Nowhere (1997)

Nowhere
Gregg Araki, 1997

Por segunda vez saco del cajón algo de Araki, un personaje de estos que se produce, escribe, dirige y edita sus películas él mismo. Lo que nos dice que, además de tener pocos amigos y menos recursos, tiene la dedicación a sus proyectos del artesano tradicional y por tanto un control muy grande sobre el resultado. Cortas, intensas, películas de autor ypara un público mas grande de lo que parece.


Nowhere es una aberración óptica, una imagen deformada de "Beberly Hills 90210" y de las series o películas juveniles, de gente guapa y sana que hacen un pais próspero. Nowhere no está en ninguna parte, pues podría estar en todas. Nowhere es donde acabas cuando pierdes los papeles en la vida, un lugar de colocón y fiesta perpétua para abandonar la realidad, a veces por mucho mucho tiempo. ¡Pero cuidado! Nowhere no es sólo una comedia con alienígenas, tiene también una proyección moral interesante.


Pese a la fama que tiene Araki de explícito, duro y provocativo, en esta ocasión también es gracioso. Articulada como una comedia, la imagen onírica del mundo de un estudiante de cine, o sea un pijo drogata, y su círculo de camellos y viciosos, consigue narrar en apenas 75' la vida en un dia de esta comunidad de deshechos apenas reciclables del ocio y las dudas existenciales que provocadas por las pastillas. Un dia normal en la vida de Dark, pero que podría ser el amanecer de una nueva vida, o de otro dia de alucinaciones (pesadillas), sueños (pesadillas) y de ver hombrecitos verdes (¿¿pesadillas??) destruyendo el mundo que conoce.


Este cuento onírico explota temas bastante comunes, almenos ahora, no es demasiado novedoso por esto, pero si en la forma de poner el punto de vista. Usa bastante las metáforas visuales, los personajes ficticios y la mala leche para densificar la narración, salpicarla de sangre y glamour y acercarnos así al verdadero personaje, Darko, desde su propio entorno y no desde una referencia exterior y aséptica como suele pasar en el cine documental. Como cierto ángel con ojos de diferente color y un ostensible crucifijo que cuesta relacionar con la pureza de pensamientos pero que en el fondo entiendo que sí que pretende serlo.


Sin embargo no se trata de un ejercicio de presunto realismo a lo Larry Clark, una comedia desparramada a lo Wayne's World ni un drama a lo Jim Carroll (todas de la época, creo) sino mas bien su negación: la negación del realismo a cargo del deseo subconsciente, la negación del gag a costa del anti-gag (si un gag es un pastelazo de nata en la cara por sorpresa, pues el anti-gag seria un escopetazo en la cara y sesos desparramados por el suelo) y la negación, bueno aquí sería mas bien una interiorización del drama, una cortina de sueños. Pero no se me asusten que es todo bastante digerible.


En el plano técnico Araki logra lo que muchos qisieran, que no se note ni el escaso presupuesto, ni los agujerillos argumentales ni la inexperiencia de sus actores, bueno en el mundo del cine supongo que el tema fiestero drogata se aprende rápido. Cabe destacar a James Duval, habitual de Araki (The Doom Generation, Totally F***ed up y un piloto cancelado) y mas conocido como Frank, el Conejo de Donnie Darko. Incluso encontramos en el reparto a Ryan Phillippe, entonces apenas debutante en el cine, que se defiende en un excelente francés. (El Idioma, que tiene muchos idiomas esta película) (Y lo otro, también).
En fin, para divertirse, darle al coco intentando encajar ciertas cosas, y ante todo Una experiencia inolvidable.


@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica

No hay comentarios: