Boccherini: al otro lado del mundo

Boccherini: Minué al otro lado del mundo.

El diseño de la banda sonora de "Master And Commander" es de las mejores de la historia, parece creada especialmente para que dos ingleses se tomen el té con miel emmedio de una batalla naval. No menos es Boccherini, el maestro del cello, con una impresionante colección de tercetos, cuartetos y quintetos de cuerda y conciertos para cello para revindicar uno de los instrumentos mas injustamente tratados de la historia.

Pero porqué hablar de música si podemos escuchar la "Musica notturna delle strade di Madrid", en el fragmento central "Passacaglia"




Como habrán podido escuchar trata de un quinteto de cuerda, para dos violines, viola y dos violoncelos, siendo en este caso el 1er violoncelo el que lleva la melodía mientras los violines quedan relegados al pizzicato de comparsa -inicialmente- y la viola lleva la indicación de "imitando la guitarra" . Los interludios del violín 2º son ciertamente espectaculares, con un legato precioso.

Boccherini nació en el barroco pero toda su producción pertenece al periodo clásiclo italiano y gran parte de sus obra consiste en trios, cuartetos y quintetos de cuerda. Estos nombres no sólo se refieren a la formación e instrumentos sino que también refiere a una forma musical, un género por así decirlo. Estas obras constan usualmente de cuatro movimientos que Haydn estandarizó en un Allegro en forma sonata, un movimiento lento (un largo o un adagio), un Minué y finalmente un Rondó, todos en la tónica aunque con el tiempo y la evolución del clasicismo al romaticismo el tiempo lento podía ir en la dominante o subdominante o incluso el Minué como veremos a continuación.

Pese a su prolífica obra Boccherini es uno de esos autores que pasó casi desapercibido en su momento, quizá por viajar poco y quedar fuera de las cortes imperiales importantes como la de Viena o del Londres que consagró a Haydn. En lugar de eso trabajó en Madrid, de donde salió rebotado y sin patronos tras sus diferencias con Carlos III y acabó viviendo cerca de la Sierra de Gredos, donde moriría sin dejar mucha fortuna a su família. Su redescubrimiento empezó con uno de sus minuetos, un vestigio de la era barroca pero que aún tenía mucha guerra por delante y que Boccherini consagró para siempre con esta obra immortal:

Quinteto de Cuerda Op.11 nº5 en Mi Mayor (3er movimiento: Minué + Trio).



El minué es una de las formas musicales imprtantes mas primitivas, proviene de la época barroca (pongamos 1700 para simplificar),donde tenía un papel puramente secundario: lo que tocaban cuatro señores para que los demas bailaran, pero que con el tiempo evolucionó en una forma musical por derecho propio, con una evolución al margen de la danza y ganando terreno, longitud, complejidad y estructura, uno de los primeros casos en la historia de las formas musicales de 'selección natural' en la que algunas formas primitivas lograron traspasar el siglo XVIII y otras caian prácticamente en el olvido. Incluso cuando 150 años después los músicos preferían formas mas modernas como el Vals o el Scherzo, el Minué seguía siendo la socorrida opción para formar parte de sonatas,cuartetos y quintetos, sinfonías y variaciones como tiempo lento preferido, el 2º movimiento en una obra de tres, especialmente en la época clásica, o el 3º en una forma de cuatro, ya en la época romántica, moderna y siguientes, como ocurre en este quinteto de cuerda de cuatro movimientos.

Nobstante la virtud del minué radica en su sencillez y de forma abrumadora: una forma binaria, con solamente un tema de relevancia, siempre en compas ternario (tiempo de Vals para los no iniciados aunque mas lento) de una sola frase de longitud (o sea ocho pases de Vals) y repetido dos veces consecutivamente. Esta es la estructura del tema principal, muy simple y repetida para sensibilizar el oido con el tono principal (La Mayor en este caso) aunque el tema suele acabar siempre con un acorde de Dominante (Mi). Esta pequeña excursión tonal de la Tónica a la Dominante es una de las maniobras mas usuales de la música y de la que saldría posteriormente toda una forma de entender la música. Notar que la obra es el "Quinteto en Mi" pero que el tono principal de este minué es el La, cuya dominante es Mi. Una pequeña licencia.

Este primer tema al que llamaremos "tema A" se repite de cabo a rabo (notar como acabar en la dominante la primera vez nos resuelve de forma natural a la tónica al repetir el tema). Aquí aparece otro tema nuevo o "tema B" un tema muy breve de carácter episódico, apenas cuatro compases en tono menor (escala armónica de La menor, parece, aunque suena muy poco) que resuelven sobre el tema principal o tema "A" pero con una pequeña variación. Esta parte es ahora conclusiva y no suspensiva, por lo que en lugar de ir de la tónica a la dominante, debe terminar a su vez con la tónica. Por tanto la estructura tonal que antes era La-Mi ahora se convierte en La-La, oiéndose el Re natural en la melodía superior para reforzar el acorde de séptima de dominante Mi-sol#-Si-Re que resuelve -diferidamente- al perfecto mayor de Mi. Mas que una modulación a otro tono es otra pequeña excursión tonal sin presentar nada nuevo ni llegar a asentar completamente el tono de la dominante. Esta segunda subseccion, el tema B y la repetición alterada del tema A (llamémoslo tema A*) se repiten otra vez de cabo a rabo. Todo esto constituye lo que se llama "Exposición" o primera gran sección de la forma, cuyo caracter binario queda establecido por la presencia de dos temas solamente, en dos secciones repetidas dos veces.

La segunda gran sección del Minué es el Trio, un pasaje inicialmente "de paso" cuya función en la danza antigua era permitir el cambio de pareja o simplemente dar un descanso, pero que también alcanzó su madurez convirtiéndose en una sección del minué con caracter própio. utiliza esta vez Re Mayor como tono principal, una quinta menos que que la primera sección, un ritmo algo mas rápido, con frecuentes anacrusas y un fraseo precioso. Por lo demás, es un calco de la estructura del Minué: dos secciones repetidas, una conteniendo un tema principal "tema A" (o en este caso "tema C" para no liarse con el otro) que evoluciona de la tónica (Re) a la Dominante (La) y en la segunda parte un tema segundo o "tema B" (que mejor llamamos tema "D") que resuelve otra vez al "tema C" pero esta vez evolucionando de tónica a tónica para cerrar la sección, que podríamos llamar "tema C*"

La tercera sección del minué o Reexposición es simplemente un "Da Capo" o repetición literal de la Exposición, punto por punto, otra caracterísitca heredada de la danza en la que el Minué y el Trio se podrían repetir indefinidamente para tantas sesiones de baile como aguantara el cuerpo. En la obra musical no hay en este punto mas que una sola repetición del Minué, de la que generalmente se caen todas las repeticiones internas, aunque podría tener una variación final o Coda para darle mas brillo, especialmente en las obras mas largas y elaboradas.

Pues esto es lo que da de si una forma binaria. Aunque las buenas de verdad son las ternarias que tocaremos en breve.



Y Master And Commander es un peliculón que tuvo la desgracia de coincidir en los Óscar con El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey, que le puso las cosas imposibles. Aunque quizá fue porque Russel Crowe decide pasar la melodía al violín y dejar al doctor con un imposible rasgueo guitarrero con el violonchelo.


2 comentarios:

Mr. Lombreeze dijo...

Bueno, yo creo que el instrumento más injustamente tratado es la viola, pero esto es debate para otro día.
La película es estupenda. Uno de los pocos y últimos ejemplos de cine clásico con mayúsculas y de cine de género con todas las connotaciones positivas que eso conlleva. Lo del cello rasgueado es demasiado, jajaja, buenísimos (aquí la escena: http://www.youtube.com/watch?v=iZVN5Y6dtOk )
Amena explicación de la estructura del minué y su origen, el origen de gran parte de las formas musicales: bailar y darle alegría al cuerpo antes que al espíritu (eso vino después). Buen post, roboto.
Yo conocí la música nocturna madrileña por la versión de Xavier Montsalvatge para la serie de tv "Goya".

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Si pero también estaba la música sacra, con un propósito menos divertido y mas iluminado, mas antigua y venerada para que lo vamos a negar. Pero si, estos frívolos libertinos del minué si que sabían divertirse, ya lo creo.
Bien ahora que me he cargado las estadísticas del año, record mínimo de lectores en esta entrada, ya me quito la presión para publicar algo de calidad en adelante..