Star Trek (VIII): Las secuelas de TNG


 Star Trek: Las secuelas de TNG


La idea de hacer un 'reset' a la saga se empezó a gestar prácticamente en los '90. Preparar una serie con las temáticas del SXXI es una cosa que no se puede hacer en dos días, sin antes una profunda reflexión del estado de la especie humana y sus esperanzas y retos para este nuevo siglo. Siglo que empezamos con Internet y los teléfonos móviles pero que debería llevarnos a un mundo a lo Blade Runner al paso que vamos.

Así que a falta de tiempo para lanzar una serie de este calado, la solución fue empezar con dos series derivadas como 'spin-out'  y un 'reboot' oficial, con resultados bastante diferentes. Los incluyo todos en la misma entrada no por su parecido sino por responder a esta idea de relleno circunstancial, sin entidad suficiente para marcar una nueva época pero desarrollándose en cambio por vias paralelas, alternativas y derivadas en la búsqueda de su propio destino.

El rasgo común a todas ellas es que aparece la necesidad de apartarse de TNG, ser un producto continuista para los aficionados a la franquicia pero un lugar peligroso para explorar sin el equipaje mental adecuado. Así las dos secuelas a TNG (DS9 y VOY) siguen una continuación directa de la linea temporal de TNG mientras que ENT es el primer 'reboot' oficial', pero con resultados mas que dispares.

Star Trek Voyager (ST:VOY) 

(1995-2001)

Este es uno de los reboots implícitos mas descarados de toda la saga, pues consiste en enviar (anomalía espaciotemporal mediante) a una pequeña astronave al otro confín de la galaxia donde nada de lo que ahí suceda - sin dejar de ser canónico - tenga muchos efectos o dependencias de todo lo acaecido hasta el momento. El propósito está muy claro, olvidarse de todos los temas argumentales de TNG y volver a empezar por lo mas básico de la serie antigua, el descubrimiento de nuevos aliados, nuevos enemigos y una libertad argumental total para hacer y deshaer a su gusto.

Esto no es solamente un ejercicio de especulación como lo fuera ST: TOS, es también una pequeña claudicación: no es posible crear episodios al viejo estilo en el escenario impuesto por TNG. Esto estaría abierto a mucho debate, hay grandes episodios de este tipo en TNG, pero eso nos llevaria de vuelta al punto de partida. Para conseguir el escenario exótico, desconocido y misterioso necesario para las historias al viejo estilo esta salida por la tangente hiperespacial es casi obligatoria.No por ello los guionistas deshecharon todos los arcos argumentales de TNG, al contrario siguieron explotando los que podían aplicar (nominalmente, 'Q' y los Borg) pero en un contexto bastante diferente.

Kathryn Janeway, primera capitana de la flota en invitar a cenar a los Borg.
En general el experimento no fue mal, sus siete temporadas lo avalan, pero se queda muy a medio camino de todo. No es la serie ideal para iniciarse en ST, no es el mejor regalo para los que llevan 30 años chupando historias de primer contacto y no es la mejor serie para las batallas espaciales y de encuentros con los rivales de siempre. Tampoco consigue meterse completamente en el exotismo de su referente directo ST:TOS, pese al gran número de especies nuevas y desconocidas ni tampoco supone un avance hacia ningún sitio: mantiene la misma filosofía creada por TNG (con alguna relajación y algún préstamo casual) y no aporta un desarrollo de tramas relevantes o que fuera continuada en las películas cuyo referente fue TNG

Así que sin ser mala, sería la última opción de lo visto hasta ahora y sólo indicada para aficionados que ya hayan dado merecido cumplimiento a las series y películas de la linea básica TOS/TNG.

Star Trek Deep Space Nine (ST:DS9)

(1993-1999)

Un cambio de escenario interesante: de la nave espacial plenamente autónoma a la estación espacial encargada de custodiar un agujero de gusano estable que puede ser clave para equilibrar los poderes del cuadrante. Un ambiente de western fronterizo, con mas limitaciones de poderío de las que tiene la Enterprise y mas propicio a argumentos de novela negra espacial que de investigación y exploración. Pese a ello consigue no quedar al margen de la evolución, incluso llega a convertirse en una pieza clave de juego político y militar que afecta al destino global de la federación.

Si,  a veces la fuerza si arregla algo..
En efecto, discurrir al margen de los problemas del mundo llevó a unas primeras tres temporadas algo flojas por las pocas expectativas argumentales: historias mas o menos interesantes sobre problemas menores. Pero consigue crear su linea propia y evolucionar su escenario hasta sus máximas posibilidades de forma que a mediados de la serie el resultado es totalmente nuevo: cuatro temporadas de una historia con muy elevadas expectativas argumentales. Y una vez el problemón se ha creado la nueva dinámica lo arrastra todo, hasta llevar a la federación a la guerra y abrir la puerta a una nueva forma de política mas oscura, diplomacia de cowboy y medidas desesperadas para tiempos mas duros.

Al igual que VOY, esta serie tiene episodios aburridos, episodios normalitos y algunos excepcionales pero estos últimos siempre relacionados con este nuevo enfoque mas belicoso y pendenciero. Tampoco sería el mejor lugar para empezar esta serie pero sería obligatoria después de acabar con TNG.

 Star Trek: Enterprise (ST: ENT)

(2001-2005)

Aquí el reboot ya es oficial. Terminadas las series anteriores quedaba un espacio que llenar en la programación semanal de ST, así que se liaron la manta a la cabeza para empezar immediatamente otra serie sin apenas tiempo para planificar a dónde llevaría este camino. Así que anunciaron un 'reset incondicional': volver a los inicios de la federación unos 200 años antes del fin de DS9 y descartar la continuidad o compatibilidad con los acontecimientos ya sucedidos. De esta forma se podría repetir el encuentro con Klingons, Romulanos o Borg sin ninguna condición de espacio, tiempo, modo o lugar.

¿NX-01 Enterprise?

Por desgracia no pudieron soportar la presión de estar creando un universo totalmente diferente para el que parecían no tener demasiadas ideas, así que empezaron a jugar con una línea temporal alternativa en la propia linea temporal reiniciada. Eso es mucho lio hasta para los trekies. Los cambios en la línea del tiempo de hecho crearían un 'continuo' en el que este reinicio tuviera su explicación contenida en si misma: las guerras temporales. La 'linea estándard' sucedió, alguien cambió el tiempo y sucedió la línea del universo alternativo.

Lástima que el resultado fuera bastante soso. Por fin consiguieron lo que VOY no pudo: volver a las aventuras exóticas con medios precarios, aventura, emoción y temor a lo desconocido. Pero por muy poco tiempo: tripulación escasa, poco carismática y el pozo de ideas bastante agotado tras 500 episodios de TNG y sus dos derivadas. Y al aparecer las guerras del tiempo, lio y confusión en un arco general que no llegó a ninguna parte. Serie cancelada tras cuatro temporadas para desolación de los mas incondicionales y alivio de los perpetradores del plan general, estos planes que de tan 'inefables' se vuelven contra sus creadores y le muerden el trasero.