Principios Matemáticos de la Filosofía Natural

Philosophiae Naturalis Principia Mathematica
Isaac Newton (1687)


Por fin podemos leer traducido (Alianza Editorial, 2011) uno de los libros mas relevantes de la historia de la humanidad. Si, de estos hay muchos, pero si descartamos los malignos (La Biblia), los inútiles (Nostradamus) y los perdidos para siempre (como todo lo de Aristarco de Samos) nos quedan mas bien pocos. Y de todos ellos, pocos dan tantas respuestas certeras en ciencia y filosofía como este, ni dejan puesta la autopista del pensamiento filosófico moderno en una dirección tan interesante como la de ignorar la presencia de Dios en todas las cosas que hay sobre el universo.

En el libro primero "del movimiento de los cuerpos" Newton describe con precisión todos los elementos que intervienen en la cinemática, hidráulica y mecánica en general, muchos de los cuales había que inventar y -pese a la posterior crítica de Leibniz - dejar para futura explicación su orígen o propòsito en el universo. Empezando donde lo dejó Galileo, reafirmando su principio de Relatividad y dejándo las puertas abiertas a lo que vino después, Newton construye los sistemas de referencia inerciales para dar cabida a todos los fenómenos del movimiento, incluso las misteriosas fuerzas centrípedas, el movimiento de los sistemas de partículas y los caóticos devenires de las colisiones entre objetos. Es un placer para la lectura el poder explorar la forma de su razonamiento, construyendo la base de la física en su definición de cantidad de materia, cantidad de movimiento y esencias aceletatrices que, en sus muy diversas formas, convierten el azar en determinismo y la especulación en un hecho tan certero como el batir del péndulo.

En el libro segundo, del mismo título, Newton se adentra en el pantanoso mundo de las fuerzas represivas, el famoso rozamiento, desarrollando soluciones para todas las situaciones del libro primero pero bajo diversos supuestos. Entre ellos cabe destacar el rozamiento proporcional a la velocidad, el proporcional al cuadrado de la velocidad y diversas combinaciones de ellos. Además aprovechando el tema, incluye interesantes conclusiones sobre el movimiento de los fluidos en base a sus vorticidades y características de compresibilidad y visvosidad, conceptos que tardarían siglos en ser abordados en toda su extensión, y fenómenos ondulatorios como la reflexión y la refracción de ondas mecánicas en diversos entornos, puntos que mas tarde serían desarrollados en la teoría electromagnética de la luz.


Finalmente, en el libro tercero, "El Sistema del Mundo" Newton nos revela las claves para entender el campo de aplicación de los dos anteriores a una escala realmente grande. Partiendo de una filosofía de investigación y método empírico mas que de soluciones matemáticas, formula los postulados que acabarían sacudiendo todo el sistema del mundo tal como se conocía hasta el momento. Les refiero aquí un fragmento:

"Regla I: No deben admitirse más causas de las cosas naturales que aquellas que sean verdaderas y suficientes para explicar sus fenómenos. Ya dicen los filósofos: la naturaleza nada hace en vano, y en vano sería hacer mediante mucho lo que se puede hacer mediante poco. Pues la Naturaleza es simple y no derrocha en superfluas causas de las cosas.

[nota del blogger: ¿dónde está Dios?]

Regla II: Por ello, en tanto que sea posible, hay que asignar las mismas causas a los efectos naturales del mismo género. Como en el caso de la respiración en el hombre y en el animal, de la caida de las piedras en Europa y en América, de la luz en el fuego de la cocina y en el Sol, de la reflexión de la luz en la Tierra y en los Planetas

[nota del blogger: ¿dónde está Aristóteles?]

Regla III: Han de considerarse cualidades de todos los cuerpos aquellas que no pueen aumentar ni disminuir, y que afectan a todos los cuerpos sobre los cuales es posible hacer experimentos. [nota del blogger: ¿Alguien ha dicho "experimento"? ]

....
Regla IV: Las proposiciones obtenidas por inducción a partir de los fenómenos, pese a las hipótesis contrarias, han de ser tenidas, en filosofía experimental, por verdaderas exacta o muy aproximadamente, hasta que aparezcan otros fenómenos que las hagan o mas exactas o expuestas a excepciones Debe hacerse esto para evitar que el argumento de inducción sea suprimido por las hipótesis"

Así introduce la generalización de las leyes del movimiento a todos los planetas, satélites y cometas que veíamos en los cielos, negando la fuerza divina en la relojería celeste, rechazando que las cosas del cielo sean diferentes a las de la tierra y poniendo punto final al argumento platónico y cristiano del universo, a la vez que lanzando el desafío a intentar mejorar su hipótesis sobre las órbitas planetarias. Acompañan al libro los apuntes y tablas de observación de Halley sobre los avistamientos de su misterioso cometa, los nodos circunlunares y las explicaciones a los errantes según el modelo de Kepler.

Al final podemos observar también una pequeña matización, para ahorrarse problemas, en la que explica "Dios es Uno, el mismo siempre y en todo lugar, en él se hallan contenidas y se mueven todas las cosas pero sin mútua interferencia. Dios nada sufre por el movimiento de los cuerpos, éstos no experimentan resistencia alguna por la omnipresencia de dios. "

Después de salvar su alma con este cierrre, el mundo ya estaba preparado para empezar a pensar en un lenguaje nuevo, inédito desde la quema de la Biblioteca de Alejandría, en la que elas personas y no los sacerdotes podrían tener en su mano entender por fín el Sistema del Mundo. O como nos recuerda en su prólogo del libro:

"Pues no está permitido a un mortal tocar mas de cerca a los Dioses"
Edmund Halley [@@@@@ ]

1 comentario:

Mr. Lombreeze dijo...

Jajajaja, "malignos", jajaja, que ca**n...
Ostras con la matización final, qué buena!, creo que me la voy a agenciar para mi blog con algunas modificaciones, para personalizarla un poco.

"Dios nada sufre por DG&L. Los Gusanos no experimentan interés alguno por la omnipresencia de Dios. " jajajaja.

El libro de Newton creo que es mucho tomate para mi cerebelo de cromañón...