Star Trek TOS (II): The Original Series

Star Trek (II): The Original Series

Gene Roddenberry, 1966-1969

Tal como comentaba en la introducción, la idea base de Gene Roddenberry era crear un marco de trabajo que permitiera crear todas las historias que le apasionaron durante toda su vida. Lector asíduo del Asimov Magazine y del Amazimg Stories, fan de Robert Heinlein (otro militar, por cierto) y otros de su generación,  también coincidió en el pilar básico de la fantasía que tanto he destacado de otros escritores como Howard o Tolkien. Esto es, para hablar de nuestro mundo y de los seres humanos necesitamos otro universo poblado de otras culturas. Su lema "infinitas posibilidades x infinitas combinaciones" resume perfectamente bien esta filosofía. En este escenario abierto y poblado de paisajes pintados y arquitecturas de porexpan podían ocurrir todas las historias y dilemas que desde 1950 habían poblado su imaginación, confiriéndole una aplicabilidad tan vasta como las galaxias y tan próxima a nosotros como a sus personajes.

Lo curioso del caso es que a medida que progresaba la primera temporada, su universo vacio se iba poblando de uan filosofía que surgía a raíz de cada encuentro con una nueva especie viva, una nueva forma de inteligencia o de sociedad. Como quien no quiere la cosa, aparecen frases de guión casuales que empiezan a hablar de "la federación unida de planetas", 'la primera directriz' o la "no-intervención", artificios de guión que se convirtieron en bandera de la serie al postularse como la mejor forma de resolución de conflictos sin convertir la serie en otra de batallitas espaciales. Esta filosofía fue la herencia de una generación embarcada en una serie de guerras de alcance mundial a causa del colonialismo, el control de los recursos y de las ideologías supremacistas, desarrollada por tantos y tantos autores desde Jules Verne, pero que por fin encontraron su lugar en la reina de los hogares: el televisor.

Esta reflexión generalista, siempre al amparo de la ficción, llegó incluso a plasmarse en episodios míticos que colaron algunas de las escenas mas adelantadas a su tiempo: el beso de Kirk con Uhura (primera ruptura televisiva del tabú interracial), planetas xenófobos y fascistas con ansias imperialistas, una extraña civilización embarcada en una guerra por ordenador que llevava siglos en marcha (con referentes claros a Orwell) y los peligros de usar la inteligencia, la fuerza o la belleza como motivos de segregación racial. Estos eran temas poco usados en la gran distribución, pues las opiniones a los matrimonios entre negros y blancos aún eran muy diferentes en lugares como Washington o Mississipi. (Cosa que evidentemente le preocupaba poco a Gene, pues sus romances con Nichelle Nichols eran mas que una fantasía.)

James Tiberius Kirk: El Puto Amo. O no

Con estos precedentes no podían faltar voces que tacharan a la serie de 'rojilla' por no usar palabras mas gordas, y que hubiera ciertas presiones para matizar algunos puntos. En efecto, a partir de la segunda temporada aparece otro artificio muy usual, el viaje en el tiempo, que permite a la serie viajar al pasado y mostrar algunas banderas con las Barras y Estrellas, luchar contra enemigos de corte comunista y proteger el estilo de vida independiente. Toma mas protagonismo su carismático Shatner, mas apto para heroicidades en solitario, mientras que el aspecto cinetífico-tecnológico (Spok) y mas humanista (McCoy) se pelean por estar cerca del poder real. Roddenberry nunca ocultó su pasado militar y su pasión por las batallitas espaciales como dan cuenta de ello los numerosos enemigos que pululan por el espacio: los irritables Orionitas, los belicosos Klingon y los pérfidos Romulanos se perfilan como aptos para practicar el tiro al pichón espacial, eso si, con la nobleza y elegancia típica de la Federación. Otro matiz para dejar claro que el desarme unilateral no era una de las premisas de la serie. Pese a estos interludios patrióticos, TOS siguió en su línea y marcando unos principios de base bastante serios, como si de cuya aplicación real se tratara y pesara a quien pesara.

¿Quien es el esclavo? ¿el medio-negro o el medio-blanco?


En la tercera temporada la serie empieza a flojear un poco, algunos episodios anodinos y repetitivos mezclados con el mayor protagonismo que toman los 'enemigos' de siempre: el primer arco argumental que aparece son las tensiones con el Imperio Klingon, tensiones que desembocan en la primera escalada bélica de la Federación y que acaba estableciendo la Zona Neutral. Pero en ella se dan también algunos de los episodios mas brillantes, una zona de nadie, de nula influencia política pero en la que se desarrollan las mas complejas operaciones de contraespionaje y subversión: una mirada descarada a las black-ops y posturas de las superpotencias terrestres en el sudeste asiático, oriente medio y paises africanos y sudamericanos. Así que incluso con un carácter marcadamente mas militarista, el contexto 'terráqueo' sigue rondando la serie como un centinela constante de la estupidez humana.

En el aspecto creativo no se puede decir que Star Trek TOS representara un punto rupturista. Veamos un ejemplo:

Kirk Vs Gorn.

Bueno digamos que se gastaron el dinero en las maquetas de la Enterprise original, el primer re-fit de torpedos y campos de fuerza y los psicodélicos efectos del transportador. La "creatividad" vino dada mas por la eficiencia de contenidos. En efecto, inventaron el famoso transportador para no tener que perder tiempo y dinero en viajes en cápsula espacial o recreando una entrada atmosférica de la Enterprise. Luego algún genio amplió aún mas el concepto: el transportador tenía que estar lejos del puente para que el equipo de misión pudiera conversar en los pasillos o ascensores de ser necesario. Luego limitaron su alcance y funcionalidad para añadir dramatismo y no dar la sensación de total seguridad del equipo de tierra, etc. Esta constante evolución de la serie de acción le sirvió luego a la saga durante más de 40 años: pese a los avances de la tecnología, todo tiene un riesgo y una contrapartida a sus beneficios, y llegada la hora de la verdad, cuando tomamos las decisiones, estamos solos con nuestra conciencia.

USS Enterprise NCC-1701 - Modelo Original
 Esta visión dual de la tecnología no es tampoco muy restrictiva, por desgracia la pseudo-ciencia-ficción está llena de mad doctors y inventos que pueden destruir el mundo y cosas así. El uso de la ciencia y la tecnología en TOS está muy relacionado con su función social, no todo es un peligro ni una amenaza, simplemente es que la tecnología no es la panacea que soluciona nuestros problemas si nosotros no ponemos algo de nuestro lado. La "Tercera Ley de Clarke" también se lleva su parte: la comprensión y buen uso de la ciencia es una parte inherente al desarrollo de cada especie y no se puede jugar a ser Dios por tener una supremacía energética, militar o de confort pues a menudo va de la mano con una importante carencia en otros aspectos. Pero lo mas fascinante es como esta cultura queda siempre como el telón de fondo, sin pretender aturullar o atenuar el propio argumento de cada episodio, fuera de los buenos o de los mas flojos.

Inicialmente pretendía incluir aquí una guia de episodios selectos y mis propios comentarios, pero es una tarea de la que desistí pronto. Primero por tiempo y dedicación, pero mas importante, porque esto ya está hecho (por ejemplo aquí) y seguro que con criterios tan válidos como los mios. (Si hasta había libros publicados como guia de lectura allá en los 90)  Si ustedes no califican de Trekkies no intenten serlo, no se gana mucho con saber cuándo se usó el primer torpedo en la serie, simplemente disfruten de cada episodio que caiga en sus manos por lo aprovechable que pueda tener y no desesperen si parece viejo, toto o soso, después de uno flojo siempre hay uno bueno.


@ Absurdaç
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa 
@@@@ Terrible 
@@@@@ Catastrófica