De androides y ratones: Disney Compra Lucasfilm

 Disney compra Lucasfilm




Si amigos y amigas, a partir de ahora todo el material de Star Wars de nueva creación será gestionado por el mónstruo del entretenimiento familiar que es Disney. La compra por 4 mil millones de dólares dará a Disney el control absoluto de la franquicia a cambio de respetar, mas o menos, las lineas generales sobre las que se ha desarrollado en los últimos 36 años. Una medida que, segun las partes, garantiza el futuro desarrollo de la saga estelar aunque Lucas se jubile y viene avalado por otras aventuras similares de Disney como la adquisición de Marvel, de la que han salido películas mas o menos decentes y con amplio financiamineto.



Pese a la sorpresa inicial al conocerse la noticia, al cabo de 30 segundos me pareció lo mas lógico del mundo. Tan natural como la evolución de la saga cinematográfica en la última década. Reorientada a captar nuevas generaciones de audiencia infantil mas que a contentar a los frikis que crecieron con Han Solo, con personajes infantilizados como el famoso J.J. Binks, - a su lado hasta Dumbo es un personaje dramático - y  siempre con la vista puesta en el futuro mercadeo de muñequitos e implementos para todas las edades.


Visto así, es una decisión de los mas lógica, pues la experiencia que tiene Disney sobre el mercado de distribución no sólo de películas sino de sus derivados la hace una compañía ideal para explotar la marca. Su experiencia en hacer películas solo está empañada por su orientación casi excluyente al público júnior, lo que es una cuestión mas de gustos y orientación comercial que de capacidad, y aquí está el punto porque la orientación comercial de la última trilogía del ranchero ya estaba derivando peligrosamente a ser un producto de consumo muy poco generoso con los que disfrutamos de sus primeras películas.

Así que la lógica de negocio es un tema, pero a mi no me tiene precisamente contento. No esperaba que Lucas cambiara de parecer a estas alturas pero esta noticia supone, mas que un cambio, la continuación de un esquema que me deja algo fuera. Encontré mucha mas continuidad en su cuarta entrega de Indiana Jones (pese a sus detalles malos), que parecía pensada para complacer a su público antíguo, que en su segunda trilogía de las estrellas que parecía pensada para enganchar preadolescentes y al diablo con los  demás. Ahora tendremos una nueva trilogía basada en los hijos de Han Solo así que vuelta a empezar con los niños como protagonistas y seguramente algun nuevo vehículo que vender en las jugueterías. Solo cabe esperar que el planteamiento general esté mejor estructurado en contenidos y acción.

Lo que me lleva a pensar, ¿llevo casi cuatro años con este blog y ni una palabra de Star Wars? creo que va siendo hora de arreglar esto.

Este año el monográfico de Navidad será  ¡Star Wars!

 ¡De Nada!

Paranormal Activity IV

Paranormal Activity 4

Joost/Schulman 2012

Tras desvelarse como una de las películas sorpresa de la Maratón del sábado 13 me supo mal tener ya las entradas porque no he seguido para nada la saga esta, y pude comprobar que con razón. Ser el referente en "Terror Mainstream" no es precisamente un elogio, pues este género no es mas que una película de sustos con algunas muertes muy asépticas y un par de escenas de acongoje muy limitadas para no crispar demasiado al personal. O sea todo lo contrario al cine de terror. Una vulgartización del género para todos los públicos (adultos claro) pero sin pizca de sangre, muertes horribles o terror psicológico realmente duro. Nada que no pueda digerir una pareja casual que ha llegado tarde a ver la chorrada de Sandra Bullock o se ha equivocado de sala.

Al principio debo reconocer que no me pareció nada mal. Amena, entretenida, con cierto suspense implícito gracias a dos niños muy espeluznantes (la parte 'creepy' de la película), dos adolescentes friki-tecnológicos pasables y un par de escenas de tensión psicológica interesantes. Además cuenta con un par de homenajes a los clásicos del género del teror y la casa encantada como son El Resplandor oPoltergeist para citar los mas evidentes. Pero esto funciona media hora, y desde allí se arrastra a base de repetirlo una y otra vez, un mas de los mismo alarmante y que te priva de gozar de un mal susto, pues es imposible asustarse cuando estas bostezando y mirando el reloj. Pequeños guiños a las nuevas tecnologías, un gato de internet y cuatro gags que van desinchando el balón lenta pero inexorablemente, hasta que uno realmente piensa si no seria mejor echarse una siesta hasta que realmente empiece a pasar algo interesante. Cosa que no sucede hasta el mismísimo final, unos diez minutos de los que se salvan dos. Avalancha de sustos (o mejor, de no-sustos) y un final tan incierto e inexplicable como todo lo demás.

Así que despues de la experiencia no puedo mas que agradecer haberme perdido esta saga, que aporta poco o mas bien nada a un género muerto antes de empezar. Hasta la avalancha de terror coreano y horripilantemente repetitivo se me antoja mas apetecible que perder dos horas buscando lo que no hay, oyendo los gritos de pánico de los que se equivocaron de sala y los bufidos de decepción del resto del público.

Por cierto, en esta sesión fuimos informados que seríamos grabados para usos comerciales, ante los cuales renunciábamos a cualquier derecho ante Paramount y sus herederos legales etc etc y que quien no estuviera de acuerdo que se fuera de la sala. Esta soberana gilipollez pensada mara el márketing viral y estas chorradas sirve para hacer videos como este Paranormal Activity 4 Audience Reaction en el que si los que chillan no son actores es que son, efectivamente, los que fueron a ver a Sandra Bullock y se liaron de sala. O les regalaron entradas a perfiles selectos, ya que la película es para huir corriendo pero no precisamente por su capacidad terrorífica sino por el fracaso total de una saga que está mas que muerta en un género que nunca ha existido.


@ Absurda 
@@ Inofensiva 
@@@ Peligrosa 
@@@@ Terrible 
@@@@@ Catastrófica

Kitano's Outrage Beyond


Outrage Beyond

Takeshi Kitano, 2012

El regreso de Kitano al cine de Yakuzas ha resultado mas complicado de lo que parecía.  Lejos de caer en los clichés que él mismo ayudo a crear, esta propuesta tiene un aire totalmente diferente a sus trabajos primitivos en este campo. Muy lejos quedan las historias ultraviolentas de Brother, el lenguaje visual sugerente y rebuscado de Hana-bi o sus trabajos anteriores de katana fácil y poco discurso. Esta película, sin ser vistosa y careciendo de muchas cosas que me gustan de Kitano, tiene su propio discurso y su particular forma de reescribir el género. Como "El Padrino III" no es de esperar que guste mas que sus precursoras porque no es una continuación sino una evolución del personaje y del género. Nuevos tiempos hasta para la mas tradicional yakuza.

Así que descartadas las esperanzas en la carniceria gratuita y los tópicos al uso encontramos una película altamente ilustrativa del crímen organizado del S.XXI; burócratas y mangantes de traje negro que conducen un Mercedes y sacan provecho mas de la corrupción política que de sus tradicionales actividades en los barrios bajos. Ahí aparece Beat Takeshi para representar la vieja guardia, el soldado leal con apego a las tradiciones y al honor y cómo se enfrenta a esta nueva situación cuando sale la cárcel. Las nuevas técnicas mafiosas y policiales tienen poco que ver con las de antaño, muchas apariencias pero la realidad financiera y política es ahora la base de todo lo que antaño fueran trapicheos y crímenes peliculeros. Sin honores ni lealtades mas que al dinero, es aún mas complicado discernir entre quienes son o no son un peligro para la sociedad y para que sociedad trabaja exactamente la policia o la yakuza.

Gris claro, gris oscuro. Los dos únicos colores que vais a ver.


Puesto en claro lo que hay y lo que no hay, la película exige muchas dosis de atención para seguir los complicados planteamientos organiativos, jugadas y contrajugadas y cambios de escena para entender qué demonios se llevan todos entre manos. Hay algunos momentos que cansa y que uno preferiria ver a Takeshi sacándole las tripas a unos cuantos sólo para reducir personajes y acelerar la trama. Pero es que realmente lo único que tiene relevancia al final es presentar este nuevo escenario y relegar las luchas y batallitas a su posición real actual: castigar delitos dentro de la 'familia' y dejar que los abogados lleven los negocios. Tal es la fidelidad a estos planteamientos que cuesta encontrar escenas de acción dignas de Kitano, que las hay, pero muy dispersas.

Así que no le voy a dar una mala nota a la película, ni decir que está desalineada con su trayectoria, pero mucho me temo que no tiene muchas cosas que gustan a los que les gusta Kitano. O esto o empezamos a entender que el cine de mafias tiene pocas metralletas y muchos burócratas. O Que la yakuza está tan 'corrupta' internamente como su versión legal que es la política. O que las tradiciones se pierden hasta en el infierno. Pero tampoco le voy a honrar con una buena nota porque llega a hacerse pesada, hay demasiado metraje puesto en detalles poco relevantes y Kitano se reserva mucho para lo que ha sido en el género. No tiene la música ni el color ni el feeling visual mas que asfalto, coches de lujo y hombres de negro. Tan fria y deprimente como los negocios.

Y ahora me voy a poner Kill Bill para compensar el bajón. 

EDICION (26/10) Hace un rato escucho en la radio una noticia que me pareció sacada de esta película. Lo compruebo e voilá: otro caso de corrución Yakuza en el gobierno de Japon. En efecto, tan real como El Padrino III.
 



@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica

El Drácula de Argento

Dracula 3D

Dario Argento, 2012



No voy aquí a explicar quién es Dario Argento y porqué es uno de los favoritos del terror europeo. En este caso voy a explicar solamente la propuesta mencionada: crear una versión de Drácula, con los cambios contextuales necesarios para que no sea un remake de una historia mil veces contada, y recrear el aspecto del terror clásico de la Hammer en 3D. Este es el legítimo propósito de una película que se gana a pulso el adjetivo de 'bizarre', y que Argento se molestó en presentar en Sitges en ambas sesiones, no solo en la gala del Melià sino también en la mas íntima repeticion en el cine Retiro, un oscuro y lluvioso anochecer con lobos aullando en la lejanía.

Este oxímoron de hacer algo clásico en 3D se explica con una composición muy original donde el 3D se mete "para adentro" en lugar de "para afuera". O sea que nada de cosas flotando fuera del plano de la pantalla, dejar de una vez en paz la 4º pared pero en cambio dotando de mucha profundidad lúgubre a todos los interiores. En cuanto a los exteriores, la idea es crear un "diorama" de profundidades absurdas donde los protagonistas estén a menudo alejados del primer plano y el fondo sea el equivalente digital del clásico "fondo mate", de igual senzillez y sugiriendo distancias también absurdamente lejanas.

El experimento es exitoso en general, especialmente en las partes de interior y en todos los enfoques estáticos. Desafortunadamente no se puede decir lo mismo del 3D en movimiento en los primeros planos, que dista mucho de la perfección. Consideraciones técnológicas aparte, la fotografía y el trabajo de iluminación en particular estan ok, ojo, si no sacamos la lupa ni buscamos una perfección técnica que nunca ha sido la marca de la casa del terror primigéneo.

Por otro lado la historia de este Drácula no es muy diferente a muchas cosas de Argento, terror clásico, básico y a su manera, en este caso alejándose del nosferatu apolillado o el vampirillo cool con ansias de dominar el mundo y en cambio convertirlo en un personaje mas humanizado y consciente de su propia degradación moral, de los que se autodefinen como un "cadáver maldito y putrefacto". Otro de los cambios sustanciales es dejar el rol protagonista a Mina en lugar del tradicional Johnathan Harker, cosa que es de agradecer porque dicho papel se lo adjudicó Unax Ugalde (hubo gritos de pánico en la sala, para que digan que el cine no da miedo hoy en dia) pero en un papel meramente decorativo.


Van Helsing, otro papel de secundario de lujo para el gran Rutger.
 Lo mejor de todo, aparte del experimento del 3D, el pequeño papel de Rutger Hauer como Van Helsing.
La aparente sencillez del trabajo y lo bien que domina Argento el terror primordial de mordisco y chorretones de sangre. Terror sucio y visceral sin complicaciones argumentales, sin apetencias de cuadrar el guión ni justificaciones absurdas mas allá de lo esencial.

Lo peor, que realmente hay que tener aguante para ver otra vez otra versión de Drácula. Especialmente se podrian haber ahorrado la parte de presentación de personajes (¿hay alguien en el mundo que no sepa quién son Lucy o Renfield?). Los cambios argumentales no son predecibles pero tampoco sorpresivos, y el final se resuelve a la brava sin apenas molestarse en crear y sostener el clímax. Síndrome de la falta de líquido en fase de rodaje vamos. Vale que el final de Drácula pocas veces puede ser novedoso, a menos que se busque la parodia, pero este no es para lucirse precisamente.

Así que como valoración final es un experimento que puede calificar de interesante, sorpresivo y visualmente sugerente, pero me costaría mucho recomendarlo de forma generalista, como un punto del terror europeo o como revisión necesaria del imaginario Drácula. Nobstante si que la recomiendo a todos los incodicionales de Argento, estudiuosos del 3D, fans de las hemorragias mal curadas y a toda la generación de subnormales que piensa que los vampiros son jovenes modernillos, insomnes y repeinados con poderes de x-men y una dieta rara. ¡Que son vampiros, joder!  ¿O también os parece 'cool' Vlad el Empalador?


 

@ Absurda 
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible 
@@@@@ Catastrófica

Nazis en la Luna: Iron Sky

 Iron Sky

Timo Vuorensola (2012)

O como reza el subtítulo, los Nazis de la Cara Oculta de la Luna. Un resumen del argumento sería este:

"1945: ante la inminente derrota, un grupo de Nazis de alto nivel huye a refugiarse en su base lunar secreta. 2030: En la campaña de reelección a la casa blanca, la presidenta quiere ser la primera en mandar a un "Negro" (sic) a la luna."

Dicho esto, ya podeis imaginar que la coherencia, verosimilitud y corrección factual no es el propósito dominante de la película, sino echarse unas risas a costa de todo. Pero lo sorprendente es que esta frikada no es precisamente un producto de bajo presupuesto, medios artesanales o guiñapos digitales. Al contrario, este proyecto recaudó casi 700.000€ de internet usando el "Crowd Funding" de un presupuesto que roza los 7,5M y que por tanto goza de efectos especiales a niveles de superproducción de 1995 por decir algo. No menos, la excelsa ambientación steampunk, uséase moderneces a base de máquinas de vapor y engranajes, resulta de lo mas entretenida. Nunca me ha parecido que este género diera para nada mas que la comedia (o una ficción histórica realmente verosímil, que no suele ser el caso) pero si en un lugar resulta apropiado es justamente aquí.

El tono además es bastante sarcástico, denigra por igual al nazismo como a los despropositos de la UN y la política electoralista, que da para mas de un chiste comparativo con la situación actual del putiferio político. El humor es de brocha gorda, expeditivo y explícito, quedando las sutilezas para la banda sonora. Una composición original acorde al tono militarista, industrial, oscuro y algo nazi perpetrada por Laibach (investiguen a su propio riesgo) en base a temas propios originales y adaptaciones ad hoc de Wagner y otros momentos clave de la épica aria. Por tanto el diseño de producción lo es todo menos casual, barato o de cartón-piedra, al contrario es un monumento a la claridad de ideas y un tributo a la diversión del espectador.


Para el final dejo el reparto, ya que este sí es puramente circunstancial. Está sacado principalmente del cine europeo, principalmente alemán, y cuyo máximo mérito fue cruzarse con Wolfgan Petersen en alguna fiesta benéfica. Solamente vale la pena mencionar al veteranísimo Udo Kier, que sigue haciendo dos o tres papeles al año y que le tiene las medidas tomadas al uniforme de jerarca nazi.

En resumen, esta una película que no descartaría rescatar en Blu-Ray, por motivos audiovisuales y porque es una risa contínua. O ya puestos, tambén podeis firmar la petición on-line para que se distribuya la peli en tu pais, vale la pena. Tanto esto como el Crowd Funding han dado resultados, será quizá porque el producto lo vale. La decisión de llevar a este rookie a Sitges 2012 ha sido otro acierto de un festival que bajo Angel Sala se ha modernizado y crecido sin perder un atisbo de su desenfado original - por mas que sus gafas de pasta sugieran lo contrario - y estas diversiones siguen teniendo su presencia asegurada en las lujosas sesiones nocturnas de la sala grande del festival.

Para consultar cartelera y disponibilidad tienen la información mas importante aquí.

http://www.ironsky.net/

 
 
@ Absurda 
@@ Inofensiva 
@@@ Peligrosa 
@@@@ Terrible 
@@@@@ Catastrófica

Sitges 2012 y Angel Sala.

Solamente contaros dos cosas

1- El festival de este año ha conseguido un póster sensacional


 y 2-  Angel Sala estrena blog en http://elblocdelangelsala.blogspot.com.es/ 

PS: La Zombiewalk de este año es el 12-Octubre, lo que resulta bastante cachondo pues entre los ilustres Zombies que nos visitan suelen aparecer el General Franco y su camarilla. ¡No confundirse de manifa!





Code Geass (I y II)


Code Geass - Lelouch of the Rebellion

Goro Taniguchi  ( 2006 - 2008)


De la enorme exportación artística de Japón lo único que me interesa es Kurosawa, Kitano y Humor Amarillo. Dicho esto, hay que concederle un par de méritos a esta serie. Dos temporadas de 25 mini-episodios,  apenas 20 minutos reales cada uno, para contar una historia de fantasía tecnológica con personajes sensacionales, un trasfondo lleno de grises y matices y las locuras tecnológicas japonesas en todo su esplendor. Y muchos robots. No existe edición en español pero el doblaje inglés es espectacular - en cambio no recomiendo el subtitulado en ningún idioma, hay demasiada verborrea.

Por su formato no está exenta de algunos vicios heredados del anime tradicional y su forma de plantear las cosas, tiene algún personaje de más y alguna trama secundaria poco relevante y muchos giros poco razonables. Pero esta serie me ha enganchado de todas formas, por la temática, el ritmo y la acción, y unos personajes principales muy elaborados, de una complejidad moral poco usual en este campo y con una evolución espectacular. Partiendo de filosofías antagonistas, varios de ellos se enzarzan en una batalla épica de principios que se ven puestos a prueba constantemente: el mal menor, la justificación de los medios para conseguir los fines, las virtudes de la fueraz y el caos y el precio a pagar por ello. Todo ello en una continua evolución pues el mundo cambia cada vez que actuan.  Nada nuevo bajo el sol pero muy lejos del helenco clásico de héroes y villanos estáticos que predomina en productos para TV.

Otro elemento indispensable del manga bien hecho son los robots del tamaño de catedrales. Rozando lo excesivo y lo fantasioso, dan el suplemento de acción y mamporros ideal para alternar las partes mas dialogadas. Además encajan de maravilla en el escenario escogido para la serie: un mundo alternativo donde los grandes imperios terrestres (Brittania en este caso) luchan con estos caballeros-robot  (los knightmare) por el control de los recursos mundiales y la implantación del mal llamado darwinismo social en la escena política. (el discurso inical del malo aqui.)  Todo ello en un sistema imperialista con fantasía y poderes paranormales que justifican el trasfondo histórico y los enfrentamientos que acontecen. La historia es muy complicada y bastante exagerada pero tiene cierto encanto.



Knightmare: Con espada láser de serie y rifle de plasma homologado
Tras la pura diversión - que lo es y mucho - hay que destacar el exquisito cuidado de los personajes centrales, en especial el antivillano byroniano moderno: arrogante, cínico, manipulador, algo bipolar y autodestructivo, y un largo etcétera de adjetivos no muy gratos nacidos de la fusión de otros personajes oscurillos (Capitán Nemo, Edmund  Dantés, el 'V' de Alan Moore por citar algunos). Sólo le falta fumar sin filtro.  Cuando el prota es de este calibre y el contexto amplifica sus delirios mesianicos (pequeño spoiler) , la serie se aguanta solita aunque tenga algún episodio flojo o de relleno. Anecdóticamente otros personajes le recriminan sus formas teatrales, convirtiendo un guión sobreactuado en un elemento de autoparodia, un recurso algo peligroso pero que permite algunos excesos dramáticos para quien le guste.

Puestos a ser críticos, la serie no está exenta de problemas prácticos. A cambio de mantener una tensión constante y el ritmo necesario sacrifica muchas cosas narradas a posteriori o fuera de plano. Pequeñas explicaciones en flashback de tres segundos para justificar cualquier cosa, píldoras argumentales como ruedas de molino, presuposiciones poco razonables y acceleradores de la acción de todo tipo para pasar de puntillas sobre las bases mas endebles de la historia. Otro punto negativo son muchos guiños al espectador, en forma de running gag y digresiones buscando la complicidad del espectador y el contrapunto humorístico. Este es otro elemento muy habitual en el model japonés pero que a veces se carga la vertiente dramática y otras te saca fuera de ella completamente.
 
 El final de la serie - pongamos los últimos 5 episodios - me parecieron sensacionales, inusualmente ricos en música, en diálogos inteligentes y en llevar las conclusiones elegantemente. Evoluciona los personajes de forma natural, darles el poder de llevar su filosofía hasta el extremo y confrontarlos con sus resultados, y se permite el lujo de incluir largas pausas para discursos elaborados - como si no estuviéramos viendo la serie para ver robots dándose ostias como panes y entretenerse unos minutos al dia. 

O quizá es que sí tiene algo más. Recomendable en todo caso, siempre están a tiempo de dejarlo.





 



@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa

@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica




PD: no intenten entender las reglas de ajedrez de este mundo, es perder el tiempo.


Rango

Rango

Gore Verbinslki (2011)

Después de que la saga de Shrek nos dejara para siempre, el modelo de película de animación guasona de verano quedó bastante huérfana.  Pero siempre hay quien puede ocupar este espacio en mayor o menor medida usando una fórmula parecida: parodiar algo, realizar guiños a diestro y siniestro y mantener una razonable dosis de acción y humor para todos los públicos. Con mas o menos mala leche.  En este caso la víctima es el cine en general y el spaghetti western en particular con sendos homenajes a Clint Eastwood y Sergio Leone, entre otros retales argumentales que saltan desde Chinatown a Mad Max (II), escenarios de John Ford y Star Wars y personajes que bien pudieran ser sacados del imaginario de  Tim Burton (y siendo algo mas grotescos, la parada monstruosa de Tod Browning).

Clásico Saloon con güiski del güeno

 Ciertamente este enfoque requere mas complicidad - y amor por el cine en general - que la del gran bicho verde y grosero, pero el resultado es mas que satisfactorio. Vervinski maneja como nadie las escenas de acción y el tempo del espectáculo, y el resto son los cuatro elementos típicos de las tramas sencillas y sin pretensiones - o un plagio de Chinatown con la música de C'era una volta sin ir mas lejos. Pero además se permite sacar la vena filosófica introduciendo la mística del Espíritu del Oeste, encarnado aquí como la versión moderna de Clint Eastwood. Pero al margen de estas rarezas las escenas de acción son tan meritorias como las de Star Wars y no de bajo presupuesto precisamente.

sobran las presentaciones para el hombre sin nombre.

 Otro acierto mayor es eludir la película de animales 'a la  Disney' introduciendo personajes que parecen sacados de un terrario después de un bombardeo atómico. Seres atrofiados, depauperados y con un acento pueblerio que pone los pelos de punta (y que obliga a menudo a referirse a la versión doblada) para dar el toque miserable que sirve de contexto general. No es una película de gente 'cool' precisamente.  Aparte de esto, impecable en el ritmo narrativo, en los juegos de tensión y distension, y en la variedad de escenarios y escenas de acción implicadas en situaciones tan conocidas como el National Valley de John Ford o el puente de Khazad-Dûm. Un trabajo redondo que solamente peca de no tener una sola escena que no sea robada de una u otra película anterior. (Ídem de la música, una composición con solo un tema original - muy bueno por cierto - y cien préstamos sonoros, quizá el mas espectacular la recreación de los efectos sonoros de chirridos de C'era una volta, impagables.) Así que eso también representa un plus cinéfilo, ya que permite entretenerse hasta en el mas banal de los planos identificando de qué película sale el encuadre, el guión y la música.


 
@ Absurda 
@@ Inofensiva 
@@@ Peligrosa 
@@@@ Terrible 
@@@@@ Catastrófica



¿parece Lee Van Cleef en un mal dia?

The Wicker Tree

The Wicker Tree 

R. Hardy 2010

Puntualicemos una cosa: a mi no me disgustan las secuelas ni las recreaciones ni califico de "arruinadores de mitos" a algunos experimentos cuestionables (e.g Indiana Jones y la Calavera de Cristal). Al contrario, hace patente que si algo ha gustado no es por una idea argumental, una banda sonora o un personaje excepcionalmente bien trabajado sino por el precepto holístico de que el todo es mejor que la suma de las partes, el reflejo de un diseño de producción impecable y la excelencia profesional y artística del quien sea que se ponga al timón de lo que sea. Como era el caso de su precedente The Wicker Man.

En este caso The Wicker Tree tenia todas las garantias para ser tomada en serio: mismo equipo con Robin Hardy y Peter Snell, misma idea  central pero sin pretensiones de ser una segunda parte ni un remake, introducir elementos adaptados al S.XXI y narrar una historia semejante con algunos guiños para los fans - en especial llamó la atención la promesa de cameo de Christopher Lee. Un planteamiento mas moderno en que el papel del severo policía reinounidense (antaño Edward Woodward) queda en manos de dos neo-cristianos predicando con el banjo y una repelente seleccción de country, y la idílica Summerisland se convierte en un pueblecito bajo la sombra de una central nuclear. Y aquí empieza el desastre.



Por desgracia todas las anteriores garantias no sirven de consuelo cuando el resultado es tan bochornoso. Lineas pobremente desarrolladas, situaciones sin sentido, giros tan inexplicables como inútiles y un final muy decepcionante y más para los que gozamos de TWM. Se salva parcialmente el trabajo de recreación del clásico pueblo tradicional, maquillaje y vestuario pero nada mas. No hay música memorable, diálogos trascendentes y hasta el encanto de ver una película de bajo presupuesto queda cubierto por la nube de verguenza que representa descubrir algunos de los retales argumentales y con que desfachatez se presentan. O como diria Chekov, enseñar una pistola para no usarla es de tontos. En este caso la pistola del ruso se caería a piezas al lado de la Central Nuclear de Hardi. Hasta el mencionado cameo de Lee queda tan cogido por los pelos que parece que lo rodaran antes de tener claro el guión. Y quizá su peor punto sea que, a diferencia de su gran predecesora, no consigue que el espectador cobre ninguna simpatía por ninguno de los dos lados, en especial por el villorrio ancestral.

Ante este despropósito tengo muchas dudas de a cuánta distancia está esta película del otro esperpento relacionado de Nicolas Cage (2006). Si aquella es una mera perversión de las ideas originales sin un ápice de originalidad, esta arriesga con algo más pero sin dejar rastro de inteligencia por el camino. Esto pone punto final al árbol común del que provienen estas ideas y espero que por mucho tiempo, a ver si con el tiempo conseguimos  1) que restauren la edición larga de The Wicker Man (1973) y hacer una versión digna de Blu-Ray incluida su grandiosa banda sonora,  2) que el próximo intento de retomar tales ideas en los tiempos modernos tenga realmente alguna cosa moderna y diferente, y 3) que por fin entiendan que en este modelo si no consigues que los cultos paganos tengan un mínimo de interés, incluso encanto, la película tampoco tiene mas interés que el de repetir el mismo cuento de terror una y otra vez,  ni mas encanto que el morbo de ver la última novedad en crímenes rituales. Que por lo que hay que ver, ni una foto le voy a dedicar.

Por todo ello y sin duda alguna:

@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica

Prometheus: o quién le robó el fuego a R. Scott

Prometheus 

Ridley Scott (2012)

No sería justo empezar a hablar de Prometeus sin decir que ha sido una de las experiencias audiovisuales mas brillantes que he visto en un cine moderno, con un espectacular 3D, 24 canales de sonido y los butacones-vibrador que pegan una sacudida de vez en cuando. Y lo de brillantes no se refiere al pastiche de colores inhumanos quema-retinas de Avatar sinó al tono oscuro y ominioso que preside toda la película. (y me han hecho falta bastantes años escribiendo para que salga la palabra 'Ominoso', no es gratuita).  La versión 3D vale la pena incluso pagando el doble porque engrandece en campo visual en lugar de estrecharlo, suma contenido sin perder un ápice de luz (oscura, en este caso) y es otro hito en este capítulo tecnológico, mucho mas que la susodicha Avatar que a lo sumo califica de otra piedra en el camino. Pero Prometheus me genera dudas y traslada demasiadas cosas para su futura conclusión, que veré con las expectativas muy rebajadas por si acaso.

Al igual que decia anteriormente sobre Nolan, Scott me merece todo el respeto por el carácter personal de sus películas, su implicación en todos los aspectos de la producción y cómo consigue siempre salirse con la suya y contarn la historia a su manera. Otra cosa es que te salga un Blade Runner o no te salga. Y en este caso veo a un Scott bastante blandito que en lugar de anticiparse a los tiempos va un poco a remolque de ellos. Su parodia de Dune me dejó helado y esta revisitación temática de Alien no me aporta mas que un interés completista, un carrusel del  deja-vu de otras partes de la saga y especulaciones que hubieran hecho furor hace décadas pero que ahora me parecen demasiado condescendientes con posturas que abomino como el creacionismo y el literalismo bíblico - eufemísticamente llamados "Diseño Inteligene"

Espantapajaros, Dorothy y Hombre de Latón buscan a su Mago de Oz.
Pese a que el propio Scott se ha jartado de recordarnos que Prometheus no es un elemento más de la saga Alien, que usa este universo para sus propios fines y que no hay que verlo como una precuela - que era en esencia su proyecto original - en realidad lo que vemos tiene muchos mas elementos de su Octavo Pasajero que de cualquier otra cosa. Mas que desmarcarse, completa la historia de terror gótico-espacial con cuatro diálogos intercalados por donde discurre la novedad, una trama que ambiciosamente involucra el génesis de la raza humana y quizá alguna cosa mas. Dos lineas cruzadas que compiten por el protagonismo pero que no suman al resultado precisamente, porque cada una va por su lado. Las escenas de acción son espectaculares, aunque no formen una trama demasiado coherente, mientras que todo el debate filosófico corre a cargo de los únicos personajes relevantes en toda la aventura, la versión cristiana de Ripley y la versión O'Toole de Ash/Bishop/Call. Ambos tienen la química suficiente para tirar del carro pero cuesta ver el carro enmedio de las escenas de acción , las relevantes y las de relleno.



El meollo filosófico es una conjetura sobre el origen de la raza humana, en un presumible punto de encuentro con la evolución de la vida en la tierra y el literalismo bíblico (que generosamente llama Diseño), cosa que a mi personalmente me pone los pelos de punta. No me gustan las ambiguedades en lo que respecta a la Fe y la Razón y plantear un debate donde la Fe tiene una base empírica y la Razón una base idealista me chirria tanto como decir que el pequeño malentendido entre la Iglesia y Galileo fue un Empate. Espero que la conclusión de esta película aporte algo mas que formular preguntas del tipo ¿Quien diseñó a los diseñadores? porque actualmente el debate está mucho mas avanzado que eso.

Tanto aprender lenguas muertas para esto...

 Mas enigmático aún es el uso que hace Scott de algunas figuras del cristianismo primitivo. La omnipresente cruz,  un lavamiento de pies, un caso de partenogénesis humana, la cita bíblica oculta en  LV-223 (tradición inagurada por James Cameron con el planetoide LV-426) -  una parodia de la última cena (o última copa en este caso)  y hasta opinablemente recreando la metáfora del hijo pródigo. Que estos elementos ceremoniales de la liturgia cristiana tengan un significado tendrá que verse en la conclusión de la película, pues por ahora no juegan ningún papel específico. No me disgustaría ver una alegoría compleja pero eso requiere roles muy claros y significados concretos; el simbolismo de Riddle Scott en cambio parece ir por otro lado así que no me hago muchas esperanzas ni especulo sobre su propósito, pues no está en nuestra esencia mortal entender la voluntad del Señor.

Por lo demás es una digna obra de terror espacial. Diga lo que diga su creador, su nombre formará parte del Universo Alien a título de precuela, de homenaje o de colofón junto a sus ilustres (y no tan ilustres) predecesoras en el arte del cine con xenomorfos, androides y duras astronautas.




@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Xenomorfa
@@@@ Terrible
 @@@@@ Catastrófica

Nolan Rises Again: yo quiero lo que fuma ese tio.

The Dark Knight Rises

Chris Nolan (2012)

Hay que aplaudir a Nolan porque se toma las cosas en serio, arriesga en un entorno que parece condenado a la réplica incesante de lo mismo, al fusilamiento sin medida de todo aquello publicado en libro, cómic o pdf, y en productos de elevada toxicidad para consumo de veraneantes sobrecargados de sol y asfalto recalentado que se refugian en el oasis de oscuridad fresquita que es el cine veraniego. Hay que aplaudirlo porque se ha molestado mucho en integrar las partes mas significativas del Batman de Frank Miller, un 'reborn' ya arriesgado de por si, extraer lo mejor del personaje y encuadrarlo en una ciudad de Gotham cada vez mas parecida a nuestra cruda realidad: tiburones financieros, ladrones con patente de corso bancario y protección política y una decadencia en los valores que hace presagiar el inevitable triunfo de los animales mas carnívoros y carroñeros de la cadena alimentícia.

Su primera entrega Batman Begins (2005) fue mi primer contacto con este suculento personaje, un Batman amargado, vengativo y sediento de una justicia muy particular en un equilibrio muy delicado entre el fascismo del vigilante callejero y la locura de intentar salvar un mundo que parece abrazar la autodestrucción con una indecente alegría. Quizá demasiado introductoria y con pocas leches, pero todo un ejercicio de estilo para construir la personalidad central dominante: Un siniestro justiciero de alas oscuras que de día se disfraza de indolente aristócrata bajo una rictus de cortesía pomposa y un Lamborghini hecho a medida. Pese a que los flashbacks históricos  se comen parte de la película, es el inicio de un proyecto de largo recorrido en el que Christian Bale-Batman muestra las bases de esta complicada moral justiciera ante su némesis intelectual: Raaz-al-Liam Neeson-Ghoul: existen el bien y el mal, están entrelazados en la naturaleza humana, balanceándose peligrosamente en el abismo que media la anarquía del fascismo, pero también los hay inocentes y los hay culpables. Y para estos no hay balanza que valga.

La segunda entrega The Dark Knight (2008) es mucho mas comprometida, vincula estos conceptos puramente humanos con la explotación económica del bien y del mal: el bien es caro, peligroso y mal pagado, el mal proporciona riquezas y estabilidad a una oligarquía que se presume el modelo de éxito social. Pero contradictoriamente incluye un personaje de lo mas irreverente: el Joker. Esta fabulosa obra póstuma de Heith Ledger representa el caos, un concepto que equilibra el bien y el mal y que no tiene dueño ni señor ni le importa el dinero ni su falta. Su descarado anarquismo no pretende renovar nada, solamente plantear una nueva dinámica social : dar a la sociedad la oportunidad de destruirse en una avalancha de cinismo auto-alimentado. No es un juego muy limpio pero es lo que tiene trabajar con psicópatas cachondos. De esta forma pasamos de tener un panfleto libertario a un disurso mucho mas elaborado, incluye estructuras humanas como la fe, la responsabilidad, la codicia o la solidaridad  (conceptos que sistemáticamente se ignoran en cualquier explicación económica de la sociedad) y plantea un interesante juego de valores: el Jóker es Malo, pero quizá nosotros no somos mucho mejores si permitimos que un enajenado tome las riendas. A veces lo somos, a veces no, y a veces hace falta un lider moral que predique con el ejemplo y continue la tarea de Jesucristo, Ghandi o el propio Dios-Nolan para mostrar el camino. Muy rebuscado pero muy argumentado también, verosímil en su planteamiento y trabajado en toda su extensión para cuajar estos detalles que hacen grande la película. La elección moral sea quizá el tema fundamental, pues sin elección no hay valor en nuestras acciones.

Yo a Bane le veo un parecido al Dr. Zoidberg


En esta reciente The Dark Knight Rises (2012) Nolan derrapa con menos gracia por senderos ya transitados, insinuando muchas cosas pero dejando demasiados detalles al azar interpretativo. El contexto es diferente, una versión civilizada del Gotham clásico en el que todo parece funcionar bastante bien gracias en parte a las medidas policiales draconianas - o eso parece indicar, no está claro - y la defensa por parte de Batman del 'Stablishment' financiero en su lucha contra unos malvados que parecen una panda de perroflautas, mercenarios sinpapeles e indignados en general al servicio de lo que parece un capitán de la segunda división de sadomasoquistas aerotransportados anarcofascistas. Atractivo argumento pero con demasiados vacios y síncopes gnoseológicos - que hay cosas que no sentienden vamos. ¿Se inspiró Nolan con la marcha sobre Madrid de los terroríficos y ultraviolentos mineros asturianos? ¿o es al revés e insinúa que vivimos secuestrados en un sistema que amenaza con explotar si la gente abandona el barco? ¿quien es quien y qué valor los diferencia?

Interpretaciones aparte, que entiendo serían muy diferentes en otro lugar y otro tiempo, los matices morales del villano son tan simplones como sus tratamientos contra el dolor de espalda. En su plan maestro los vicios y defectos de la ciudadanía tienen tanto peso como la elección del náufragó dejado a su suerte con una botella de agua salada  o si me apuran, la misma posibilidad de elección que tiene el Gato de Schrödinger que hipotéticamente existe - o no- en un rincón de mi dormitorio. La brutalidad física y la monstruosidad del personaje no tienen la gracia del Joker, Batman está demasiado liado saliendo del hoyo como para reinventarse ideológicamente y así afloran los sentimientos primarios del ricachón que anida en el interior del murciélago: salvar sus cuentas bancarias con ayuda de la policía o morir en el intento. Vaaale, me estoy pasando un poco. En realidad pretende salvar a la ciudad de millones de muertes y librar a la policía de un encierro ignominioso ya que parece que a nadie más le importa un comino, pero no nos explica porqué a nadie le importa un comino, y lo poco que se cuenta va en una dirección incorrecta: la maestría del malvado e invencible enemigo. Así que no hay elección ni por tanto valor moral. Incluso las decisiones finales parecen mas producto de las circunstancias que de un discurso elaborado. Por tanto el tema retrocede unas decadas a aquellas agradables tardes con el enmascarado justiciero tripón de la tele, el sidekick de los pantaloncitos verdes y su inevitable suspensión encima de un tanque de ácido hirviendo mientras algún archivillano se regodea de su maldad aterrorizando Gotham con sus trajes de fantasía campy.

Año 2012: al no poder pagar la gasolina del batmovil inventaron la Bat-Carrera


Digresión: ¿Veremos en el Hombre de Acero (2013) de Snyder y Nolan al susodicho persiguiendo a Lex Luthor, capturándolo educadamente pero con firmeza y depositándolo con cuidado en el penal de Metrópoli del que invariablemente volvera a huir en la próxima entrega? ¿Tiene Catwoman una caja de arena por si le dá un apretón? ¿Tiene el mismo camello que Zack Snyder? Todo esto y mucho más cuando veamos lo que hacen con Superman.

Pues eso, Batman progresa mucho en el aspecto de ser un amargado y poco en todo lo demás. Cuando por fin parece actuar racionalmente la película se acaba. Si esto fuera una transición chula hacia una hipotética cuarta entrega diria que adelante, pero no habrá mas Bat/Bale, Lucius/Freeman, Gordon/Oldman ni Alfred/Caine. Así que el final será esta resulton ultracondensado de cosas por aquí y por allá, otro referente en efectos especiales y encadilamiento de masas, y quedará a la imaginación del espectador pensar qué podría haber sido una película mas centrada en menos cosas y , si ustedes desean, cómo le sentarían a Gordon-Levitt unas mallas ajustadas.



@ Absurda
@@ Inovensiva
@@@ Interensante
@@@@ Peligrosa
@@@@@ Terrorífica



Scott Pilgrim Vs The World


Scott Pilgrim Vs The World

Edgar Wright (2010)

Scott Pilgrim es probablemente una de las mejores películas de la historia. Bueno, si ampliamos la definición de película para que acoja a esta adaptación rápida del comic homónimo con sus correspondientes onomatopeyas y efectos gráficos, por ejemplo:

El Timbre

La canción

El Grupo

Los mónstruos cibernéticos creados por la música de los gemelos japoneses

Los bailes de bollywood de la liga de los ex-novios malvados con poderes místicos

Los Duelos a Muerte con armas del Mario Bros y Final Fantasy
Y por supuesto el espeluznante archienemigo el Gafapastas

Así que, si aceptamos esto como película, estamos ante una obra maestra de la adaptación mas peliculera posible de un comic-book, que explota a la maravilla los constantes cambios de ritmo y cortes de la historia a lo bruto y que lo ameniza a base de música/ruido a base de trash - salvo la videojueguil intro de Jerry Goldsmith en 8 bits - y notables efectos audiovisuales para recrearlo más allá de la mas alocada imaginación.

El contenido también está para chuparse los dedos, pues cualquiera que no sea demasiado cincuentón encontrará referencias a porrillo, desde los clásicos - ¿sabían que el pac-man debía llamarse paku-paku?- hasta los hitos mas recientes de la ciencia-ficción, o ¿qué me dicen de este homenaje a "Olvídate de Mí"?


No es una inclusión casual, la película traspúa del surrealismo de Kaufman o Gondri de la misma forma que adopta los modos de Jackie Chan en los delirantes mamporros psicotrónicos, y no es el único préstamo. Él, junto con Tarantino, JJ Abrahams o Guillermo del Toro aportaron su granito de arena para dar vida a esta historia, sobre una base de cómic que tiene mucha miga escondida - en concreto los amantes de la numerología podrán disfrutar encontrando las secuencias numéricas ocultas - y que pese a que no tiene un reconocimiento enorme se está ganando a pulso el título de referente generacional - de otra generación claro, pero es lo que viene señores. El estilo y formato es totalmente contemporáneo, el último berrido juvenil en estado puro, pero basado en la herencia cultural mas básica y la fantasía psicodélica de toda la vida como fondo de armario que sustenta la movida: Cine, música y videojuegos. ¿Que mas se puede pedir?

Guiños y culto al cómic aparte, la realización técnica y la producción son de escándalo. Edgar Wright estaba en mi lista de talentos tras Shawn of the Dead y Pope es el director de fotografía de The Matrix y Spiderman-2 para mas referencias.

Incluso entrando a buscar fallos hay poco que criticar, Cera (Pilgrim) y Winstead (Ramona Flowers) dan vida a personajes que no son esencialmente complicados pero exigen bastante expresión corporal acorde con el tono, además de manejarse con el bajo claro. Solamente podríamos alegar cierta falta de espacio-tiempo para dar el cierre argumental a un par de cositas que no quedan muy claras - se desgranan mejor en el comic - y que puede causar alérgias a quien necesite oir la música correctamente afinada, ya que si no corre el peligro de ir sangrando por las orejas una buena temporada.

Vale, esto no es Kubrik, pero esta película será una referencia de cine acojonante durante mucho, mucho tiempo. Películas que nacen en el momento adecuado, que tienen el público que merecen y que son un claro ejemplo de cómo convertir una historia simple en un espectáculo narrativo de primera magnitud. Supongo que esto es a la generación que viene (y en parte ya ha llegado)  lo que The Princess Bride a la mia, y me corto los cuernos si me equivoco.


 
@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica

Star Trek (VIII): Las secuelas de TNG


 Star Trek: Las secuelas de TNG


La idea de hacer un 'reset' a la saga se empezó a gestar prácticamente en los '90. Preparar una serie con las temáticas del SXXI es una cosa que no se puede hacer en dos días, sin antes una profunda reflexión del estado de la especie humana y sus esperanzas y retos para este nuevo siglo. Siglo que empezamos con Internet y los teléfonos móviles pero que debería llevarnos a un mundo a lo Blade Runner al paso que vamos.

Así que a falta de tiempo para lanzar una serie de este calado, la solución fue empezar con dos series derivadas como 'spin-out'  y un 'reboot' oficial, con resultados bastante diferentes. Los incluyo todos en la misma entrada no por su parecido sino por responder a esta idea de relleno circunstancial, sin entidad suficiente para marcar una nueva época pero desarrollándose en cambio por vias paralelas, alternativas y derivadas en la búsqueda de su propio destino.

El rasgo común a todas ellas es que aparece la necesidad de apartarse de TNG, ser un producto continuista para los aficionados a la franquicia pero un lugar peligroso para explorar sin el equipaje mental adecuado. Así las dos secuelas a TNG (DS9 y VOY) siguen una continuación directa de la linea temporal de TNG mientras que ENT es el primer 'reboot' oficial', pero con resultados mas que dispares.

Star Trek Voyager (ST:VOY) 

(1995-2001)

Este es uno de los reboots implícitos mas descarados de toda la saga, pues consiste en enviar (anomalía espaciotemporal mediante) a una pequeña astronave al otro confín de la galaxia donde nada de lo que ahí suceda - sin dejar de ser canónico - tenga muchos efectos o dependencias de todo lo acaecido hasta el momento. El propósito está muy claro, olvidarse de todos los temas argumentales de TNG y volver a empezar por lo mas básico de la serie antigua, el descubrimiento de nuevos aliados, nuevos enemigos y una libertad argumental total para hacer y deshaer a su gusto.

Esto no es solamente un ejercicio de especulación como lo fuera ST: TOS, es también una pequeña claudicación: no es posible crear episodios al viejo estilo en el escenario impuesto por TNG. Esto estaría abierto a mucho debate, hay grandes episodios de este tipo en TNG, pero eso nos llevaria de vuelta al punto de partida. Para conseguir el escenario exótico, desconocido y misterioso necesario para las historias al viejo estilo esta salida por la tangente hiperespacial es casi obligatoria.No por ello los guionistas deshecharon todos los arcos argumentales de TNG, al contrario siguieron explotando los que podían aplicar (nominalmente, 'Q' y los Borg) pero en un contexto bastante diferente.

Kathryn Janeway, primera capitana de la flota en invitar a cenar a los Borg.
En general el experimento no fue mal, sus siete temporadas lo avalan, pero se queda muy a medio camino de todo. No es la serie ideal para iniciarse en ST, no es el mejor regalo para los que llevan 30 años chupando historias de primer contacto y no es la mejor serie para las batallas espaciales y de encuentros con los rivales de siempre. Tampoco consigue meterse completamente en el exotismo de su referente directo ST:TOS, pese al gran número de especies nuevas y desconocidas ni tampoco supone un avance hacia ningún sitio: mantiene la misma filosofía creada por TNG (con alguna relajación y algún préstamo casual) y no aporta un desarrollo de tramas relevantes o que fuera continuada en las películas cuyo referente fue TNG

Así que sin ser mala, sería la última opción de lo visto hasta ahora y sólo indicada para aficionados que ya hayan dado merecido cumplimiento a las series y películas de la linea básica TOS/TNG.

Star Trek Deep Space Nine (ST:DS9)

(1993-1999)

Un cambio de escenario interesante: de la nave espacial plenamente autónoma a la estación espacial encargada de custodiar un agujero de gusano estable que puede ser clave para equilibrar los poderes del cuadrante. Un ambiente de western fronterizo, con mas limitaciones de poderío de las que tiene la Enterprise y mas propicio a argumentos de novela negra espacial que de investigación y exploración. Pese a ello consigue no quedar al margen de la evolución, incluso llega a convertirse en una pieza clave de juego político y militar que afecta al destino global de la federación.

Si,  a veces la fuerza si arregla algo..
En efecto, discurrir al margen de los problemas del mundo llevó a unas primeras tres temporadas algo flojas por las pocas expectativas argumentales: historias mas o menos interesantes sobre problemas menores. Pero consigue crear su linea propia y evolucionar su escenario hasta sus máximas posibilidades de forma que a mediados de la serie el resultado es totalmente nuevo: cuatro temporadas de una historia con muy elevadas expectativas argumentales. Y una vez el problemón se ha creado la nueva dinámica lo arrastra todo, hasta llevar a la federación a la guerra y abrir la puerta a una nueva forma de política mas oscura, diplomacia de cowboy y medidas desesperadas para tiempos mas duros.

Al igual que VOY, esta serie tiene episodios aburridos, episodios normalitos y algunos excepcionales pero estos últimos siempre relacionados con este nuevo enfoque mas belicoso y pendenciero. Tampoco sería el mejor lugar para empezar esta serie pero sería obligatoria después de acabar con TNG.

 Star Trek: Enterprise (ST: ENT)

(2001-2005)

Aquí el reboot ya es oficial. Terminadas las series anteriores quedaba un espacio que llenar en la programación semanal de ST, así que se liaron la manta a la cabeza para empezar immediatamente otra serie sin apenas tiempo para planificar a dónde llevaría este camino. Así que anunciaron un 'reset incondicional': volver a los inicios de la federación unos 200 años antes del fin de DS9 y descartar la continuidad o compatibilidad con los acontecimientos ya sucedidos. De esta forma se podría repetir el encuentro con Klingons, Romulanos o Borg sin ninguna condición de espacio, tiempo, modo o lugar.

¿NX-01 Enterprise?

Por desgracia no pudieron soportar la presión de estar creando un universo totalmente diferente para el que parecían no tener demasiadas ideas, así que empezaron a jugar con una línea temporal alternativa en la propia linea temporal reiniciada. Eso es mucho lio hasta para los trekies. Los cambios en la línea del tiempo de hecho crearían un 'continuo' en el que este reinicio tuviera su explicación contenida en si misma: las guerras temporales. La 'linea estándard' sucedió, alguien cambió el tiempo y sucedió la línea del universo alternativo.

Lástima que el resultado fuera bastante soso. Por fin consiguieron lo que VOY no pudo: volver a las aventuras exóticas con medios precarios, aventura, emoción y temor a lo desconocido. Pero por muy poco tiempo: tripulación escasa, poco carismática y el pozo de ideas bastante agotado tras 500 episodios de TNG y sus dos derivadas. Y al aparecer las guerras del tiempo, lio y confusión en un arco general que no llegó a ninguna parte. Serie cancelada tras cuatro temporadas para desolación de los mas incondicionales y alivio de los perpetradores del plan general, estos planes que de tan 'inefables' se vuelven contra sus creadores y le muerden el trasero.

Proximamente: la película mas revolucionaria del SXXI


Pronostico que esta película será a la historia del cine del SXXI lo que "The Jazz Singer" a la del S.XX.

 


 




Pròximamente en este canal ...
¿se atreverá usted a ponerle nota?


Star Trek TNM (VII): The Next Generation Movies (parte 2)

Star Trek TNM (VII): The Next Generation Movies (parte 2)

Star Trek IX: Insurrection [@@@]

Jonathan Frakes, 1998


Otra vez repite el mismo equipo pero con resultados mas dudosos. Frakes a la dirección, Moore al guión y Goldsmith poniendo lo mejor de su campo pero en una historia algo mas aparatosa. De no ser por ciertos giros argumentales se podría aceptar como una digna continuación cuyo listón había quedado por los cielos siderales tas First Contact pero que por desgracia se complica la vida en exceso.

Star Trek ha usado a menudo referencias actuales en sus contenidos, por ejemplo en ST6: The Undiscovered Contry (1991) se escenifica la ruptura del bloque soviético y se debate el precio de la paz para zanjar el conflicto Klingon. En esta el tema central son las deportaciones forzosas, el desarraigo y posible genocidio cultural amparado y consentido por las mas sacrosantas instituciones gubernamentales y supranacionales. O sea un temazo pero que requere mas elementos y aquí sólo tenemos a El Bueno, el Feo y el Malo en sus naves espaciales.

 Por lo demás es una película que podría puntuar para la parte técnica tanto como la anterior, con el nuevo tema de Goldsmith (maravilloso como siempre), la prespicacia de ILM y la dirección fina de Frakes. Vistos los buenos resultados de First Contact siguen en esta línea continuista con todo el peso de la historia en Patrick Steward - salvo digresiones argumentales poco afortunadas - y un personaje externo para balancear la historia con el escenario, pero quizá con demasiado peso en este escenario idílico.

Pero los problemas aparecen al conciliar una historia de acción, que hay para dar y tomar, y la base del discurso moral. Otra vez aparece la oposición entre el bienestar de la mayoría y el de la minoría y otra vez se impone la no-aritmética usual en la serie, pero de una forma quizá demasiado forzada. La base de la decisión moral está justamente en la decisión, no en la obligación, y la polarización excesiva entre buenos (y ademas pacíficos, listos, guapos y sanos) y los malos (feos, tontos, enfermos y belicosos) diluye cualquier discurso moral y lo convierte en la clásica cruzada del bien contra el mal y tampoco es eso. Sirven las conclusiones y sirve el discurso, pero tal como se cuenta se resta importancia a la parte esencial en favor de otras consideraciones secundarias.



Además plantea un modelo bastante degradado de la Federación, un modelo tan desviado al 'lado oscuro' que prácticamente ignora la base fundacional de toda la historia, la famosa "primera directriz". Este detalle reduce el problema de cara al espectador casual (los malos son malos y punto) pero cuesta encajarlo en un modelo coherente de la Federación Unida de Planetas tal como se ha defendido en las últimas décadas y especialmente en TNG. Este es un cambio de rumbo de tamaño mayor y que solamente se explica por el contexto histófico de la serie en 1998: la bandera de ST estaba en manos de DS9 y hacía falta flexibilizar algunos planteamientos para culminar la idea de serie de acción y batallas espaciales y políticas. Pero asumir los planteamientos de esta película tal como se exponen (incluso con todas las omisiones y ambiguedades listas para ser rellenadas a posteriori) es una desviación demasiado grande para ser tomada en serio.

Otro punto malo - y para cualquier espectador -  son los famosas lineas colaterales, estas que se introducen para cortar la historia principal y crear los altibajos que dan el ritmo y tal. En este caso, una colección de historias secundarias que no van prácticamente a ningún sitio, algunas pobremente desarrolladas, otras sólamente para lucir efectos especiales y las menos para cerrar detalles argumentales (o simplemente asumir que lo hacen y quedarse en el intento.) Hasta las típicas incursiones en el bando enemigo resultan infructuosas, pues no hay rival de entidad que esté a la altura de la historia de grandes archienemigos que ha tenido ST. Gran Fiasco en todo que se aparta de la línea princial.


Y pese a todo sigue siendo una película atractiva dentro del universo ST: batallitas espaciales, escenarios bucólicos, música de categoría, grandes efectos especiales y aventuras exóticas para todos los públicos en diversos escenarios. Se deja ver, se puede disfrutar por momentos y se puede bostezar en otros, eludiendo el debate moral para mejor ocasión y sin pretender entender qué demonios tenían en la cabeza cuando cerraron el guión.

Curiosidad: los pobres deportados en esta película son el pacífico pueblo Ba'Ku. Bakú es la capital de Azerbajan, una república transcaucásica de turbulento pasado. Pero yo los habría llamado Koso-vares para ver si alguien lo pillaba. No tiene sentido andarse con sutilezas en el mundo que vivimos, si el mensaje no se grita alto y fuerte la gente no lo pilla.


Star Trek X: Nemesis [@@@]


Stuard Baird, 2002

Némesis es el esperado fin de ciclo de la Segunda Era en ST; el fin de la historia empezada en 1986 con The Next Generation y que supondría la retirada definitiva de Patrick Steward, la Enterprise-E y de todo el universo conocido tras la conclusión el mismo año de Voyager. Pero a diferencia del último fin de ciclo (ST6 The Undiscovered Conutry) esta película es sensiblemente inferior y de expectativas mas limitadas. Eso sí, siguiendo con una impecable realización en todos los aspectos salvo cierto lio temático al final.

En esta segunda era el principal problema fueron las lineas colaterales evolutivas poco significativas, y con la honrosa excepción de ST8: First Contact, con muy poco que contar fuera de la línea principal. Afortunadamente en esta ocasión minimizaron los daños a base de no introducir elementos ajenos a la trama pero sin conseguir tampoco dar en el clavo. Aquí toda la historia gira alrededor de Patrick Steward y un enemigo hecho a medida para ponerlo a prueba, y de paso a toda la humanidad, pero quizá este duelo entre titanes tiende al viejo tópico del enemigo psicótoco: cuanto mas odio, menos eficiencia y peor salen los planes.

Pero en el fondo es otra excusa argumental, pues la base de esta película era parecerse a Star Wars. Aprovechando el renovado interés por las batallitas espaciales de la época, intentar convertir Star Trek en una película de guerra no es una mala idea - al contrario, es un regalo para la vista -  pero eso relega cualquier otra cosa a un artificio de guión que es lo que resulta al final. Improbable escenario para la batalla, imrpobables motivaciones para los seguidores de ST y una reducción absoluta para el resto: la guerra hasta el último torpedo y punto. Gracias a este planeamiento podemos ver la batalla mas larga jamás narrada en Star Trek, casi de una hora de duración, como si se tratara de la clásica película de submarinos de mediados del s.XX. Duelo de capitanes, de tripulaciones y de tácticas para derrotar al rival y frustar sus planes. Las distancias de 'combate cerrado' no tienen sentido pero da igual, tampoco la tienen la mayoria de cosas de Star Wars y no pasa nada.

me pareció ver a un lindo pajarito que tiene el tamaño de la Estrella de la Muerte


En efecto, para una batalla de casi una hora hacía falta un rival muy duro, y en este caso no se quedan cortos. Estamos ante uno de los rivales mas dementes y psicóticos vistos en TNG y rivalizando directamente con los exóticos vilanos de TOS/TCM con venganza personal incluida. Esta película pasa directamente al olimpo de las batallas espaciales y la única pega es que no hay prácticamente nada mas. Las lineas colaterales son artificiosas, algunas no van a ningún sitio y las pocas escenas del enemigo prácticamente no sirven para nada salvo para puntuar para el Óscar al maquillaje gore. Además es tan deliberado el descuido que no dudan en reusar momentos épicos sacados de La Ira de KhanEl retorno del Jedi o Excalibur para salir del paso.

Así que sólo queda llegar al final de la Segunda Era, de una forma poco preparada y hasta casual. Tan casual que la escena final en realidad nunca se rodó para ser la última, pero un recorte de última hora le concedió ese honor. No es precisamente un "Tatooine Moment" (y perdón por la comparación) pero es minimalista, íntimo y salva el día gracias al increible talento de Jerry Goldsmith y su elección de Blue Skies para articular el ritmo sonoro de esta entrega y aportar el destello de esperanza en un momento tan grande. Por ello y pese a que objetivamente el final no está a la altura de los 35 años de la serie, me parece un buen final porque tiene a las tres personas relevantes que han mantenido Star Trek viva hasta el momento: Patrick Stewart, Brent Spinner y Jerry Goldsmith.

Así que al final del dia me quedo con la parte positiva: una auténtica película de aventuras y batallitas, con detalles góticos, extravagantes y exóticos que no se veian desde los 80 en La Ira de Khan y un malvado muy malvado bailando al son de su música demencial. Curiosamente, no sería la última película en presentar las cosas de este modo, pero eso ya fue en otra época y otro lugar, pero eso será otro día.


Star Trek TNM (VI): The Next Generation Movies (parte 1)


Star Trek VII: Generations [@@@]

David Carson, 1994


Por esta vez no hizo falta esperar a liquidar la serie para empezar con la serie de películas basadas en TNG. En efecto, durante la emisión de ésta se terminó el ciclo antiguo (1991) y tomó el relevo TNG con una película un tanto peculiar. Toda ella gira al cruce entre dos personajes, James Kirk y JL Picard frente a frente pese a sus teóricos 70 años de diferencia para plasmar el relevo generacional y contestar, de una vez por todas, cuál fue el final del mas célebre - hasta el momento- capitán del Enterprise. (No Bloody A, B, C or D. Montgomery Scott).

Uno de los cambios mas notables es por fin volver a la época de vacas gordas y hacer algo de digno presupuesto, usar toda la pólvora de seguidores y participantes en la serie - Malcolm McDowell, Whoopy Goldberg, James Doohan, Walter Koening  y gastarse un pico en efectos visuales y de sonido, en la que recupera la mítica banda de Goldsmith,  impensable usar otra desde su afortunada inclusión en TNG y introduce la versión de Dennis McCarthy. El modelo a escala cinematográfica de la Enterprise D es sensacional desde luego. Además la historia toma referencias con algunos de los personajes ya desarrollados en la serie  para acabar de cerrar cabos sueltos, concretamente en los personajes de Guinan (Goldberg), Data (Spinner), LaForge (Burton), Las Hermanas Duras y por supuesto los dos capitanes, aunque con gran preponderancia de Picard.

Pese a ello el resultado es poco peliculero, contiene grandes escenas de acción pero con múltiples interrupciones para dar el contexto y desarrollar todas las tramas colaterales, cosa que amenaza con el colapso por momentos. Especialmente criticado fue el final, algo desangelado y poco heroico para los hechos descritos, y como siempre no hubiera quedado mal en una serie pero en el cine las expectativas usuales se triplican de lejos. La impresión global no es mala pero quizá Carson (director de aclamados episodios de TNG como Redemption o Yesterday's Enterprise) peca de no saber escalar correctamente la historia en los tiempos acordes al cine. Y mucho menos añadiendo escenas de relleno absolutamente injustificadas. Resultado: trekkies muy críticos con lo que podía haber dado el argumento y público muy frio en las salas para variar.

Primer Oficial Ricker al mando. Bravo!
Después de una revisión atenta sigo encontrando muchos detalles de calidad trekkie, mas por los personajes, enemigos, humor subliminal y toda la compenetración y sinergias de un equipo tan rodado que por el contenido en si. (lástima que también sea importante no?).  Pero almenos siempre nos quedará el lujo de haber visto los mejores efectos especiales jamás vistos en Star Trek, otra batalla con un Klingon Bridpray, que ya  viene siendo un clásico, y no menos clásico, otro director en la lista negra por su pésimo trabajo. Y otro tanto para los guionistas, que para su información fueron Roland D Moore (Galactica), Brannon Braga ("24") y que junto con el director han escrito las mejores páginas de Star Trek. Así que me permito suponer cierta injerencia de la producción ejecutiva, la influencia de los astros (jaja) o un burdo intento de conciliar la audiencia mas hardcore con la mas familiar, cosa que hasta ahora nunca ha funcionado muy bien.

Star Trek VIII: First Contact [@@@@@]

 Jonathan Frakes, 1996

Esto es otra cosa. Por fin un peliculazo que rompe las reglas, que va al grano en una historia apta para cualquiera y que desarrolla los mejores talentos que dispone la serie: Patrick Steward y Brent Spinner. Con el mejor enemigo posible, el Borg, y el mejor escenario posible, el primer contacto, Frakes/Riker debuta en el cine por la puerta grande con un éxito que no volvería a repetir.  Por primera vez desde La Ira de Khan reaparece la sensación de haber visto una película de aventuras exóticas, acción y elementos dramáticos selectos en los momentos clave.


He mencionado expresamente a Steward por desvelar por fin su carácter mas duro y resuelto, una faceta que para ser realistas con su personaje sólo podía salir en momentos especiales y de especial implicación personal. Esta premisa, totalmente fallida en la película anterior, cobra aquí todo el sentido del mundo después de que el conflicto Borg se erigiera en uno de los momentos mas esperados de TNG, y porqué no decirlo, porque resulta extremadamente peliculero. Por una vez los malos no son exóticos prostéticos de frentes arrugadas sino una especie de zombies robotizados con ansias imperialistas que representan todo lo malo del universo. Los enemigos tradicionales de la Federación han sido siempre elementos imperialistas y belicosos, pero dentro del mismo contexto de diversidad cultural tantas veces defendido en la serie. en este caso, una máquina de asimilación cultural y negación de la libertad tan ansiada por la humanidad (y alienilidad) se erige como la "anti-federación": el enemigo perfecto. Ergo, Guerra a muerte. Nosotros o ellos.

Además del festival de luces y colores que representa, por fin vemos un tratamiento apto para el cine de las famosas tramas internas y escenas de desarrollo de personajes que tanto rechinaban anteriormente. Por fin alguien se da cuenta de que evolucionar un personaje no consiste en darle media hora para gritar "Eh, mira como evolucióno" sino simplemente dándole este rol desde el principio y dejar que se vaya viendo en ocasiones. Así que todo el intento de continuar la linea de Data/Spinner que tanto se atascaba en ST7 y que contribuye a hundir la película, aquí se plasma en cuatro escenas clave genialmente realizadas y que realmente tienen el corazón en un puño durante dos microsegundos (toda una eternidad en el cine). Colateralmente, este ritmo tan vivo permite asignar al resto de personajes una tarea representativa detro del esfuerzo colectivo de forma que éste sume el total, en lugar de dividirlo en las historias particulares que tanto daño han causado a películas anteriores. Así por primera vez, además de la plantilla usual tenemos a dos secundarios más de excelente gusto (James Cromwell, Alfre Woodard) y los cameos de Roberto Picardo y Dwight Schultz para contextualizar la acción y  pese a ello sobra tiempo a porrillo para deleitarnos con el estado del arte de las batallas espaciales de la mano de ILM.



Técnicamente impecable, sonido de referencia, maquillaje nominado a Oscar y banda sonora por Jerry Goldsmith, no sólo una revisión de su trabajo anterior sino una composición íntegra tan buena como lo fuera en su momento la primera película (y en la que incluye algunos guiños como usar el tema de Klingon - esta vez para los chicos buenos, véase por ejemplo minuto 9:30). Goldsmith se haría cargo de las siguientes dos películas hasta el fin de este ciclo, con excelentes resultados también. Y aunque no tenga un papel preponderante, todo el trabajo de efectos visuales es simplemente perfecto y por fin al nivel del cine de su época y de lo que los espectadores merecen - incluyendo el estreno de la Enterprise "E", primera realizada totalmente por ordenador y sin maquetas, y con puente de mando y vestuarios totalmente renovados. La primera película que alcanza este nivel de perfección técnica y por fortuna no la única.

Pero no todo es técnica. Además el argumento cumple también el trípode que tanto cojeaba anteriormente: basarse en alguno de los temas pendientes de TNG, desarrollarlo de forma independiente sin presuponer al espectador informado al respecto y abrir un punto importante en la historia própia de ST: en este caso la historia de un Primer Contacto humano - vulcano, un tema interesante donde los haya.  Sobre este trípode de Ronald D Moore, Brannon Braga y Rick Berman (casualmente los perpetradores de la película anterior)  se desarrolla con una dirección firme y concienciada sobre los problemas de tiempo, con la acción dividida en varias líneas para cortar inteligentemente de una a otra y retomando el tema a cada momento para no dispersar contenidos. Las mejores líneas de guión para un estilo de dirección moderno hasta para la época.

Sin duda, la mejor película de ST hasta el momento por el conjunto, el contenido y el contenedor y uno de los momentos mas altos de toda la saga y que marcó el declive que sufriría en la década siguiente.