Sitges 2012 y Angel Sala.

Solamente contaros dos cosas

1- El festival de este año ha conseguido un póster sensacional


 y 2-  Angel Sala estrena blog en http://elblocdelangelsala.blogspot.com.es/ 

PS: La Zombiewalk de este año es el 12-Octubre, lo que resulta bastante cachondo pues entre los ilustres Zombies que nos visitan suelen aparecer el General Franco y su camarilla. ¡No confundirse de manifa!





Code Geass (I y II)


Code Geass - Lelouch of the Rebellion

Goro Taniguchi  ( 2006 - 2008)


De la enorme exportación artística de Japón lo único que me interesa es Kurosawa, Kitano y Humor Amarillo. Dicho esto, hay que concederle un par de méritos a esta serie. Dos temporadas de 25 mini-episodios,  apenas 20 minutos reales cada uno, para contar una historia de fantasía tecnológica con personajes sensacionales, un trasfondo lleno de grises y matices y las locuras tecnológicas japonesas en todo su esplendor. Y muchos robots. No existe edición en español pero el doblaje inglés es espectacular - en cambio no recomiendo el subtitulado en ningún idioma, hay demasiada verborrea.

Por su formato no está exenta de algunos vicios heredados del anime tradicional y su forma de plantear las cosas, tiene algún personaje de más y alguna trama secundaria poco relevante y muchos giros poco razonables. Pero esta serie me ha enganchado de todas formas, por la temática, el ritmo y la acción, y unos personajes principales muy elaborados, de una complejidad moral poco usual en este campo y con una evolución espectacular. Partiendo de filosofías antagonistas, varios de ellos se enzarzan en una batalla épica de principios que se ven puestos a prueba constantemente: el mal menor, la justificación de los medios para conseguir los fines, las virtudes de la fueraz y el caos y el precio a pagar por ello. Todo ello en una continua evolución pues el mundo cambia cada vez que actuan.  Nada nuevo bajo el sol pero muy lejos del helenco clásico de héroes y villanos estáticos que predomina en productos para TV.

Otro elemento indispensable del manga bien hecho son los robots del tamaño de catedrales. Rozando lo excesivo y lo fantasioso, dan el suplemento de acción y mamporros ideal para alternar las partes mas dialogadas. Además encajan de maravilla en el escenario escogido para la serie: un mundo alternativo donde los grandes imperios terrestres (Brittania en este caso) luchan con estos caballeros-robot  (los knightmare) por el control de los recursos mundiales y la implantación del mal llamado darwinismo social en la escena política. (el discurso inical del malo aqui.)  Todo ello en un sistema imperialista con fantasía y poderes paranormales que justifican el trasfondo histórico y los enfrentamientos que acontecen. La historia es muy complicada y bastante exagerada pero tiene cierto encanto.



Knightmare: Con espada láser de serie y rifle de plasma homologado
Tras la pura diversión - que lo es y mucho - hay que destacar el exquisito cuidado de los personajes centrales, en especial el antivillano byroniano moderno: arrogante, cínico, manipulador, algo bipolar y autodestructivo, y un largo etcétera de adjetivos no muy gratos nacidos de la fusión de otros personajes oscurillos (Capitán Nemo, Edmund  Dantés, el 'V' de Alan Moore por citar algunos). Sólo le falta fumar sin filtro.  Cuando el prota es de este calibre y el contexto amplifica sus delirios mesianicos (pequeño spoiler) , la serie se aguanta solita aunque tenga algún episodio flojo o de relleno. Anecdóticamente otros personajes le recriminan sus formas teatrales, convirtiendo un guión sobreactuado en un elemento de autoparodia, un recurso algo peligroso pero que permite algunos excesos dramáticos para quien le guste.

Puestos a ser críticos, la serie no está exenta de problemas prácticos. A cambio de mantener una tensión constante y el ritmo necesario sacrifica muchas cosas narradas a posteriori o fuera de plano. Pequeñas explicaciones en flashback de tres segundos para justificar cualquier cosa, píldoras argumentales como ruedas de molino, presuposiciones poco razonables y acceleradores de la acción de todo tipo para pasar de puntillas sobre las bases mas endebles de la historia. Otro punto negativo son muchos guiños al espectador, en forma de running gag y digresiones buscando la complicidad del espectador y el contrapunto humorístico. Este es otro elemento muy habitual en el model japonés pero que a veces se carga la vertiente dramática y otras te saca fuera de ella completamente.
 
 El final de la serie - pongamos los últimos 5 episodios - me parecieron sensacionales, inusualmente ricos en música, en diálogos inteligentes y en llevar las conclusiones elegantemente. Evoluciona los personajes de forma natural, darles el poder de llevar su filosofía hasta el extremo y confrontarlos con sus resultados, y se permite el lujo de incluir largas pausas para discursos elaborados - como si no estuviéramos viendo la serie para ver robots dándose ostias como panes y entretenerse unos minutos al dia. 

O quizá es que sí tiene algo más. Recomendable en todo caso, siempre están a tiempo de dejarlo.





 



@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa

@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica




PD: no intenten entender las reglas de ajedrez de este mundo, es perder el tiempo.


Rango

Rango

Gore Verbinslki (2011)

Después de que la saga de Shrek nos dejara para siempre, el modelo de película de animación guasona de verano quedó bastante huérfana.  Pero siempre hay quien puede ocupar este espacio en mayor o menor medida usando una fórmula parecida: parodiar algo, realizar guiños a diestro y siniestro y mantener una razonable dosis de acción y humor para todos los públicos. Con mas o menos mala leche.  En este caso la víctima es el cine en general y el spaghetti western en particular con sendos homenajes a Clint Eastwood y Sergio Leone, entre otros retales argumentales que saltan desde Chinatown a Mad Max (II), escenarios de John Ford y Star Wars y personajes que bien pudieran ser sacados del imaginario de  Tim Burton (y siendo algo mas grotescos, la parada monstruosa de Tod Browning).

Clásico Saloon con güiski del güeno

 Ciertamente este enfoque requere mas complicidad - y amor por el cine en general - que la del gran bicho verde y grosero, pero el resultado es mas que satisfactorio. Vervinski maneja como nadie las escenas de acción y el tempo del espectáculo, y el resto son los cuatro elementos típicos de las tramas sencillas y sin pretensiones - o un plagio de Chinatown con la música de C'era una volta sin ir mas lejos. Pero además se permite sacar la vena filosófica introduciendo la mística del Espíritu del Oeste, encarnado aquí como la versión moderna de Clint Eastwood. Pero al margen de estas rarezas las escenas de acción son tan meritorias como las de Star Wars y no de bajo presupuesto precisamente.

sobran las presentaciones para el hombre sin nombre.

 Otro acierto mayor es eludir la película de animales 'a la  Disney' introduciendo personajes que parecen sacados de un terrario después de un bombardeo atómico. Seres atrofiados, depauperados y con un acento pueblerio que pone los pelos de punta (y que obliga a menudo a referirse a la versión doblada) para dar el toque miserable que sirve de contexto general. No es una película de gente 'cool' precisamente.  Aparte de esto, impecable en el ritmo narrativo, en los juegos de tensión y distension, y en la variedad de escenarios y escenas de acción implicadas en situaciones tan conocidas como el National Valley de John Ford o el puente de Khazad-Dûm. Un trabajo redondo que solamente peca de no tener una sola escena que no sea robada de una u otra película anterior. (Ídem de la música, una composición con solo un tema original - muy bueno por cierto - y cien préstamos sonoros, quizá el mas espectacular la recreación de los efectos sonoros de chirridos de C'era una volta, impagables.) Así que eso también representa un plus cinéfilo, ya que permite entretenerse hasta en el mas banal de los planos identificando de qué película sale el encuadre, el guión y la música.


 
@ Absurda 
@@ Inofensiva 
@@@ Peligrosa 
@@@@ Terrible 
@@@@@ Catastrófica



¿parece Lee Van Cleef en un mal dia?

The Wicker Tree

The Wicker Tree 

R. Hardy 2010

Puntualicemos una cosa: a mi no me disgustan las secuelas ni las recreaciones ni califico de "arruinadores de mitos" a algunos experimentos cuestionables (e.g Indiana Jones y la Calavera de Cristal). Al contrario, hace patente que si algo ha gustado no es por una idea argumental, una banda sonora o un personaje excepcionalmente bien trabajado sino por el precepto holístico de que el todo es mejor que la suma de las partes, el reflejo de un diseño de producción impecable y la excelencia profesional y artística del quien sea que se ponga al timón de lo que sea. Como era el caso de su precedente The Wicker Man.

En este caso The Wicker Tree tenia todas las garantias para ser tomada en serio: mismo equipo con Robin Hardy y Peter Snell, misma idea  central pero sin pretensiones de ser una segunda parte ni un remake, introducir elementos adaptados al S.XXI y narrar una historia semejante con algunos guiños para los fans - en especial llamó la atención la promesa de cameo de Christopher Lee. Un planteamiento mas moderno en que el papel del severo policía reinounidense (antaño Edward Woodward) queda en manos de dos neo-cristianos predicando con el banjo y una repelente seleccción de country, y la idílica Summerisland se convierte en un pueblecito bajo la sombra de una central nuclear. Y aquí empieza el desastre.



Por desgracia todas las anteriores garantias no sirven de consuelo cuando el resultado es tan bochornoso. Lineas pobremente desarrolladas, situaciones sin sentido, giros tan inexplicables como inútiles y un final muy decepcionante y más para los que gozamos de TWM. Se salva parcialmente el trabajo de recreación del clásico pueblo tradicional, maquillaje y vestuario pero nada mas. No hay música memorable, diálogos trascendentes y hasta el encanto de ver una película de bajo presupuesto queda cubierto por la nube de verguenza que representa descubrir algunos de los retales argumentales y con que desfachatez se presentan. O como diria Chekov, enseñar una pistola para no usarla es de tontos. En este caso la pistola del ruso se caería a piezas al lado de la Central Nuclear de Hardi. Hasta el mencionado cameo de Lee queda tan cogido por los pelos que parece que lo rodaran antes de tener claro el guión. Y quizá su peor punto sea que, a diferencia de su gran predecesora, no consigue que el espectador cobre ninguna simpatía por ninguno de los dos lados, en especial por el villorrio ancestral.

Ante este despropósito tengo muchas dudas de a cuánta distancia está esta película del otro esperpento relacionado de Nicolas Cage (2006). Si aquella es una mera perversión de las ideas originales sin un ápice de originalidad, esta arriesga con algo más pero sin dejar rastro de inteligencia por el camino. Esto pone punto final al árbol común del que provienen estas ideas y espero que por mucho tiempo, a ver si con el tiempo conseguimos  1) que restauren la edición larga de The Wicker Man (1973) y hacer una versión digna de Blu-Ray incluida su grandiosa banda sonora,  2) que el próximo intento de retomar tales ideas en los tiempos modernos tenga realmente alguna cosa moderna y diferente, y 3) que por fin entiendan que en este modelo si no consigues que los cultos paganos tengan un mínimo de interés, incluso encanto, la película tampoco tiene mas interés que el de repetir el mismo cuento de terror una y otra vez,  ni mas encanto que el morbo de ver la última novedad en crímenes rituales. Que por lo que hay que ver, ni una foto le voy a dedicar.

Por todo ello y sin duda alguna:

@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica