¿verdugos? toma tres tazas

Queridísimos Verdugos
Basilio Martín Patino (1977)


Hoy pensaba publicar algo mas alegre, Blancanieves o algo así. Pero estoy de cabreo así que a repartir mal rollo. Para el que no lo sepa, los protagonistas de este documental son Antonio Lopez Sierra, verdugo titular de la Audiéncia de Madrid (activo 1949-1974), Vicente Lopez Copete (activo 1953-1974), matarife de Catalunya, Aragon y Navarra, y Bernardo Sanchez Bascuñana (activo 1940-1972), funcionario de traspasar a eternidad para la audiencia de Sevilla y sur de España.

Este documental, que no vió la luz hasta la razonable fecha de 1977 tras el esperado "hecho biológico" pero se rodó en 1971, cuando los tres funcionarios mencionados estaban en titularidad de sus cargos, previa a la abolición del garrote por las cortes democráticas y previas también al último capítulo de la crónica de las ejecuciones de la España Negra, léase las ejecuciones de Puig Antich (finado por Lopez Sierra en Barcelona)y la de Heinz Chez, perpetrada por el novato sucesor de Bascuñana -fallecido el año anterior- de la que se rumorea que fue una carniceria y del encarcelamiento de Copete por estupro -eufemismo para el abuso de menores- y que llevó a su cese fulminante como funcionario. Los tres últimos verdugos del siglo y esperemos que para siempre.

Con este contexto en mente, Martín Patino les lió a los tres para participar en una película a modo de homenaje - de ahí el título, que ahora se antoja bastante risible - y por lo que cuenta uno de ellos "hacer una pinícula por el asunto de la manteca, y por la gratificación que nos dan ellos, o tampoco lo haríamos." Así que fueron reunidos en una bodega para hablar libremente y responder algunas preguntas sobre su oficio, situaciones y macabras curiosidades en las docenas de ajusticiamientos y otros tantos años ejercidos por cada uno.


De este montaje clandestino, ya que ni en broma podría ver la luz en una dictadura que agitaba sangrientos coletazos con sus últimos estertores, salio un documental con apenas nada mas, un par de añadidos de doctores y abogados relacionados con alguno de los casos mas notorios y usualmente sangrientos del bandidaje español para acompañar este retrato de los ejecutores, de la españa franquista y con sus peculiares puntos de vista, o como dice uno de ellos: "yo estoy contra la pena de muerte, pero algunos es que hay que matarlos".

En su mayoría fueron analfabetos, soldados en la guerra civil o en la división azúl, con historial presidiarios por tal o cual razón, trileros, atracadores, confidentes, timadores o extraperlistas según la época y el lugar, que tuvieron la immensa suerte de poder acceder a un funcionariado vitalicio y derecho a una gratificación por desplazamientos y cuidado de los hierros, por trabajar no mas de diez dias al año. Alguna excepción hay de verdugo - o administrador de justicia, como rezaba uno en sus tarjetas de visita - algo mas releído e interesado en la filosofía, que atribuye su vocación a un mandato divino y a una visión mística de la vida, pero el puro pragmatismo del trabajo remunerado fue el movil mas habitual, y por salarios de 500 pesetas entraron a formar parte de la negra historia de las ejecuciones de la época que no distinguian a los salteadores de caminos de los crímenes políticos.

Discutiendo quien hace el desplazamiento a Valencia

En fin, el documental en sí podría pasar por un trabajo de rodaje de aficionados, cámara al hombro y edición minimalista, música y rotulado como extra pero con un excelso trabajo de documentación sobre algunos de los casos mas comentados de la época, y en cierta medida del maquillaje que el régimen del generalísimo sometió a su proceso de ejecución para darle todos los vises de legalidad, que no de legitimidad. Pero la experiencia de ver a los tres verdugos recientes mas activos charlando amistosamente entre si, contando batallitas y anécdotas sobre tal o cual persona, la verdad es que no tiene precio. Y lo que en su momento podría ser un reportaje de actualidad - de haberse permitido - ahora nos depara una fotografía histórica de una época que por mas lejos que esté, nunca será suficiente.

Martín Patino tiene un par mas de cosas interesantes que espero comentar pronto, pero lo que me viene ahora a la cabeza es "Salvador [Puig Antich] (Manuel Huerga, 2006) que no me convenció mucho ni por la forma de contar la historia, el estilo de dirección y producción en general ni la superficialidad con que trata a los personajes, pero que precisamente es el capítulo que falta a este documental para cerrar los últimos años de dictadura y la última gratificación para el verdugo, que aparece también fielmente retratado gracias a este trabajo anterior de Basilio Martín.

Kurosawa y los Zombies

Los Sueños de Akira Kurosawa
Akira Kurosawa (1990)


Siempre me ha dado mucha cosa enfrentarme a películas oníricas, surrealistas y sin una guia clara. Por malas experiencias, por cansancio y porque el botón del FF; se hace muy grande y vistoso a la que el tema se diluye en fantasías visuales. Entre otros, las obras mas fantasiosas de Buñuel y Fellini han sido mis catástrofes particulares, fuente de mis fobias cinematográficas y del chileno Jodorowsky me reservo mi opinión para mas alante. Pero Kurosawa no podía fallarme, y no lo hizo.

Si bién no la definiría como representativa de su obra, punto álgido en su carrera ni de gran influencia en el cine, esta maravilla en ocho capítulos supera las barreras argumentales para proporcionar una experiencia casi religiosa del credo, un tanto hippie, de los sueños del gran creador japonés. Aunque algunas partes tengan mas de pesadilla que de otra cosa. Un retrato de los muchos temores y sencillos placeres con los que se identificaría cada vez mas gente, desde el peligro de un infierno radiológico (léase Tepco y su pésima gestion del subestimado 'incidente' de Fukushima) hasta la cada vez mas notoria degradación de la calidad de vida. No es que sea una visión lúcida, privilegiada ni profética, no en una era tan moderna en la que todo tiene arreglo pagando cierto precio, pero sigue de tremebunda actualidad y es perfectamente razonable en su contexto.

A margen de cuales fueran las motivaciones o sentimientos en 1990, estamos ante una majestuosa representación visual, sonora y casi con olores y sabores que no tiene desperdicio alguno. Grande, emocionante y con un gusto por el color y la composición que le haría saltar las orejas a Van Gogh. Una obra muy recomendable en ocho fragmentos coleccionables que describo a continuación con los 'cromos' que son mas que apropiados para esta ocasión.

1.- El descubrimiento


2.- La decepción


3.- El Miedo


4.- La Guerra


5.- La Belleza


6.- El infierno



7.- El infierno después del infierno


8.- La Vida


Fotografía y banda sonora de lujo, exquisita dirección artística en todos los episodios y hasta algo tan extraño en Kurosawa como los efectos visuales y especiales tienen aquí una nutrida representación de la mano del coproductor Spielberg y su ILM. Filosofía altamente recomendable, pese al tiempo y la distancia, y mas de actualidad que nunca. Un momento ideal para repescar el que fuera casi el testamento vital de este gran artista, que seguramente habría tenido algo que decir acerca de la chapuza de Fukushima.


Tema del que se tendría que hablar mas por cierto, un poco de viento del norte y quizá la próxima película de zombies a lo '28 dias después' la podrían rodar en Tokyo, con treinta y tantos millones de figurantes gratis. Asi que podemos ir de alemanes e ir quitando nucleares ahora que podemos, o practicar el deporte nacional, que es no hacer nada y rezar para que, cuando algo pete, se le pueda echar la culpa a otro.

Por cierto, menudo Van Gogh se han buscado. ¿lo conoceis?



@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa

@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica

Boccherini: al otro lado del mundo

Boccherini: Minué al otro lado del mundo.

El diseño de la banda sonora de "Master And Commander" es de las mejores de la historia, parece creada especialmente para que dos ingleses se tomen el té con miel emmedio de una batalla naval. No menos es Boccherini, el maestro del cello, con una impresionante colección de tercetos, cuartetos y quintetos de cuerda y conciertos para cello para revindicar uno de los instrumentos mas injustamente tratados de la historia.

Pero porqué hablar de música si podemos escuchar la "Musica notturna delle strade di Madrid", en el fragmento central "Passacaglia"




Como habrán podido escuchar trata de un quinteto de cuerda, para dos violines, viola y dos violoncelos, siendo en este caso el 1er violoncelo el que lleva la melodía mientras los violines quedan relegados al pizzicato de comparsa -inicialmente- y la viola lleva la indicación de "imitando la guitarra" . Los interludios del violín 2º son ciertamente espectaculares, con un legato precioso.

Boccherini nació en el barroco pero toda su producción pertenece al periodo clásiclo italiano y gran parte de sus obra consiste en trios, cuartetos y quintetos de cuerda. Estos nombres no sólo se refieren a la formación e instrumentos sino que también refiere a una forma musical, un género por así decirlo. Estas obras constan usualmente de cuatro movimientos que Haydn estandarizó en un Allegro en forma sonata, un movimiento lento (un largo o un adagio), un Minué y finalmente un Rondó, todos en la tónica aunque con el tiempo y la evolución del clasicismo al romaticismo el tiempo lento podía ir en la dominante o subdominante o incluso el Minué como veremos a continuación.

Pese a su prolífica obra Boccherini es uno de esos autores que pasó casi desapercibido en su momento, quizá por viajar poco y quedar fuera de las cortes imperiales importantes como la de Viena o del Londres que consagró a Haydn. En lugar de eso trabajó en Madrid, de donde salió rebotado y sin patronos tras sus diferencias con Carlos III y acabó viviendo cerca de la Sierra de Gredos, donde moriría sin dejar mucha fortuna a su família. Su redescubrimiento empezó con uno de sus minuetos, un vestigio de la era barroca pero que aún tenía mucha guerra por delante y que Boccherini consagró para siempre con esta obra immortal:

Quinteto de Cuerda Op.11 nº5 en Mi Mayor (3er movimiento: Minué + Trio).



El minué es una de las formas musicales imprtantes mas primitivas, proviene de la época barroca (pongamos 1700 para simplificar),donde tenía un papel puramente secundario: lo que tocaban cuatro señores para que los demas bailaran, pero que con el tiempo evolucionó en una forma musical por derecho propio, con una evolución al margen de la danza y ganando terreno, longitud, complejidad y estructura, uno de los primeros casos en la historia de las formas musicales de 'selección natural' en la que algunas formas primitivas lograron traspasar el siglo XVIII y otras caian prácticamente en el olvido. Incluso cuando 150 años después los músicos preferían formas mas modernas como el Vals o el Scherzo, el Minué seguía siendo la socorrida opción para formar parte de sonatas,cuartetos y quintetos, sinfonías y variaciones como tiempo lento preferido, el 2º movimiento en una obra de tres, especialmente en la época clásica, o el 3º en una forma de cuatro, ya en la época romántica, moderna y siguientes, como ocurre en este quinteto de cuerda de cuatro movimientos.

Nobstante la virtud del minué radica en su sencillez y de forma abrumadora: una forma binaria, con solamente un tema de relevancia, siempre en compas ternario (tiempo de Vals para los no iniciados aunque mas lento) de una sola frase de longitud (o sea ocho pases de Vals) y repetido dos veces consecutivamente. Esta es la estructura del tema principal, muy simple y repetida para sensibilizar el oido con el tono principal (La Mayor en este caso) aunque el tema suele acabar siempre con un acorde de Dominante (Mi). Esta pequeña excursión tonal de la Tónica a la Dominante es una de las maniobras mas usuales de la música y de la que saldría posteriormente toda una forma de entender la música. Notar que la obra es el "Quinteto en Mi" pero que el tono principal de este minué es el La, cuya dominante es Mi. Una pequeña licencia.

Este primer tema al que llamaremos "tema A" se repite de cabo a rabo (notar como acabar en la dominante la primera vez nos resuelve de forma natural a la tónica al repetir el tema). Aquí aparece otro tema nuevo o "tema B" un tema muy breve de carácter episódico, apenas cuatro compases en tono menor (escala armónica de La menor, parece, aunque suena muy poco) que resuelven sobre el tema principal o tema "A" pero con una pequeña variación. Esta parte es ahora conclusiva y no suspensiva, por lo que en lugar de ir de la tónica a la dominante, debe terminar a su vez con la tónica. Por tanto la estructura tonal que antes era La-Mi ahora se convierte en La-La, oiéndose el Re natural en la melodía superior para reforzar el acorde de séptima de dominante Mi-sol#-Si-Re que resuelve -diferidamente- al perfecto mayor de Mi. Mas que una modulación a otro tono es otra pequeña excursión tonal sin presentar nada nuevo ni llegar a asentar completamente el tono de la dominante. Esta segunda subseccion, el tema B y la repetición alterada del tema A (llamémoslo tema A*) se repiten otra vez de cabo a rabo. Todo esto constituye lo que se llama "Exposición" o primera gran sección de la forma, cuyo caracter binario queda establecido por la presencia de dos temas solamente, en dos secciones repetidas dos veces.

La segunda gran sección del Minué es el Trio, un pasaje inicialmente "de paso" cuya función en la danza antigua era permitir el cambio de pareja o simplemente dar un descanso, pero que también alcanzó su madurez convirtiéndose en una sección del minué con caracter própio. utiliza esta vez Re Mayor como tono principal, una quinta menos que que la primera sección, un ritmo algo mas rápido, con frecuentes anacrusas y un fraseo precioso. Por lo demás, es un calco de la estructura del Minué: dos secciones repetidas, una conteniendo un tema principal "tema A" (o en este caso "tema C" para no liarse con el otro) que evoluciona de la tónica (Re) a la Dominante (La) y en la segunda parte un tema segundo o "tema B" (que mejor llamamos tema "D") que resuelve otra vez al "tema C" pero esta vez evolucionando de tónica a tónica para cerrar la sección, que podríamos llamar "tema C*"

La tercera sección del minué o Reexposición es simplemente un "Da Capo" o repetición literal de la Exposición, punto por punto, otra caracterísitca heredada de la danza en la que el Minué y el Trio se podrían repetir indefinidamente para tantas sesiones de baile como aguantara el cuerpo. En la obra musical no hay en este punto mas que una sola repetición del Minué, de la que generalmente se caen todas las repeticiones internas, aunque podría tener una variación final o Coda para darle mas brillo, especialmente en las obras mas largas y elaboradas.

Pues esto es lo que da de si una forma binaria. Aunque las buenas de verdad son las ternarias que tocaremos en breve.



Y Master And Commander es un peliculón que tuvo la desgracia de coincidir en los Óscar con El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey, que le puso las cosas imposibles. Aunque quizá fue porque Russel Crowe decide pasar la melodía al violín y dejar al doctor con un imposible rasgueo guitarrero con el violonchelo.


Demoliciones Programadas (1): The Complete Ousiders

The Outsiders (Versión ultra-mega-extendida)
F.F. Coppola (1983)

Me sorprendió ver que la versión extendida de esta película tenía como 1h de más, lo que prácticamente le dobla el metraje, y de como el replanteamiento de la banda sonora convierte una película bastante desangelada y envejecida en algo prácticamente nostálgico y homenajeador, mucho mas simbólico y evocativo que la peli de aventurillas que vimos hace tanto tiempo. Así que manos a la obra. Definimos Demolición programada como

"Dícese de hacer una peli sabiendo que no quedará bien, pero al carajo con todo."

Bueno, quizá no tanto, pero casi. Coppola aún me merece un respeto y adaptar una novela juvenil implica hacer una película juvenil sin demasiadas exigencias, llenarla de casi-actores y salir del paso con el buen trabajo de dirección. Así que tampoco hablaríamos de un fracaso, pero si de cierta despreocupación y poco que se salve de una revisión minuciosa.

Porque si en alguna cosa falla la película, la original y este novedoso autoremake, es en poner de manifiesto todas las flaquezas, todos los recursos argumentales forzados y pillados por los pelos, todas las trampas y estereotipos de novela de primaria (que ahora sería de secundaria, supogno) y exponerlos ante la cámara en toda su estupidez. Bueno, se le puede llamar ser literal pero no comparto este tipo de interpretaciones. El tinglado es demasiado evidente y lo que podría colar en una novela, siendo generosos, queda muy expuesto y sobreconducido. La dirección de Coppola como siempre nos tiene acostumbrados, concisa y directa, a menudo con esos planos casi perfectos que le caracterizan, y el fondo de armario no es malo, todo el trasfondo tiene referentes universales y atemporales que se pueden aprovechar para una docena de películas, pero quizá todo el guión es demasiado literal para hacer una peli redona.




Del reparto mejor ni hablamos, imposible buscarle algo de profundidad salvo a quizá los mas veteranos y que aparecen menos en pantalla. Tanto es así que que cuando hay alguna escena algo mas currada, siempre de la mano de Swayze o Dillon, parece una sátira de lo mal que encaja dentro del conjunto. Una generación perdida en toda regla. Eso si, estética molona y excelente caracterización barriobajera, y tanto tabaco, alcohol y gomina que seguramente hoy en día se ganaría la calificación de +18 suponiendo que tal cosa fuera realizable. Es entendible entonces que se cargasen prácticamente media película para pasar el trago lo mas deprisa posible y no pecar de pretenciosidad malograda. Porque lo habría sido.

Lo que es extraño porque los trocitos de película que faltan la hacen bastante mas interesante. Quitar importancia al personaje principal y repartir el peso crea una atmósfera bastante mas peliculera, permite dar mas sentido a papeles que de otro modo apenas tenían una aparición y no contribuian para nada, y almenos da algo de tiempo y de contexto antes de ir al rollo de siempre. Es una mejora en toda regla, especialmente cuando se valora conjuntamente con la otra gran mejora.


En este caso, el remontaje de la banda sonora: de no tener a tener todo un recital de country añejo para convertir la peliculilla de aventuras marginales en lo que es la novela, todo un recuerdo borroso narrado en el fluir de una autobiografía con fines expiatorios. Cambia totalmente la forma en que se ve y se valora la película y da sentido extra al metraje nuevo. Este cambio de carácter la hace menos demolida y también menos programada, un lavado de cara interesante. Pese a que prefiero cuando se hace bién a la primera.


No ha estado mal ver esta remodelación en profundidad. Le sube una arroba. Y le subiría otra de haber quitado el cameo de Sofía. Pero hay cosas que no se pueden cambiar: tanto a T. Howell como a Maccio le faltaban unos años para hacer algo medianamente decente y esto pedía mucha tralla actoril, la maestría de Coppola está bastante limitada por el conjunto y esta novela, que podría ser la base de una historia mas que interesante, seguirá siendo recordada por pocas cosas buenas, una puesta de sol y los versos de Robert Frost, tan bellos en su origen como mal traducidos en cualquier idioma, sea doblado o subtitulado. Sic Transit Gloria Mundi.




@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica