético y peligroso.

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Hola Crowley, en efecto el cine quinqui era muy de su tiempo y hoy en día no tiene mucho sentido. Pero había que intentarlo, supongo.
Pepe, viendo como acaban todos sus protagonistas, muertos a tiros o de sobredosis, no creo que mitificar fuera la palabra. Otra cosa es lo que aportan al cine cada una que es muy discutible.
Saludos!

Cinemagnific dijo...

Será fallida, pero el tema promete tela. Y me parece muy valiente. Le daré, seguro, una oportunidad, porque me resultar super interesante como punto de partida. Ya te contaré cuando la vea o la pondré en mi blog.

PEPE CAHIERS dijo...

Me refiero a que los solían dibujar como ases del volante, con una vida sexual libertina que vivían rapido y libres, además de reflejar a la policía como estúpidos maderos más brutos que un canto rodao. Basta ver las películas del Vaquilla o del Torete. Tenían mal final pero algunos querían imitar esa vida intensa.

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Ok Pepe, eso esta claro. A mi no me parece sensato glorificar la vida del pequeño delincuente, pero tampoco veo el que biopic del Torete sea lo mas representativo del género.
Cinemagnificus, lo dicho, es una peli rara de narices que mezcla muchas cosas. Será muy interesante conocer tu opinión.
Saludos!

Dr. Quatermass dijo...

No solo se trata de reivindicar el cine quinqui sino un cine si se quiere de realismo social que no solo retrate yupis progres sino todas las capas sociales, últimamente solo "el truco del manco" o "Princesas" me han parecido buenas en ese sentido, sino ya hay que remontarse bastantes años hasta "Barrio" por ejemplo.

Saludos y espero que no tenga que llamarte "vendido" a partir de ahora (broma personal).

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Hola Dr. Quatermass

No estoy seguro de que el realismo social se tenga que enfocar desde un equilibrio de capas sociales.
Si eso significa que no se debe retratar la vida de un delincuente, mostrando cierta simpatía por él, sin mostrar además el daño que éste inflinge a los demas, entonces estaría de acuerdo. Sin duda alguna. Ahora, en el año 2010, donde escribimos blogs desde el Iphone.
Pero no estoy muy seguro de lo que pensaría yo en 1980 porque las cosas eran diferentes.
Saludos!